Psi­co­lo­gía: Por una crian­za sin es­trés

Có­mo ha­cer­lo con una ac­ti­tud po­si­ti­va, sin que sea per­mi­si­va

High Class - - CONTENIDO - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

El op­ti­mis­ta ve una opor­tu­ni­dad en ca­da di­fi­cul­tad, el pe­si­mis­ta ve una di­fi­cul­tad en ca­da opor­tu­ni­dad. Wins­ton Chur­chill

En su li­bro La crian­za sin es­trés: có­mo criar a ni­ños que sean res­pon­sa­bles y al mis­mo tiem­po dis­fru­tar de su pro­pia vi­da”, el Dr. Mar­vin Mars­hall, edu­ca­dor y es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano, di­ce: “Criar a los hi­jos de­be­ría ser un pla­cer. Ayu­dar a guiar y for­mar la vi­da de otro ser hu­mano, des­de la in­fan­cia has­ta la eta­pa adul­ta, ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra crear ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas y va­lio­sas que en­ri­quez­can la vi­da y la lle­nen de pla­cer y sa­tis­fac­ción. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces, criar a los hi­jos se con­vier­te en al­go es­tre­san­te, frus­tran­te, an­gus­tio­so y, en al­gu­nos ca­sos, ate­rra­dor. El in­cre­men­to de com­por­ta­mien­tos an­ti­so­cia­les e irres­pon­sa­bles en­tre la ju­ven­tud de hoy en día, com­bi­na­do con el uso de mé­to­dos anacró­ni­cos e in­efi­cien­tes de los pa­dres, crean lu­chas por man­te­ner el po­der, o el con­trol, que con­lle­van al es­trés y a te­ner sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos tan­to pa­ra los pa­dres co­mo pa­ra los hi­jos. To­dos pierden. Pe­ro no tie­ne por­qué ser así, no de­be­ría ser así”. Se­gún el Dr. Mars­hall, si apli­ca­mos mé­to­dos de crian­za res­pe­tuo­sa y cons­cien­te, re­du­ci­re­mos el es­trés.

Si bien exis­ten di­fe­ren­tes for­mas y ni­ve­les de es­trés en la in­fan­cia, co­mo la se­pa­ra­ción trau­má­ti­ca de los pa­dres, la muer­te de un ser que­ri­do, una mu­dan­za, el bull­ying es­co­lar o di­gi­tal, alie­na­ción pa­ren­tal, fac­to­res so­cio­am­bien­ta­les, etc.; en es­ta no­ta ha­bla­re­mos so­bre nues­tro im­pac­to co­mo pa­dres en la elec­ción de los es­ti­los de crian­za que, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, uti­li­za­mos pa­ra edu­car a nues­tros hi­jos, y descubrir si nues­tro dis­cur­so es es­tre­san­te o po­si­ti­vo. Es im­por­tan­te re­gis­trar si po­de­mos me­jo­rar es­ta ac­ti­tud pa­ra pro­pi­ciar que la in­fan­cia sea una eta­pa en la que se creen la­zos con­fia­bles con los hi­jos, le­jos del in­ne­ce­sa­rio con­su­mo ex­ce­si­vo, la per­mi­si­vi­dad o, yen­do al otro ex­tre­mo, los cas­ti­gos y el des­am­pa­ro emo­cio­nal.

Los tres mé­to­dos de una crian­za sin es­trés, los cua­les coin­ci­den con va­rias teo­rías de to­da crian­za po­si­ti­va, se­gún el Dr. Mars­hall, son:

MAN­TE­NER UNA AC­TI­TUD PO­SI­TI­VA.

