El mun­do y sus es­qui­nas: La vic­to­ria más im­por­tan­te

La his­to­ria del mi­la­gro­so res­ca­te de los 12 ni­ños fut­bo­lis­tas en Tai­lan­dia

High Class - - CONTENIDO - Por Bea Bo­sio Si que­rés con­tac­tar co con Bea, es­cri­bí a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Aquel sá­ba­do 23 de ju­nio ama­ne­ció co­mo un día cual­quie­ra pa­ra los miem­bros del equi­po de fút­bol in­fan­til los Ja­ba­líes Sal­va­jes. Eran do­ce ni­ños tai­lan­de­ses de en­tre 11 y 16 años, y el plan era –co­mo to­dos los sá­ba­dos– ir a prac­ti­car fút­bol con su en­tre­na­dor, un ex­mon­je bu­dis­ta de 25 años. A ve­ces, al ter­mi­nar de en­tre­nar se­guían ju­gan­do o iban a al­gu­na par­te a con­ti­nuar la jor­na­da, y aquel día de­ci­die­ron dar un pa­seo en bi­ci­cle­ta y aden­trar­se en la cue­va tu­rís­ti­ca de Tham Luang, que es­tá com­pues­ta de oque­da­des an­gos­tas y pa­si­llos es­tre­chos que se ex­tien­den por 10 ki­ló­me­tros por de­ba­jo de la mon­ta­ña de Doi Nang Non, al nor­te de Tai­lan­dia.

Co­mo des­tino tu­rís­ti­co, es­ta cue­va es un si­tio fantástico, sal­vo en la tem­po­ra­da de llu­vias. Cuan­do es­to su­ce­de, enor­mes car­te­les prohí­ben el in­gre­so a las ca­ver­nas por el ries­go de inun­da­cio­nes. Na­die sa­be por qué ese sá­ba­do el en­tre­na­dor ig­no­ró el car­tel y el gru­po se aden­tró en las pro­fun­di­da­des de la gru­ta. Muy pron­to, un cha­pa­rrón al pa­re­cer los des­orien­tó, y se per­die­ron en su in­te­rior. Co­mo la llu­via se­guía, la sa­li­da de la cue­va se em­pe­zó a inun­dar y que­da­ron atra­pa­dos.

Du­ran­te diez días na­da se su­po de ellos. Aun­que una ma­dre del equi­po aler­tó a la Po­li­cía de la des­apa­ri­ción de los ni­ños, del 23 de ju­nio al 2 de ju­lio es­tu­vie­ron com­ple­ta­men­te per­di­dos e in­co­mu­ni­ca­dos. Re­cién sos­pe­cha­ron el pa­ra­de­ro cuan­do un guar­dia del De­par­ta­men­to de Par­ques Na­cio­na­les dio con las bi­ci­cle­tas a la en­tra­da de la ca­ver­na, y se co­mu­ni­có con las au­to­ri­da­des.

Muy pron­to, la bús­que­da lo­cal se con­vir­tió en una com­ple­ja ope­ra­ción de res­ca­te que in­vo­lu­cró a res­ca­tis­tas pro­fe­sio­na­les que vo­la­ron de to­das par­tes del mun­do. El ope­ra­ti­vo en sí fue li­de­ra­do por el go­bierno tai­lan­dés, pe­ro en el mis­mo co­la­bo­ra­ron paí­ses co­mo In­gla­te­rra, Aus­tra­lia, Es­ta­dos Uni­dos, Japón y Chi­na, y se su­ma­ron ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les en bu­ceo y en es­pe­leo­lo­gía (ex­plo­ra­ción y es­tu­dio de las ca­vi­da­des sub­te­rrá­neas) pa­ra lle­var a ca­bo la com­ple­ja ta­rea de sal­var­los.

Fue­ron tres bu­zos bri­tá­ni­cos los pri­me­ros en aden­trar­se en la cue­va que te­nía los ca­na­les to­tal­men­te inun­da­dos. Con pe­ri­cia fue­ron avan­zan­do, y el 2 de ju­lio die­ron con los 12 ni­ños y el en­tre­na­dor, que es­ta­ban api­ña­dos so­bre una ro­ca, ate­rro­ri­za­dos. Aun­que to­da­vía es­ta­ban en buen es­ta­do de sa­lud, se en­con­tra­ban de­bi­li­ta­dos. Ha­bían pa­sa­do 10 días sin co­mer ni be­ber na­da. Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue em­pe­zar a ali­men­tar­los y a me­di­car­los pa­ra que re­cu­pe­ra­ran fuer­zas, mien­tras se ana­li­za­ba la me­jor es­tra­te­gia pa­ra sa­car­los de nue­vo a la su­per­fi­cie. Des­de ese día ya tu­vie­ron luz ar­ti­fi­cial, y les en­tre­ga­ron apa­ra­tos ce­lu­la­res pa­ra que pu­die­ran es­tar en con­tac­to con sus fa­mi­lias.

