En­se­ñar con es­ti­lo

High Class - - HC/CONTENIDO -

Pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo de nue­vos pro­fe­sio­na­les, Cos­mex SA ofre­ce ca­pa­ci­ta­cio­nes con edu­ca­do­res de las mar­cas Al­fa­parf Mi­lano y Club­man Pi­naud. En es­ta no­ta, cua­tro de ellos ex­pli­can la im­por­tan­cia de ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos de ma­ne­ra a se­guir avan­zan­do en el ru­bro.

Vi­vi­mos en un mun­do en evo­lu­ción cons­tan­te. La tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta la crea­ción de nue­vos ar­tícu­los y mé­to­dos que me­jo­ran las téc­ni­cas pa­ra rea­li­zar cier­tas la­bo­res. Ca­da día se pue­de ad­qui­rir un nue­vo co­no­ci­mien­to.

Es­to se apli­ca de ma­ne­ra es­pe­cial al ru­bro cos­mé­ti­co. Pro­duc­tos y nue­vos sis­te­mas son lan­za­dos al mer­ca­do cons­tan­te­men­te, por lo cual el pro­fe­sio­nal de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra rein­ven­tar­se de ma­ne­ra con­ti­nua.

Por es­te mo­ti­vo, el equi­po de Cos­mex SA, mar­ca lí­der en el país, apues­ta al cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal de sus em­plea­dos y otras per­so­nas que abra­zan es­ta ca­rre­ra. Ac­tual­men­te cuen­tan con edu­ca­do­res de re­co­no­ci­das mar­cas Al­fa­parf Mi­lano y Club­man Pi­naud.

“En el cen­tro téc­ni­co te­ne­mos cur­sos pa­ra en­tre­nar y ca­pa­ci­tar a prin­ci­pian­tes. Tam­bién ac­tua­li­za­mos a los pro­fe­sio­na­les que ya cuen­tan con un ne­go­cio pro­pio”, cuen­ta Fran­ches­co Esquivel, di­rec­tor téc­ni­co y ar­tís­ti­co de Al­fa­parf Mi­lano.

La edu­ca­ción no so­lo es una he­rra­mien­ta pa­ra el cre­ci­mien­to la­bo­ral, sino que es im­por­tan­te pa­ra al­can­zar los sue­ños. “Si no me com­pro­me­tía con es­ta ca­rre­ra y no se­guía las ca­pa­ci­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias, hoy no es­ta­ría co­mo di­rec­tor téc­ni­co de una de las mar­cas más im­por­tan­tes del mun­do”, res­pon­de con se­gu­ri­dad Fran­ches­co, quien ade­más es­tá a car­go del desa­rro­llo de la edu­ca­ción de la fir­ma.

Pa­ra po­der so­bre­sa­lir en es­te ru­bro, de­ben exis­tir va­lo­res co­mo la per­se­ve­ran­cia y la hu­mil­dad pa­ra apren­der de otras per­so­nas. “El éxi­to no es te­ner dinero, sino al­can­zar los ob­je­ti­vos y no can­sar­se del tra­ba­jo”, afir­mó.

El estilista se ini­ció en el ru­bro cos­mé­ti­co ha­ce 15 años y fue tes­ti­go de im­por­tan­tes cam­bios. Por ejem­plo, an­tes las clien­tas bus­ca­ban sus pei­na­dos o cor­tes en las pá­gi­nas de las re­vis­tas de moda; en cam­bio, aho­ra las en­cuen­tran con ayu­da de los smartp­ho­nes, ha­llan­do looks y téc­ni­cas uti­li­za­das en to­do el mun­do. El pe­lu­que­ro de­be ser ca­paz de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des a co­mo dé lu­gar.

Co­mo el mer­ca­do es ca­da vez más exi­gen­te, se tor­na prác­ti­ca­men­te obli­ga­to­rio ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos.

Apro­xi­ma­da­men­te 200 per­so­nas re­ci­ben en­se­ñan­zas en Cos­mex, tien­da del gru­po Jo­seph. Es­tán dis­po­ni­bles cur­sos pa­ra dis­tin­tas áreas co­mo: Co­lo­ra­ción y tra­ta­mien­to del ca­be­llo; Cor­te y pei­na­dos; y Bar­be­ría pa­ra ca­ba­lle­ros, en­tre otras dis­ci­pli­nas.