Nues­tras ideas cau­san nues­tros sen­ti­mien­tos, nues­tros com­por­ta­mien­tos y la in­fluen­cia que te­ne­mos so­bre los de­más. Man­te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va es la ba­se de la fir­me­za y la es­pe­ran­za en la crian­za de los ni­ños, ya sean nues­tros hi­jos o nues­tros alum­nos. Ha­cer y de­cir las co­sas de for­ma po­si­ti­va pro­pi­cia una sen­sa­ción de ma­yor con­trol de las si­tua­cio­nes, sean es­tas di­fí­ci­les o do­lo­ro­sas y en cual­quier con­tex­to. El diá­lo­go in­terno so­bre lo que nos su­ce­de en el día a día, in­flu­ye di­rec­ta­men­te en lo que sen­ti­mos. Pue­den ser que­jas y maldiciones u opor­tu­ni­da­des pa­ra apren­der y cre­cer. Ha­cer de la ac­ti­tud po­si­ti­va un há­bi­to pa­ra pa­dres e hi­jos, trans­for­ma la di­ná­mi­ca fa­mi­liar en un am­bien­te de ar­mo­nía y gra­ti­tud, y cam­bia las que­jas por po­si­bi­li­da­des.

Por ejem­plo, de­cir lo que que­re­mos que nues­tros hi­jos ha­gan, en vez de de­cir lo que no que­re­mos que ha­gan. En lu­gar de de­cir “no co­mas la tor­ta con la mano”, de­cir: “po­dés co­mer la tor­ta con el te­ne­dor”. Evi­tar de­cir “no po­dés”, “te­nés que”, y uti­li­zar más “te­nés la opor­tu­ni­dad de”, “va­mos a”, “vos po­dés”.

OFRE­CER OP­CIO­NES.

Dar op­cio­nes de acuer­do con las eda­des y ob­je­ti­vos, es una for­ma de re­du­cir in­me­dia­ta­men­te el es­trés. El con­trol (po­der) que ofre­ce fa­ci­li­tar las op­cio­nes es uni­ver­sal; fun­cio­na con per­so­nas de to­das las eda­des. En vez de im­po­ner al­go, su­ge­ri­mos op­cio­nes y for­mas de ac­tuar. Es­to ejer­ci­ta la res­pon­sa­bi­li­dad, ya que es­tá li­ga­da di­rec­ta­men­te a la to­ma de de­ci­sio­nes. Por ejem­plo, hay de­ci­sio­nes que los chi­cos pue­den to­mar, co­mo qué co­lor de ro­pa usar, que no re­pre­sen­tan ries­gos pa­ra su se­gu­ri­dad o sa­lud. Pe­ro si de­ben to­mar un me­di­ca­men­to y no quie­ren, o re­cha­zan to­do el tiem­po la co­mi­da, po­de­mos ofre­cer op­cio­nes que no im­pi­dan lle­gar al ob­je­ti­vo: “¿que­rés to­mar la me­di­ci­na con go­te­ro o cu­cha­ra?!, o “¿que­rés co­mer za­naho­ria o pa­pa?”. Ofre­cer op­cio­nes que no des­víen nues­tro ob­je­ti­vo, cuan­do son im­por­tan­tes, es una for­ma de no es­tre­sar la si­tua­ción, ya que el ni­ño sien­te con­trol de lo que de­ci­de ha­cer, a pe­sar de que no lo ha­ga con ga­nas o con gus­to. Ofre­cer op­cio­nes li­mi­ta­das en vez de ili­mi­ta­das; por ejem­plo, pa­ra ni­ños pe­que­ños, de un má­xi­mo tres po­si­bi­li­da­des: “¿que­rés desa­yu­nar ca­fé con le­che o yo­gurt con ce­rea­les?”, en lu­gar de pre­gun­tar­les “¿qué que­rés desa­yu­nar?”.

LA RE­FLE­XIÓN.