Cue­va afue­ra, más de 1.300 per­so­nas for­ma­ban par­te del equi­po de res­ca­te, idean­do la me­jor ma­ne­ra de sal­var­los. Los ni­ños y el en­tre­na­dor ha­bían que­da­do va­ra­dos a cua­tro ki­ló­me­tros de la en­tra­da a la cue­va, y la gran com­pli­ca­ción era que la llu­via se­guía, los ca­na­les es­ta­ban inun­da­dos y los ni­ños no sa­bían na­dar, ni mu­cho me­nos bu­cear. Tan­to llue­ve en la tem­po­ra­da del mon­zón en esa re­gión, que ha­bía equi­pos mi­li­ta­res en el ex­te­rior de la mon­ta­ña, con la so­la ta­rea de blo­quear la en­tra­da de agua ha­cia los tú­ne­les y evi­tar que el agua que em­pe­za­ron a fil­trar los res­ca­tis­tas vuel­va a inun­dar las ga­le­rías, anu­lán­do­se con es­to el dre­na­je que ya ha­bían efec­tua­do.

Los pa­dres se­guían el pro­ce­so en una vi­gi­lia de­ses­pe­ra­da. La no­ti­cia ya ha­bía lle­ga­do a to­do el mun­do en po­cos días, y la pren­sa

Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue em­pe­zar a ali­men­tar­los y a me­di­car­los pa­ra que re­cu­pe­ra­ran fuer­zas, mien­tras se ana­li­za­ba la me­jor es­tra­te­gia pa­ra sa­car­los de nue­vo a la su­per­fi­cie.

in­ter­na­cio­nal se­guía la sa­ga de los ni­ños con imá­ge­nes im­pac­tan­tes. La so­li­da­ri­dad mun­dial se ha­cía sen­tir a tra­vés de ca­de­nas de ora­cio­nes y ple­ga­rias en di­ver­sos idio­mas y cre­dos.

La mi­sión era de una com­ple­ji­dad y di­fi­cul­tad ta­les, que un bu­zo tai­lan­dés de 38 años se que­dó sin oxí­geno lle­van­do ví­ve­res y ma­te­ria­les pa­ra los ni­ños, y per­dió la vi­da. No so­lo eran es­tre­chos los pa­sa­jes, sino tam­bién los bor­des de las ro­cas eran muy fi­lo­sos, y el agua tan tur­bia que di­fi­cul­ta­ba en ex­tre­mo la vi­sión ba­jo el agua, a pe­sar de la po­ten­cia de sus lin­ter­nas.

Por eso no ha­bía tiem­po que per­der. Dos días an­tes de ini­ciar el res­ca­te, las au­to­ri­da­des ad­vir­tie­ron que los ni­ve­les de oxí­geno de la cue­va ha­bían caí­do a un 15 %. El pro­nós­ti­co de más llu­via tam­bién ame­na­za­ba con se­guir su­bien­do el ni­vel del agua den­tro de la cue­va, afec­tan­do aún más la lle­ga­da de oxí­geno y po­nien­do en ries­go los es­fuer­zos pa­ra sa­car a los ni­ños con vi­da. Gra­cias a un par de días con re­la­ti­vo buen tiem­po, los res­ca­tis­tas pu­die­ron bom­bear un po­co de agua pa­ra que los ni­ños

ca­mi­nen por al­gu­nos tra­mos. Lle­ga­ron tam­bién a la con­clu­sión de que ha­bía par­tes en las que so­lo po­drían sa­lir bu­cean­do, pa­ra lo cual en­via­ron ex­per­tos a en­se­ñar­les có­mo usar el equi­po de bu­ceo. Tam­bién se ase­gu­ra­ron de que las más­ca­ras de oxí­geno fue­ran lo su­fi­cien­te­men­te pe­que­ñas pa­ra des­car­tar la chan­ce de que se ca­ye­ran du­ran­te el via­je, de por sí com­pli­ca­do, en­tre los tú­ne­les sub­te­rrá­neos pa­ra sa­lir a la su­per­fi­cie.

