#Ilu­mi­náVi­das

High Class - - HC/CONTENIDO -

Ha­ce va­rios años, Ké­ras­ta­se rea­li­za alian­zas crea­ti­vas con di­se­ña­do­res na­cio­na­les, dan­do des­ta­que al ta­len­to pa­ra­gua­yo. En es­ta oca­sión la mar­ca tam­bién qui­so em­po­de­rar el tra­ba­jo de aque­llas per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, y se unió a muã –mar­ca que de­sa­rro­llan las re­clu­sas del Buen Pas­tor– pa­ra crear una cos­me­ti­que­ra con un di­se­ño pro­pio, de ma­ne­ra a brin­dar un ob­se­quio es­pe­cial a sus fie­les con­su­mi­do­ras.

A ni­vel mun­dial, una de las fir­mas más pres­ti­gio­sas del ru­bro cos­mé­ti­co ca­pi­lar es Ké­ras­ta­se. Ade­más de ofre­cer los pro­duc­tos con tec­no­lo­gia de van­guar­dia, hoy la mar­ca en­fo­ca su aten­ción en pro­yec­tos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial (RSE), y a pla­nes que impulsan al desa­rro­llo de or­ga­ni­za­cio­nes que ayu­den a la co­mu­ni­dad.

La re­nom­bra­da fir­ma in­ter­na­cio­nal no so­lo bus­ca em­be­lle­cer a sus clien­tes, sino que tam­bién desean for­ta­le­cer a las mu­je­res em­po­de­rán­do­las de su la­bor. Es­to mo­ti­vó que la em­pre­sa una sus fuer­zas crea­ti­vas con muã, la pri­me­ra mar­ca pe­ni­ten­cia­ria del Pa­ra­guay y el Mer­co­sur. De es­ta fu­sión na­ció la cam­pa­ña #ilu­mi­náVi­das, que apo­ya la dig­ni­fi­ca­ción del tra­ba­jo de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad.

El re­sul­ta­do fi­nal de es­ta unión son las cos­me­ti­que­ras he­chas en eco cue­ro, ideal pa­ra ob­se­quiar a las ma­dres, quie­nes celebran su día el pró­xi­mo 15 de ma­yo. Con la com­pra de dos pro­duc­tos Ké­ras­ta­se, en cual­quie­ra de

los sa­lo­nes de be­lle­za ex­clu­si­vos de la mar­ca, ob­ten­drán un ejem­plar co­mo re­ga­lo.

Ca­be des­ta­car que la mar­ca Ké­ras­ta­se rea­li­za es­te ti­po de ac­cio­nes a ni­vel mun­dial des­de su na­ci­mien­to, en 1964. En Pa­ra­guay, es­te año, fes­te­jan dos dé­ca­das des­de su lle­ga­da al país.

CAM­BIAN­DO VI­DAS

Des­de su crea­ción, ha­ce dos años, muã es­tá ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de la Fun­da­ción Prin­ce­sa Diana de Fran­cia, en­car­ga­dos de dis­tri­buir las crea­cio­nes ex­clu­si­vas.

La mar­ca fue crea­da pa­ra pro­mo­ver la rein­ser­ción a la so­cie­dad de los in­ter­nos de Ta­cum­bú, Buen Pas­tor, La Es­pe­ran­za y Em­bos­ca­da. Los mis­mos rea­li­zan tra­ba­jos de bor­da­dos y con­fec­ción en ma­te­ria­les co­mo ma­de­ra, te­ji­dos y cue­ro.

“Uti­li­za­mos la moda co­mo he­rra­mien­ta de in­clu­sión”, cuen­ta con emo­ción Mar­ce­la Abrio­la, di­rec­to­ra crea­ti­va de la mar­ca.

Ella pien­sa que muã y Ké­ras­ta­se es­ta­ban des­ti­na­dos a co­la­bo­rar en la ela­bo­ra­ción de las cos­me­ti­que­ras. Es­to se de­be a las si­mi­li­tu­des que hallaron al con­tac­tar­se, co­mo la semejanza de los es­ló­ga­nes. La fra­se de ca­be­ce­ra de la mar­ca lo­cal es “En­cen­dé es­pe­ran­za”, mien­tras que la fir­ma fran­ce­sa es­co­gió el le­ma #Ilu­mi­náVi­das pa­ra iden­ti­fi­car a es­ta loa­ble cam­pa­ña.

De cier­ta ma­ne­ra, am­bas apor­tan bri­llo y lu­mi­no­si­dad a la vi­da de la mu­jer y com­par­ten el fir­me com­pro­mi­so de apor­tar va­lor y for­ta­le­za a su día a día.

