Omnia Pink Sapphire

Atré­ve­te a ser tú mis­ma

High Class - - HC/CONTENIDO -

Omnia Pink Sapphire, de Bvlga­ri, es una esen­cia efer­ves­cen­te y ca­pri­cho­sa que exu­da el mis­mo am­bien­te soleado que el co­lor del mis­mo nom­bre. “Es la fra­gan­cia de sue­ño y es­ca­pe”, di­ce el maes­tro per­fu­mis­ta Al­ber­to Mo­ri­llas. Se abre con la fu­sión y efer­ves­cen­cia de cí­tri­cos chis­pean­tes y no­tas de pi­mien­ta ro­sa, in­vi­tán­do­te a que de­lei­tes con una ale­gría sin tra­bas.

El eli­xir ro­sa lle­va tu ima­gi­na­ción a tie­rras le­ja­nas de Tahi­tí y Po­li­ne­sia. Esas is­las al­ber­gan el de­li­ca­do fran­gi­pa­ni ro­sa y tia­ré de Tahi­tí, el cre­mo­so co­ra­zón flo­ral de la fra­gan­cia. Bvlga­ri ha cap­tu­ra­do la esen­cia de es­tas flo­res exó­ti­cas a tra­vés de una téc­ni­ca co­no­ci­da co­mo Heads­pa­ce, la cual con­ser­va su mo­men­to ol­fa­ti­vo en el tiem­po.

Las flo­res no son des­ho­ja­das, des­ti­la­das o ex­traí­das co­mo sue­le ha­cer­se en la per­fu­me­ría tra­di­cio­nal. En cam­bio, un gas neu­tral ab­sor­be la fra­gan­cia de la flor al flo­re­cer, de­jan­do la mis­ma in­tac­ta, así el per­fu­mis­ta pue­de re­cons­ti­tuir su aro­ma de su pa­le­ta de ma­te­rias pri­mas, una téc­ni­ca in­ven­ti­va pa­ra una sin­gu­lar fra­gan­cia des­ti­na­da a una mu­jer ex­cep­cio­nal.

Ca­da ca­mino que va­le la pe­na to­mar te de­ja un to­que más dul­ce y en­ri­que­ci­do, la sen­sa­ción mul­ti­sen­so­rial que des­pier­ta Omnia Pink Sapphire no es na­da di­fe­ren­te: se en­vuel­ve en un ele­gan­te al­miz­cle blan­co y un pro­fun­do aro­ma de múl­ti­ples fa­ce­tas de ma­de­ra vi­bran­te. Pa­ra la mu­jer que pre­fie­re su lu­jo en ro­sa, de ge­mas fuc­sia a cham­pa­ña ro­sé, Omnia Pink Sapphire en­fras­ca la emo­cio­nan­te e im­pa­ra­ble ener­gía del tono en una esen­cia que es fres­ca, bri­llan­te y que tie­ne un exo­tis­mo ele­gan­te.

El eli­xir ro­sa lle­va tu ima­gi­na­ción a tie­rras le­ja­nas de Tahi­tí y Po­li­ne­sia. Esas is­las al­ber­gan el de­li­ca­do fran­gi­pa­ni ro­sa y tia­ré de Tahi­tí, el cre­mo­so co­ra­zón flo­ral de la fra­gan­cia.

LA PI­RÁ­MI­DE OLFATIVA: UN VIA­JE MUL­TI­SEN­SO­RIAL

El aro­ma de es­ta fra­gan­cia co­mien­za con una chis­pa de cí­tri­cos efer­ves­cen­tes, más pre­ci­sa­men­te el po­me­lo ro­sa. A me­nu­do con­fun­di­da con su pa­rien­te cer­cano, la to­ron­ja, el ju­go­so po­me­lo des­pier­ta los sen­ti­dos al ins­tan­te.

Asi­mis­mo, co­mo no­ta de sa­li­da se en­cuen­tra la pi­mien­ta ro­sa, ori­gi­na­ria de la Is­la Reunión, cer­ca de Mau­ri­cio en el Océano Ín­di­co. Es­te in­gre­dien­te de­po­si­ta aro­mas es­pe­cia­dos, cí­tri­cos y flo­ra­les en una pe­que­ña se­mi­lla. Es un pe­que­ño re­cor­da­to­rio a no juz­gar el ro­sa por su co­lor: con un ma­tiz fan­tás­ti­co, es­tá lle­na de sor­pre­sas. Es un ex­trac­to na­tu­ral de gran pu­re­za, con una fu­sión de no­tas fres­cas y es­pe­cia­das.

