Se­xo: Vol­ver al rue­do

Vol­ver al rue­do no es fá­cil

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Eli­na Von Dyck

Re­cu­pe­rar la vi­da se­xual des­pués de la ma­ter­ni­dad es un pro­ce­so del que no se sal­va nin­gu­na ma­dre. Es un tiem­po lleno de al­tos y ba­jos, que con pa­cien­cia, y con el apo­yo de la pa­re­ja se pue­de ha­cer mu­cho más lle­va­de­ro. To­da ma­dre re­cien­te sa­be que tras el par­to hay que res­pe­tar la fa­mo­sa cua­ren­te­na que nos des­alien­ta a te­ner en­cuen­tros se­xua­les por cua­ren­ta días. Y, ho­nes­ta­men­te, no es que ten­ga­mos de­ma­sia­da ener­gía co­mo pa­ra des­ti­nar a otro ti­po de ac­ti­vi­dad que no sea ocu­par­nos del be­bé. Las tras­no­cha­das y el he­cho de ser una ma­ma­de­ra con pa­tas nos tie­nen a mal traer, y pa­ra em­peo­rar aún más el cua­dro to­da­vía no nos sen­ti­mos del to­do có­mo­das con nues­tro cuer­po post par­to.

Pe­ro no to­do es­tá per­di­do, aquí les com­par­ti­mos cin­co tips pa­ra ha­cer el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción un po­co más lle­va­de­ro.

HÁGANSE DE TIEM­PO

Los be­bés re­cién na­ci­dos son los se­res más de­man­dan­tes de la tie­rra. De­pen­den tan­to de una que nos ha­cen sen­tir co­mo si no pu­dié­ra­mos sol­tar­los ni por un se­gun­do. Pe­ro no les va a pa­sar na­da si se to­man un tiem­pi­to pa­ra us­te­des. Es sano y ne­ce­sa­rio que lo ha­gan. Con­tra­ten a una en­fer­me­ra o a una ni­ñe­ra que les de unas ho­ras li­bres a us­te­des, o pi­dan ayu­da a un fa­mi­liar pa­ra que les ha­ga el aguan­te. Lo im­por­tan­te es ha­cer­se de un tiem­pi­to pa­ra dis­fru­tar de su pa­re­ja, ya sea yen­do a ca­mi­nar, al ci­ne o a ce­nar al­go so­lo los dos. So­lo re­lá­jen­se jun­tos un mi­nu­to, re­co­néc­ten­se pa­ra vol­ver a ha­cer flo­re­cer la in­ti­mi­dad que exis­tía en­tre us­te­des an­tes de que esa ter­ce­ra per­so­ni­ta pu­sie­ra sus vi­das pa­tas arri­ba.

COR­TEN EL MONOTEMA

Evi­ten que to­das las con­ver­sa­cio­nes gi­ren en torno al be­bé: que cuán­to dur­mió, que cuán­tos pa­ña­les, que hay que lle­var­lo al pe­dia­tra, que ma­ma mu­cho o muy po­co, que son­rió mien­tras dor­mía, etc. Sí, a pe­sar de pa­sar­se el día dur­mien­do, nues­tros hi­jos re­cién na­ci­dos nos tie­nen tan em­bo­ba­dos que to­da nues­tra exis­ten­cia y con­ver­sa­cio­nes gi­ran en torno a ellos. Pa­ra vol­ver a co­nec­tar­se con sus pa­re­jas pon­gan en pau­sa el monotema y ha­blen de us­te­des, de có­mo se sien­ten, de sus pla­nes, de la se­rie de Net­flix o el li­bro que les re­co­men­da­ron, de cual­quier te­má­ti­ca que no ten­ga na­da que ver con el mun­do de su be­bé. Una pau­sa mental en ser ma­má o pa­pá es ne­ce­sa­ria pa­ra vol­ver a sen­tir­se más có­mo­dos con us­te­des mis­mos.