De los va­lo­res que co­mo edu­ca­do­res trans­mi­ti­mos, con el ejem­plo y la pa­la­bra, va a de­pen­der de nues­tras con­vic­cio­nes e ideo­lo­gías de vi­da. Así, el ni­ño cuan­do lle­ga a ser ado­les­cen­te, es una per­so­na ca­paz de re­fle­xio­nar an­te las de­ci­sio­nes, y si tie­ne un cri­te­rio co­rrec­to y res­pon­sa­ble, no tie­ne por qué exis­tir cri­sis o pro­ble­mas de con­duc­ta en la ado­les­cen­cia. To­do ado­les­cen­te que ne­ce­si­ta lla­mar la aten­ción de for­ma ex­tre­ma, no tu­vo un es­pa­cio re­fle­xi­vo don­de for­mar­se un cri­te­rio y por eso su adap­ta­ción es mar­gi­nal. La ado­les­cen­cia no tie­ne por qué ser crítica, eso es un mi­to que po­de­mos em­pe­zar a des­te­rrar en es­ta

Ha­cer y de­cir las co­sas de for­ma po­si­ti­va pro­pi­cia una sen­sa­ción de ma­yor con­trol de las si­tua­cio­nes, sean es­tas di­fí­ci­les o do­lo­ro­sas y en cual­quier con­tex­to.

ge­ne­ra­ción, si fo­men­ta­mos la crian­za po­si­ti­va y la to­ma de con­cien­cia des­de la in­fan­cia, pro­pi­cian­do pa­ra ese ni­ño, un am­bien­te fér­til pa­ra el cre­ci­mien­to en va­lo­res y sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad, sin im­po­si­cio­nes ni exi­gen­cias, des­de la au­to­crí­ti­ca y re­fle­xión per­so­nal.

Por ejem­plo, al ver una pe­lí­cu­la en fa­mi­lia, si sur­ge al­go in­cohe­ren­te o in­co­rrec­to, abrir un diá­lo­go y ha­blar del te­ma.

Jo­sie Vuc­ko­vich, psi­có­lo­ga clí­ni­ca, dic­ta cur­sos de for­ma­ción pa­ra pa­dres y edu­ca­do­res de ni­ños y ado­les­cen­tes en nues­tro país, y al res­pec­to opi­na: “Cuan­do ha­bla­mos de dis­ci­pli­na, mu­chas ve­ces nos vie­nen a la men­te pa­la­bras co­mo ‘lí­mi­tes’, ‘cas­ti­gos’, ‘no’, ‘au­to­ri­dad’. Nues­tra men­te aso­cia la pa­la­bra dis­ci­pli­na con con­cep­tos pu­ni­ti­vos. Pe­ro el sig­ni­fi­ca­do real de dis­ci­pli­na vie­ne de la pa­la­bra dis­cí­pu­lo. El dis­cí­pu­lo es un apren­diz que apren­de fun­da­men­tal­men­te del ejem­plo de un maes­tro, y de sus en­se­ñan­zas. Pa­ra edu­car no se ne­ce­si­tan gri­tos ni cas­ti­gos, más bien se ne­ce­si­ta ape­go, em­pa­tía, pre­ven­ción y crea­ti­vi­dad. Los seres hu­ma­nos te­ne­mos ce­re­bros es­truc­tu­ra­dos y ‘ca­blea­dos’ pa­ra el ape­go. Ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos se­gu­ros, y nues­tro sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad na­ce fun­da­men­tal­men­te de la co­ne­xión con los de­más, prin­ci­pal­men­te la fi­gu­ra ma­ter­na/pa­ter­na. Cuan­do el ce­re­bro de­tec­ta que se sien­te se­gu­ro y com­pren­di­do por un otro, acom­pa­ña­do y con­te­ni­do, en­ton­ces es­tá abier­to al apren­di­za­je y a la adap­ta­ción. Cuan­do el ce­re­bro de­tec­ta so­le­dad, aban­dono o pe­li­gro (en for­ma de gri­tos, cas­ti­gos, crí­ti­cas, etc.), en­tra en mo­do de lu­cha y hui­da, y se cie­rra al apren­di­za­je. Los ni­ños ne­ce­si­tan sen­tir el ca­ri­ño, apo­yo y con­ten­ción de sus pa­dres, in­clu­so en los mo­men­tos don­de mues­tran la peor ver­sión de sí mis­mos. To­do es­to que de­ci­mos no im­pli­ca pa­ra na­da una crian­za sin lí­mi­tes, lais­sez fai­re, don­de ‘to­do va­le’. To­do lo con­tra­rio. Cuan­do nos con­cen­tra­mos en edu­car a nues­tros hi­jos de for­ma res­pe­tuo­sa, ba­sán­do­nos en el diá­lo­go, en los acuer­dos, en los lí­mi­tes pre­ven­ti­vos y en el en­tre­na­mien­to de ha­bi­li­da­des, ve­mos que los chi­cos ne­ce­si­tan ca­da vez me­nos de la in­ter­ven­ción de sus pa­dres, por­que se vuel­ven chi­cos más au­tó­no­mos, re­fle­xi­vos, cri­te­rio­sos, co­la­bo­ra­ti­vos y con me­jor au­to­rre­gu­la­ción emo­cio­nal. Va­le la pe­na in­ver­tir co­mo pa­dres en es­pa­cios de for­ma­ción, don­de apren­da­mos a dis­ci­pli­nar de for­ma sa­na y a edu­car de ma­ne­ra in­te­li­gen­te. Mu­chas ve­ces edu­ca­mos des­de lo que apren­di­mos en nues­tra pro­pia in­fan­cia o des­de lo que la cul­tu­ra ge­ne­ral nos mues­tra co­mo mo­de­lo. Si eso te fun­cio­na, ade­lan­te. Pe­ro si no­tas que los es­ti­los tra­di­cio­na­les no te re­sul­tan, y que tu hi­jo ter­mi­na más frus­tra­do o se em­pa­ca en ser más desobe­dien­te, qui­zá sea ho­ra de co­no­cer nue­vas for­mas de abor­dar la dis­ci­pli­na y los es­ti­los de crian­za”.