Flo­res exó­ti­cas de des­ti­nos le­ja­nos irra­dian en el co­ra­zón de la fra­gan­cia. Fu­sio­na­da con la luz del sol, la flor de fran­gi­pa­ni bri­lla con su sua­ve ater­cio­pe­la­da y ro­sa­da fa­ce­ta. El de­li­cio­so y exó­ti­co aro­ma flo­ral blan­co de la tia­ré de la is­la de Moo­rea es una in­vi­ta­ción a via­jar. Es fres­ca, afru­ta­da e in­ten­sa­men­te ra­dian­te. Jun­tas dan for­ma al ca­rác­ter na­tu­ral y so­lar de la fra­gan­cia, in­vo­can­do imá­ge­nes de atar­de­ce­res ro­sa­dos y días por ve­nir llenos de di­ver­sión.

Un re­cuer­do a cos­tas ba­ña­das de sol, una cá­li­da mez­cla de ma­de­ras blan­cas y al­miz­cle blan­co se en­cuen­tran en la ba­se de la esen­cia. Sua­ve y li­ge­ra­men­te atal­ca­do, el aro­ma se fi­ja en un nue­vo óleo pa­ra tu pró­xi­ma crea­ción lle­na de ma­ti­ces ro­sas. Con la cre­mo­si­dad del al­miz­cle, un re­cuer­do de la in­fan­cia y la inocen­cia, el sua­ve aro­ma es un re­cor­da­to­rio a re­co­rrer, so­ñar y crear pa­ra sen­tir­te co­mo en ca­sa en cual­quier lu­gar del mun­do y atre­ver­te así a ser vos mis­ma.

LA CAM­PA­ÑA

Omnia Pink Sapphire es un de­cre­to pa­ra atre­ver­se, y sus tres ros­tros (Ma­di­son Beer, Mar­ga­ret Zhang y Aman­da Stee­le) son mo­de­los en el ver­da­de­ro sen­ti­do de la pa­la­bra: han si­do un ejem­plo de va­len­tía, de com­par­tir sus ta­len­tos con mi­llo­nes de per­so­nas y crí­ti­cos po­ten­cia­les a una edad tem­pra­na.

A los 10 años Aman­da Stee­le lan­zó un blog de ma­qui­lla­je. A los 13, Ma­di­son Beer se pro­cla­mó a sí mis­ma can­tan­te y com­po­si­to­ra, y tu­vo mu­cho éxi­to con un co­ver de jazz que lan­zó en YouTu­be. A los 16, por su par­te, Mar­ga­ret Zhang ideó una ima­gen de sty­list pro­fe­sio­nal y pu­bli­có un blog de moda.

Ellas se atre­vie­ron y lo lo­gra­ron. Es­te exi­to­so trío de aho­ra jó­ve­nes mu­je­res ha de­mos­tra­do su ta­len­to, y hoy triun­fan en di­fe­ren­tes pro­yec­tos desa­rro­lla­dos en di­fe­ren­tes ám­bi­tos. Me­jor aún, han en­con­tra­do un gru­po de ami­gas –si­mi­la­res en alma– cu­ya pa­sión por el ar­te, la be­lle­za, la moda y la mú­si­ca las ha­ce úni­cas. No hay me­jor ins­pi­ra­ción pa­ra aban­do­nar tus mie­dos y to­mar ries­gos que es­tas tres íco­nos.

En la fil­ma­ción de cam­pa­ña de Omnia Pink Sapphire, es­tas tres in­no­va­do­ras se han jun­ta­do pa­ra mos­trar el es­pí­ri­tu li­bre de mu­je­res que to­man ries­gos. La crea­ti­vi­dad es co­mo una fies­ta: fres­ca, con mu­cha ener­gía y lle­na de di­ver­sión. El va­lor es un sal­to ha­cia lo des­co­no­ci­do: no se pue­de pre­de­cir a dón­de te lle­va­rá una idea, o la no­che mis­ma, si tan so­lo te atre­vés.