UNI­VER­SO CO­LO­RI­DO

Mu­chos pro­fe­sio­na­les se­ña­lan que la to­na­li­dad del ca­be­llo re­fle­ja la per­so­na­li­dad de una per­so­na. Es más, es uno de los fac­to­res que de­ben te­ner en cuen­ta los co­lo­ris­tas an­tes de pro­ce­der al cam­bio de co­lor. Es­ta ca­pa­ci­dad so­lo es po­si­ble con el ojo y la per­cep­ción de un buen pro­fe­sio­nal. Ko­ki Bur­gos es co­lo­ris­ta y di­plo­ma­do en coaching on­to­ló­gi­co, y se en­car­ga de to­do lo re­fe­ren­te a téc­ni­cas de te­ñi­do, co­mo uno de los edu­ca­do­res de Al­fa­parf.

“Des­de que em­pe­cé en es­ta ca­rre­ra me com­pro­me­tí con la edu­ca­ción”, ase­gu­ra Bur­gos, quien des­de ha­ce ocho años tra­ba­ja co­mo co­lo­ris­ta. Ko­ki cuen­ta que hay mu­cho in­te­rés por par­te de sus es­tu­dian­tes, una ac­ti­tud cru­cial si se an­he­la al­can­zar el tí­tu­lo de estilista.

Tam­bién exis­te una aper­tu­ra por par­te de los co­men­sa­les, pues ca­da día se ani­man a uti­li­zar nue­vos looks. “Sa­li­mos de los ma­rro­nes y ro­jos, hoy día ya se ani­man a usar di­fe­ren­tes to­nos, co­mo el cao­ba o el co­bre. Los co­lo­res fantasía tam­bién se im­po­nen con fuer­za”, di­ce.

Es­ta ac­ti­tud, re­pre­sen­ta un desafío pa­ra los pro­fe­sio­na­les pues se re­quie­ren cui­da­dos pa­ra no es­tro­pear el ca­be­llo de sus clien­tes. Co­no­ci­mien­tos que so­lo pue­den ad­qui­rir­se con la edu­ca­ción in­te­gral.

Por úl­ti­mo, el co­lo­ris­ta des­ta­ca que en Al­fa­parf no so­lo bus­can que el es­tu­dian­te se­pa

Mu­chos pro­fe­sio­na­les se­ña­lan que la to­na­li­dad del ca­be­llo re­fle­ja la per­so­na­li­dad de una per­so­na. Es más, es uno de los fac­to­res que de­ben te­ner en cuen­ta los co­lo­ris­tas an­tes de pro­ce­der al cam­bio de co­lor.

rea­li­zar los tra­ba­jos de ma­ne­ra co­rrec­ta, sino que pue­da lo­grar la me­jor ver­sión de ca­da per­so­na.

CREA­TI­VI­DAD Y TÉC­NI­CA

“Hay que sa­lir del mol­de y de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción”, ase­ve­ra Gi­se­lle In­chaus­ti, pei­na­do­ra ar­tís­ti­ca del gru­po. Pe­ro ade­más de te­ner in­ge­nio pa­ra crear los looks más ex­tra­va­gan­tes, to­do re­cae en la téc­ni­ca ad­qui­ri­da con la for­ma­ción del pro­fe­sio­nal.

Gi­se­lle ca­pa­ci­ta a 25 per­so­nas en Cos­mex, y se en­car­ga asis­tir a los ne­go­cios pa­ra en­se­ñar so­bre las cua­li­da­des de los pro­duc­tos Al­fa­parf.

Se­gún afir­ma, en el país exis­ten po­cos pei­na­do­res tra­ba­jan­do, por lo cual se en­tu­sias­ma con el com­pro­mi­so de sus alum­nos, pues ab­sor­ben con ra­pi­dez las téc­ni­cas y tie­nen mu­cho ta­len­to. “Co­mo edu­ca­do­res, te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de tras­mi­tir co­no­ci­mien­tos pa­ra for­mar a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les”, agre­ga.

