Sa­li­das: Almarreina

La col­me­na del ca­fé

High Class - - CONTENIDO - Por Patricia Lu­ján Aré­va­los

CÓ­MO ES EL AM­BIEN­TE

En di­ciem­bre de 2017 se inau­gu­ró un lo­cal co­mer­cial que fu­sio­na un ca­fé con una tien­da de ro­pa y ac­ce­so­rios. El es­pa­cio fí­si­co de Almarreina da vi­da al ob­je­ti­vo de su crea­ción: una col­me­na que aglu­ti­na a aman­tes de to­do lo que sea de­li­cio­so y de al­ta ca­li­dad en un so­lo lu­gar.

Lo pri­me­ro que no­ta­mos al lle­gar, apar­te del en­vol­ven­te aro­ma a ca­fé re­cién mo­li­do, es un mu­ral pin­ta­do por la ar­tis­ta plás­ti­ca Adri Pe­ral­ta, que re­tra­ta a una mu­jer mo­der­na y hips­ter dis­fru­tan­do de su com­bus­ti­ble dia­rio en una ta­za.

La de­co­ra­ción fue pen­sa­da pa­ra com­ple­men­tar el es­pa­cio ori­gi­nal, una ca­sa colonial que ya tie­ne sus años de vi­da. La pro­pie­ta­ria, Fa­bi An­ciux, bus­có dar­le un to­que de ac­tua­li­dad, usan­do ma­te­ria­les no­bles, co­mo el hie­rro, y tam­bién vi­drio, apro­ve­chan­do la ubi­ca­ción (la es­qui­na) pa­ra fa­ci­li­tar el in­gre­so de la luz na­tu­ral du­ran­te la ma­yor par­te del día.

Las pa­re­des cuen­tan la mis­ma his­to­ria, ya que no tie­nen re­vo­ca­do, ape­lan­do a la na­tu­ra­li­dad y a des­nu­dar las me­mo­rias de la ca­sa. Por fue­ra, el la­dri­llo que se man­tie­ne en pie pa­ra se­guir do­cu­men­tan­do las anéc­do­tas de­trás de ca­da ta­za de ca­fé.

Por otro la­do, el es­pa­cio de tien­da de mo­da pro­po­ne ac­ce­so­rios de di­se­ña­do­ras na­cio­na­les y ro­pa im­por­ta­da, pa­ra lo­grar así una suer­te de fu­sión de lo so­brio y lo mo­derno. La mú­si­ca acom­pa­ña es­ta fi­lo­so­fía y se pa­sea en­tre es­ti­los y épo­cas, des­de Da­vid Bo­wie has­ta gru­pos al­ter­na­ti­vos eu­ro­peos.

Almarreina po­see una ba­rra que da di­rec­ta­men­te a la ca­lle, con es­pa­cio pa­ra seis co­men­sa­les y un es­pa­cio bien có­mo­do pa­ra co­mer o tra­ba­jar. En­con­tra­mos me­sas en el in­te­rior, bien cer­ca del la­bo­rio­so ba­ris­ta, pe­ro tam­bién en el ín­ti­mo pa­tio.

QUÉ PE­DIR

El em­ble­ma de la ca­sa es el ca­fé, por su­pues­to. Es­te es traí­do de El Salvador, tos­ta­do en Pa­ra­guay y mo­li­do al ins­tan­te pa­ra ase­gu­rar la ma­yor fres­cu­ra de ca­da in­fu­sión.

Pe­dir una es­pe­cia­li­dad es dis­po­ner­se a apre­ciar el lat­te art. Se­gún el mo­men­to del día, Almarreina tie­ne pro­pues­tas de pas­te­le­ría, op­cio­nes de brunch y al­muer­zos, sin de­jar atrás el mo­men­to de re­lax al fi­nal del día; du­ran­te el af­ter of­fi­ce te su­ge­ri­mos pro­bar el cóc­tel in­sig­nia de la ca­sa: Rei­na Hu, ela­bo­ra­do a par­tir de whisky y un shot de ca­fé.

Dis­fru­ta­mos es­pe­cial­men­te de la Rei­na Sa­lad, con re­ba­na­das de que­so Ca­mem­bert, to­ma­tes cherry y nue­ces so­bre un col­chón de ho­jas ver­des. Pa­ra las no­ches, te su­ge­ri­mos las mi­ni bur­gers y las piz­zas, es­pe­cia­les pa­ra dis­fru­tar­las al ai­re li­bre, en el pa­tio cá­li­da­men­te ilu­mi­na­do de Almarreina.

UN CON­SE­JO

Los mo­men­tos más con­cu­rri­dos del día son a la ho­ra de la me­rien­da y la ce­na. Almarreina da la op­ción de ce­le­brar even­tos em­pre­sa­ria­les, cum­plea­ños y baby sho­wers. En las re­des so­cia­les del ca­fé vas a po­der en­con­trar pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les se­gún el día Dir.: Ge­ró­ni­mo Zu­bi­za­rre­ta es­qui­na Yby­ti­mi Te­lé­fono: (0981) 149-936 Ho­ra­rios de aten­ción: Lu­nes a sá­ba­dos de 9.00 a 21.00 hs. Fa­ce­book: fa­ce­book.com/almarreina Ins­ta­gram: @almarreina

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.