“SOY EXPERIMENTAL Y DE­TER­MI­NA­DA”

Mar­ga­ret Zhang es una fuer­za in­com­pa­ra­ble den­tro de la in­dus­tria de la moda. Co­men­zó a los 16 años co­mo blog­ger de moda, y rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en el im­pe­rio de una so­la mu­jer. Adi­cio­nal­men­te tra­ba­ja­ba de­trás de la cá­ma­ra co­mo fo­tó­gra­fa, y fren­te a las cá­ma­ras

co­mo mo­de­lo. Ade­más di­ri­ge shoo­tings de moda, es­ti­lis­mo y, por su­pues­to, tam­bién es­cri­be. Es un fe­nó­meno de 24 años que a esa cor­ta edad ya lo tie­ne to­do.

“Mi ca­rre­ra y mis ro­les den­tro la in­dus­tria cam­bian y evo­lu­cio­nan cons­tan­te­men­te. Yo no creo que hoy día pue­das ha­cer so­lo una co­sa, o te­ner so­lo un en­fo­que. Ne­ce­si­tás ser ágil y dar­te la li­ber­tad de ir en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes. Úl­ti­ma­men­te de­jo que mi tra­ba­jo ha­ble por sí mis­mo, y lo ba­so en opi­nio­nes au­tén­ti­cas de co­sas que real­men­te me importan a mí”, di­ce de ma­ne­ra ta­jan­te.

“SOY ES­PON­TÁ­NEA Y HABLADORA”

Ma­di­son Beer sal­tó a la fa­ma en 2012 cuan­do Jus­tin Bieber tui­teó un enlace de ella can­tan­do en vi­vo una ver­sión de “At last”, la clá­si­ca can­ción de Et­ta Ja­mes, con el si­guien­te tex­to: “Wow! ¡13 años! Ella pue­de can­tar. Gran tra­ba­jo. #fu­tu­raes­tre­lla”. Pe­ro la ver­da­de­ra his­to­ria es que la ca­si ado­les­cen­te Ma­di­son era lo su­fi­cien­te­men­te au­daz pa­ra pro­cla­mar­se a sí mis­ma can­tan­te y com­po­si­to­ra, eli­gien­do una can­ción de una le­yen­da de jazz, y com­par­tién­do­la con el mun­do sin fil­tros.

Aho­ra, con 18 años, es­tá con­tra­ta­da por Is­land Re­cords y es­tá tra­ba­jan­do en su ál­bum de­but. “Yo siem­pre quie­ro que mi yo ver­da­de­ro bri­lle. No soy per­fec­ta pe­ro es­toy se­gu­ra que pue­do ser di­fe­ren­te en lo que quie­ro y có­mo quie­ro ha­cer las co­sas. Quie­ro se­guir evo­lu­cio­nan­do”.

“SOY AM­BI­CIO­SA Y CA­RI­ÑO­SA”

Aman­da Stee­le lan­zó su ca­nal de be­lle­za Ma­keupb­yMandy24 cuan­do te­nía tan so­lo 10 años de edad. Ade­lan­tán­do­se has­ta el día de hoy: es na­tu­ral de­trás de las cá­ma­ras, con 18 años ac­túa y mo­de­la, ade­más de ser la pro­ta­go­nis­ta pa­ra sus fans en be­lle­za, moda y no­ti­cias de es­ti­lo de vi­da.

“Pien­so que so­la­men­te po­dés vi­vir la vi­da al má­xi­mo si te atre­vés a sa­lir de tu zo­na de con­fort. De­pen­de de vos có­mo en­con­trar la ins­pi­ra­ción pa­ra ha­cer­lo. A ve­ces es­ta lla­ma pro­vie­ne de mi de­ter­mi­na­ción in­te­rior, pe­ro a me­nu­do sim­ple­men­te me sien­to con ener­gía por mis ami­gas, por su crea­ti­vi­dad y por la ma­ne­ra tan na­tu­ral que tie­nen pa­ra alen­tar­me”

“Pien­so que so­la­men­te po­dés vi­vir la vi­da al má­xi­mo si te atre­vés a sa­lir de tu zo­na de con­fort. De­pen­de de vos có­mo en­con­trar la ins­pi­ra­ción pa­ra ha­cer­lo”, di­ce Aman­da Stee­le.

Mar­ga­ret Zhang.

Ma­di­son Beer.

Aman­da Stee­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.