Eco­no­mía: Tus fi­nan­zas ha­blan

¿Es­cu­chás lo que te di­cen?

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bí a abock@su­pe­rar­te.com.py

Mu­cho se ha­bla acer­ca de la re­la­ción en­tre las emo­cio­nes y el cuer­po, tan­to que hoy en día pue­den atri­buir­se, tan­to la sa­lud co­mo la en­fer­me­dad, a cau­sas de ín­do­le emo­cio­nal.

Sin du­da, po­de­mos con­si­de­rar su­ma­men­te po­si­ti­vo el he­cho de pres­tar ma­yor aten­ción a nues­tras emo­cio­nes a par­tir de las ma­ni­fes­ta­cio­nes cor­po­ra­les que ex­pe­ri­men­ta­mos, pues si bien el cuer­po nos ha ha­bla­do des­de siem­pre, pa­re­cie­ra que en es­tos tiem­pos es­ta­mos em­pe­zan­do a es­cu­char­lo un po­co más.

Sin em­bar­go, en el plano de las fi­nan­zas las co­sas to­da­vía pue­den ser al­go di­fe­ren­tes, pues no siem­pre es­ta­mos ple­na­men­te cons­cien­tes de nues­tra reali­dad fi­nan­cie­ra, e in­clu­so es­ta pue­de pa­sar to­tal­men­te des­aper­ci­bi­da an­te nues­tro en­torno.

Sin em­bar­go, así co­mo el cuer­po nos ha­bla de qué tan sa­lu­da­bles es­tán nues­tras emo­cio­nes, así tam­bién nues­tras fi­nan­zas nos ha­blan acer­ca de qué tan cer­ca o le­jos es­ta­mos de un bie­nes­tar eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble. Y de la mis­ma ma­ne­ra que por no pres­tar aten­ción a nues­tras emo­cio­nes po­de­mos da­ñar nues­tra sa­lud, al no leer las se­ña­les que mues­tran nues­tros in­di­ca­do­res fi­nan­cie­ros, po­dría­mos po­ner en ries­go nues­tra ca­li­dad de vi­da a fu­tu­ro.

Pe­ro lo más im­por­tan­te es que in­clu­so, aun­que no pres­te­mos aten­ción a es­tas se­ña­les, ellas se­gui­rán es­tan­do pre­sen­tes, cap­tu­ran­do nues­tra ener­gía, sea­mos o no cons­cien­tes de ello.

Ana­li­ce­mos qué sig­nos de aler­ta po­drían es­tar en­vián­do­nos nues­tras fi­nan­zas, có­mo in­ter­pre­tar­los y qué ha­cer al res­pec­to.

- NO ES­TÁS AHO­RRAN­DO. ¿Con quéé re­cur-re­cur­sos vas a sol­ven­tar una cri­sis o in­clu­so­so tu ju­bi­la­ción? - NO LLE­GÁS A FIN DE MES. ¿Cuán­toss días de tran­qui­li­dad te­nés en­tre co­bro y co­bro? - TE­NÉS MÁS DEU­DAS DE LAS QUE PO­DÉS PA­GAR. Al fi­nal, ¿pa­ra quiénn es­tás tra­ba­jan­do? - NO SA­BÉS A DÓN­DE VA A PA­RAR TU DI­NE­RO. ¿Vos con­tro­lás tu di­ne­ro o tu di­ne­ro te con­tro­la?

Cual­quie­ra de es­tas si­tua­cio­nes, cla­ra­men­te per­cep­ti­bles, nos lan­za un men­sa­je de ad­ver­ten­cia acer­ca de al­go que tal vez es­te­mos des­cui­dan­do. Al mis­mo tiem­po, ca­da uno de es­tos men­sa­jes pue­de ser in­ter­pre­ta­do por nues­tra men­te co­mo una ame­na­za y, por lo tan­to, es­tar pro­vo­can­do con­si­de­ra­bles ni­ve­les de es­trés en nues­tro or­ga­nis­mo.

Por lo tan­to, ya sea por tu eco­no­mía o por tu sa­lud men­tal y emo­cio­nal, es ho­ra de es­cu­char con aten­ción lo que te es­tán di­cien­do tus fi­nan­zas, no pa­ra preo­cu­par­te, sino pa­ra ocu­par­te de ellas co­mo co­rres­pon­de, de una vez por to­das.

Co­mien­za el se­gun­do se­mes­tre del año, fuer­za que to­da­vía es­tás a tiem­po

Ya sea por tu eco­no­mía o por tu sa­lud men­tal y emo­cio­nal, es ho­ra de es­cu­char con aten­ción lo que te es­tán di­cien­do tus fi­nan­zas, no pa­ra preo­cu­par­te, sino pa­ra ocu­par­te de ellas co­mo co­rres­pon­de, de una vez por to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.