Los bu­zos uti­li­za­ron cuer­das guías por los di­fe­ren­tes tra­mos de los cua­tro ki­ló­me­tros a atra­ve­sar, ilu­mi­na­dos con lin­ter­nas.

Du­ran­te las ho­ras que du­ra­ba el via­je pa­ra sa­lir de la cue­va, ca­da ni­ño fue acom­pa­ña­do por dos bu­zos pro­fe­sio­na­les pa­ra ayu­dar­los a avan­zar por los pa­si­llos de aguas os­cu­ras y tur­bias. La par­te más pe­li­gro­sa era el pri­mer ki­ló­me­tro, don­de los bu­zos y los ni­ños te­nían que pa­sar a tra­vés de un canal muy an­gos­to e inun­da­do. Los res­ca­tis­tas te­nían que ata­jar los tan­ques de oxí­geno de los ni­ños fren­te a ellos y na­dar en lí­nea pa­ra po­der atra­ve­sar los pa­sa­di­zos. Al com­ple­tar es­ta sec­ción, los chi­cos eran en­tre­ga­dos a otros es­pe­cia­lis­tas que le ayu­da­ban a con­ti­nuar avan­zan­do por el res­to de la ca­ver­na, don­de ya po­dían ha­cer par­tes a na­do.

El 8 de ju­lio, el pri­mer gru­po de cua­tro chi­cos fue res­ca­ta­do. El lu­nes 9, otros cua­tro más sa­lie­ron. El ope­ra­ti­vo cul­mi­nó el mar­tes 10, con el res­ca­te de los úl­ti­mos chi­cos y el en­tre­na­dor.

Fue­ron 19 los bu­zos pro­fe­sio­na­les que en­tra­ron a la cue­va el día mar­tes, mu­chos de ellos ya en su ter­ce­ra mi­sión en va­rios días, pa­ra sa­car a los chi­cos del lu­gar en don­de es­ta­ban atra­pa­dos. La ope­ra­ción de ese día du­ró nue­ve ho­ras has­ta lo­grar sa­car a to­dos.

“No sa­be­mos si fue un mi­la­gro, cien­cia o qué acon­te­ció. So­lo sa­be­mos que es­tán sa­nos y sal­vos”, de­cla­ró un ofi­cial de la Ma­ri­na tai­lan­de­sa cuan­do to­dos es­tu­vie­ron fue­ra pe­li­gro.

EL MUN­DO RES­PI­RÓ ALI­VIA­DO

Al ser res­ca­ta­dos, los ni­ños pa­sa­ron por un pro­ce­so de ais­la­mien­to en un hos­pi­tal an­tes de po­der vol­ver a ver a sus pa­dres, por te­mor a que con­trai­gan in­fec­cio­nes. Aun­que to­dos es­ta­ban en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes, ha­bían per­di­do apro­xi­ma­da­men­te dos ki­los ca­da uno. Po­dían ver a sus pa­rien­tes a tra­vés de un vi­drio y ha­blar­les por te­lé­fono, pa­ra re­du­cir el ries­go de in­fec­ción.

Tan­ta fue la ale­gría que se sin­tió a ni­vel in­ter­na­cio­nal por el res­ca­te exi­to­so, que el presidente de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, ofre­ció a los chi­cos res­ca­ta­dos in­vi­ta­cio­nes pa­ra asis­tir al úl­ti­mo par­ti­do de la Co­pa del Mun­do que se ju­ga­ba en Ru­sia. Aun­que la idea so­na­ba más que a fi­nal fe­liz, el equi­po mé­di­co con­si­de­ró muy ries­go­so rea­li­zar el via­je lue­go de lo que ha­bían so­bre­vi­vi­do los chi­cos, y el es­ta­do de­li­ca­do en que to­da­vía se en­con­tra­ban en el mo­men­to del par­ti­do.

De cual­quier ma­ne­ra, la vic­to­ria in­dis­cu­ti­ble en la Co­pa de la Vi­da es del equi­po de fút­bol de es­tos chi­cos y su en­tre­na­dor, quie­nes so­bre­vi­vie­ron a se­me­jan­te his­to­ria, y de la la­bor im­pe­ca­ble de los res­ca­tis­tas hu­ma­ni­ta­rios que lu­cha­ron in­can­sa­ble­men­te pa­ra sal­var sus vi­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.