Pró­xi­ma­men­te, Gi­se­lle se­rá la en­car­ga­da de la nue­va lí­nea de pro­duc­tos de la fir­ma ita­lia­na Ye­llow. “Trae­re­mos to­da la lí­nea de co­lo­ra­ción y tra­ta­mien­tos capilares. Mi de­ber se­rá ca­pa­ci­tar so­bre los be­ne­fi­cios de los ar­tícu­los. Es­pe­ro an­sio­sa ese mo­men­to”, fi­na­li­za.

LOOKS PA­RA ELLOS

“La bar­be­ría re­na­ció en Pa­ra­guay”, pien­sa Éder Ca­bre­ra, edu­ca­dor de la mar­ca Club­man Pi­naud. En Cos­mex se de­di­ca a im­par­tir to­dos sus co­no­ci­mien­tos del área, a la que se de­di­ca des­de ha­ce ocho años. “Mu­chos con­si­de­ra­ban que la bar­be­ría era una dis­ci­pli­na en­te­rra­da. Sin em­bar­go, ese con­cep­to aca­bó cuan­do va­rios de­ci­di­mos es­pe­cia­li­zar­nos pa­ra ofre­cer el me­jor ser­vi­cio”, cuen­ta.

Ca­bre­ra tam­bién re­sal­tó la in­fluen­cia po­si­ti­va de la tec­no­lo­gía pa­ra el avan­ce de es­ta dis­ci­pli­na. Lo cual ayu­dó a que él pue­da co­no­cer mé­to­dos y de­ci­dir in­mis­cuir­se en es­te mun­do, asis­tien­do a lu­ga­res en don­de pu­do ca­pa­ci­tar­se y me­jo­rar sus téc­ni­cas.

Al­go muy im­por­tan­te pa­ra rea­li­zar bue­nos tra­ba­jos es fi­jar­se en las fac­cio­nes que pre­sen­ta el ca­ba­lle­ro. “Hay que po­ner­se en el lu­gar del otro y pen­sar có­mo se sen­ti­ría si no se sien­te có­mo­do con el re­sul­ta­do fi­nal. El ojo crí­ti­co so­lo se ad­quie­re me­dian­te la prác­ti­ca”, ex­po­ne.

Éder cuen­ta que hoy los hom­bres de­jan de la­do los looks clá­si­cos y los con­ju­gan con es­ti­los mo­der­nos co­mo el skin fa­de y el blow art. Pa­ra lo cual los as­pi­ran­tes de­ben es­tar pre­pa­ra­dos, pues son tra­ba­jos al­go com­ple­jos que re­quie­ren de mu­cha des­tre­za.

La ta­rea de brin­dar co­no­ci­mien­tos no es fá­cil ya que, co­mo do­cen­te, de­be pre­pa­rar­se pa­ra en­se­ñar las úl­ti­mas ten­den­cias a los apren­di­ces. Sin em­bar­go, Éder es­tá dis­pues­to a se­guir im­pul­san­do a pro­fe­sio­na­les pa­ra que el ne­go­cio de la bar­be­ría si­ga emer­gien­do en el país.

SE­GUIR APOS­TAN­DO

Fran­ches­co Esquivel re­sal­ta que el in­gre­dien­te pa­ra so­bre­sa­lir en el ám­bi­to la­bo­ral es la pa­sión: “Cuan­do una pro­fe­sión te enamo­ra, bus­cás cre­cer. To­dos los edu­ca­do­res tie­nen ese sen­ti­mien­to ha­cía lo que ha­cen, por eso se­gui­re­mos en­se­ñan­do con mu­chas ga­nas a to­dos los que quie­ran for­mar par­te de es­te mun­do”.

Aque­llos que quie­ran más in­for­ma­ción so­bre los cur­sos que ofre­ce Cos­mex, pue­den acer­car­se a su lo­cal ubi­ca­do en Av­da. Doc­tor Gui­do Bog­gia­ni 6146 y R.I 2 de Ma­yo, o co­mu­ni­car­se al (021) 600-832

Fran­ches­co Esquivel.

Gi­se­lle In­chaus­ti.

Ko­ki Bur­gos.

Éder Ca­bre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.