Se­gún ex­pli­có Abrio­la, la luz tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy es­pe­cial des­de el na­ci­mien­to de la em­pre­sa. “muã sig­ni­fi­ca lu­ciér­na­ga en gua­ra­ní, y es­co­gi­mos ese nom­bre por un mo­ti­vo es­pe­cial. Pen­sa­mos en alum­brar con tra­ba­jo la vi­da de las mu­je­res pri­va­das de li­ber­tad, quie­nes se en­cuen­tran en una di­fí­cil si­tua­ción. To­dos los que forman par­te de es­ta gran fa­mi­lia, ten­drán los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra te­ner un ofi­cio cuan­do cum­plan su tiem­po en el pe­nal”, afir­ma.

Por otra par­te, Mar­ce­la des­ta­có el com­pro­mi­so de los tra­ba­ja­do­res. Re­la­tó que al ini­ciar­se en es­te ne­go­cio, mu­chos no te­nían idea de có­mo rea­li­zar ma­nua­li­da­des, ya que nun­ca les to­có en­ca­rar es­te ti­po de la­bo­res. Sin em­bar­go, ca­da uno en­con­tró su vo­ca­ción y hoy se des­ta­can en las ta­reas asig­na­das. “Es ad­mi­ra­ble có­mo, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, sa­len ade­lan­te. Cuan­do exis­te pre­dis­po­si­ción to­do es po­si­ble”, ase­gu­ra.

En to­tal son 120 per­so­nas, distribuidas en dis­tin­tas pe­ni­ten­cia­rías, las que con­for­man el equi­po de muã. Ca­da una re­ci­be una re­mu­ne­ra­ción por su mano de obra, lo cual es de gran ayu­da pa­ra las fa­mi­lias que aguar­dan por la sa­li­da de los mis­mos.

Pen­sa­mos en alum­brar con tra­ba­jo la vi­da de las mu­je­res pri­va­das de li­ber­tad, quie­nes se en­cuen­tran en una di­fí­cil si­tua­ción.

DI­SE­ÑOS

Abrio­la cuen­ta que no so­lo bus­can ofre­cer no­ve­do­sos di­se­ños, sino que tam­bién pre­ten­den con­cien­ti­zar en el uso res­pon­sa­ble de sus re­cur­sos de tra­ba­jo. Por ese mo­ti­vo, la or­ga­ni­za­ción cuen­ta con un pro­gra­ma de re­ci­cla­je, y la ma­yo­ría de sus pro­duc­tos son fa­bri­ca­dos con es­tos ele­men­tos.

Ese cri­te­rio se tu­vo en cuen­ta pa­ra fa­bri­car las cos­me­ti­que­ras Ké­ras­ta­se, con­fec­cio­na­das en eco cue­ro co­lor pla­ta, con bor­da­dos mul­ti­co­lo­res he­chos a mano, y con la téc­ni­ca textil ba­sa­da en el des­car­te de te­las.

Es­te pro­ce­so fue im­par­ti­do por la mis­mí­si­ma Prin­ce­sa Diana de Fran­cia, a Mar­ce­la. Lue­go, ella se en­car­gó de trans­mi­tir­lo en­tre las in­ter­nas del Buen Pas­tor. De es­ta ma­ne­ra, crea­ron un pro­duc­to in­no­va­dor, mo­derno y ori­gi­nal.

ME­TAS

Con 54 años de tra­yec­to­ria en el mer­ca­do mun­dial, y 20 en Pa­ra­guay, la mar­ca fran­ce­sa Ké­ras­ta­se, lo­gra un lar­go his­to­rial de ac­cio­nes so­cia­les en be­ne­fi­cio de la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te, sin des­cui­dar el ob­je­ti­vo prin­ci­pal “Enal­te­cer aún más la be­lle­za de la mu­jer” con pro­duc­tos capilares de lu­jo, vi­vien­do una ex­pe­rien­cia úni­ca de bie­nes­tar y con­fort en el sa­lón de be­lle­za.

El ob­je­ti­vo de muã es se­guir cre­cien­do, y crear opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra aque­llas re­clu­sas que cum­plan su con­de­na y sal­gan en li­ber­tad, ya que las ofer­tas la­bo­ra­les son es­ca­sas pa­ra per­so­nas con an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Ade­más, quie­ren ex­por­tar sus crea­cio­nes y con­tar la his­to­ria de la mar­ca en otros paí­ses. De he­cho, en el año 2016, lo­gra­ron que sus pro­duc­tos fue­ran ex­hi­bi­dos en la “Fe­ria de ar­te­sa­nías” rea­li­za­da en la se­de de la Unes­co en Pa­rís, Fran­cia.

La idea de muã es ir avan­zan­do po­co a po­co, y gra­cias al apo­yo de im­por­tan­tes mar­cas co­mo Ké­ras­ta­se, la cau­sa de es­ta em­pre­sa co­bra vi­si­bi­li­dad. “Es­ta alian­za nos per­mi­te dar a co­no­cer las historias de es­tas fa­bu­lo­sas mu­je­res, a quie­nes te­ne­mos la di­cha de ayu­dar y ca­pa­ci­tar. Es­te ob­se­quio pa­ra las ma­dres, sin du­da tie­ne un tras­fon­do es­pe­ran­za­dor”, fi­na­li­za Mar­ce­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.