ENCHULATE

Sí, el em­ba­ra­zo sue­le cau­sar es­tra­gos en nues­tra apa­rien­cia. A par­te, las no­ches en ve­la no me­jo­ran mu­cho el cua­dro. Pe­ro es fun­da­men­tal que no se en­tre­guen a la de­sidia de ser una te­ta in­som­ne. Pa­sen a re­ti­ro el bom­ba­chón y los pan­ta­lo­nes ta­lla 400 que usa­ban du­ran­te su em­ba- ra­zo y arré­glen­se un po­co. Tó­men­se un ba­ño lar­go, háganse una mas­ca­ri­lla fa­cial o re­gá­len­se una ida a la pe­lu­que­ría o al shop­ping pa­ra en­con­trar al­go que las ha­ga sen­tir desea­bles. Es im­pre­sio­nan­te có­mo unos po­cos mi­mos de es­te ti­po pue­den ha­cer­nos sen­tir mu­chí­si­mo me­jor.

MÍMENSE

Los be­bés llenan nues­tra vi­da de ter­nu­ra. Com­pár­tan­la con su pa­re­ja. El con­tac­to fí­si­co a tra­vés de be­sos, ca­ri­cias o pa­la­bras dul­ces, es un ex­ce­len­te ca­nal pa­ra re­co­nec­tar­se. Acér­quen­se a su vi­da se­xual an­te­rior a tra­vés del ca­ri­ño que los une y del amor que aho­ra se ve au­men­ta­do gra­cias al fru­to de su amor. No es ne­ce­sa­rio que de bue­nas a pri­me­ras se lan­cen a te­ner se­xo sal­va­je, en­tré­guen­se a un abra­zo lar­go o duer­man cu­cha­ri­ta di­cién­do­se co­sas bo­ni­tas al oí­do. Les ase­gu­ro que en­con­tra­rán el ca­mino len­to, tran­qui­lo y se­gu­ro a vol­ver a te­ner ga­nas de sa­cu­dir la ha­bi­ta­ción con su pa­re­ja.

HÁ­BLEN­LO

Ha­blen con su pa­re­ja y com­par­tan cual­quier mie­do, in­se­gu­ri­dad o frus­tra­ción que sien­tan en ese mo­men­to. Re­cuer­den que es na­tu­ral y com­pren­si­ble sen­tir­se así. Su pa­re­ja pue­de sen­tir­se ex­clui­da o no com­pren­der la si­tua­ción por la cual es­tán pa­san­do. Por ello, la co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bos es fun­da­men­tal. Las mu­je­res po­de­mos te­ner mie­do de vol­ver a te­ner se­xo, la he­ri­da de la ce­sá­rea nos pue­de mo­les­tar aún, o si tu­vi­mos al­gún des­ga­rre o su­tu­ra

Ha­blen con su pa­re­ja y com­par­tan cual­quier mie­do, in­se­gu­ri­dad o frus­tra­ción que sien­tan en es­te mo­men­to. Re­cuer­den que es na­tu­ral y com­pren­si­ble sen­tir­se así.

du­ran­te el par­to tam­bién po­de­mos sen­tir­nos preo­cu­pa­das de que nos due­la. Nues­tras pa­re­jas tam­bién pue­den te­ner mie­do a las­ti­mar­nos. Po­de­mos sen­tir­nos in­có­mo­das con nues­tros pe­chos llenos de le­che o po­co atractivas por las nue­vas es­trías o ki­los de más. Nues­tras hor­mo­nas tam­bién nos pue­den es­tar ha­cien­do pa­sar un mal mo­men­to a ni­vel emo­cio­nal. To­do es­to es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal y no de­ben sen­tir la ne­ce­si­dad de ca­llar na­da. Ha­blen de ma­ne­ra po­si­ti­va so­bre có­mo se sien­ten. El ex­te­rio­ri­zar las emo­cio­nes ayu­da mu­chí­si­mo a re­la­jar­nos y deses­tre­sar­nos en mo­men­tos co­mo es­te. Una vez que po­da­mos cal­mar­nos a ni­vel emo­cio­nal, ve­rán que to­do lo fí­si­co se da­rá de ma­ne­ra mu­cho más na­tu­ral y có­mo­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.