Por suer­te hoy día te­ne­mos ac­ce­so a mu­cha in­for­ma­ción: au­to­res, ma­te­ria­les, le­yes, cur­sos y videos que nos mues­tran mo­de­los po­si­bles y rea­lis­tas de edu­ca­ción, prio­ri­zan­do el res­pe­to al ni­ño. Un mo­de­lo de edu­ca­ción que no es­tá ba­sa­do en los gri­tos y cas­ti­gos, es po­si­ble, y sus apor­tes po­si­ti­vos en el ni­ño, son vi­si­bles tan­to en el cor­to co­mo en el lar­go pla­zo. Jo­sie Vuc­ko­vich im­par­te cur­sos y char­las so­bre Mind­full­nes, y cur­sos so­bre edu­ca­ción y crian­za. Re­cien­te­men­te re­ci­bie­ron, en el Ho­tel La Mi­sión, a la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na Ma­ría Mon­tes­so­ri, quie­nes die­ron su pri­mer se­mi­na­rio en nues­tro país, de­no­mi­na­do “Los pi­la­res de la edu­ca­ción”. Se pue­de en­con­trar in­for­ma­ción so­bre los cur­sos y se­mi­na­rios en “Edu­ca­ción Cons­cien­te Pa­ra­guay” en Fa­ce­book. Es­tas y otras se­ña­les de cam­bios de pa­ra­dig­mas con res­pec­to a la crian­za y el pro­ta­go­nis­mo de los de­re­chos del ni­ño en Pa­ra­guay, son ca­da vez más evi­den­tes en di­ver­sos con­tex­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les, lo que ten­drá un im­pac­to en ca­de­na en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes, pa­ra quie­nes la crian­za res­pe­tuo­sa se­rá una nor­ma, y pa­ra sus hi­jos, tam­bién

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.