En­tre­vis­ta: An­to­nio Ban­de­ras

DOS DÉ­CA­DAS DE IRRE­SIS­TI­BLE SE­DUC­CIÓN

High Class - - CONTENIDO - Por Ra­quel Alle­gret­ti García de Zú­ñi­ga

De­fi­ni­ti­va­men­te, 2018 es un año de ce­le­bra­ción pa­ra An­to­nio Ban­de­ras Fra­gran­ces, un mo­men­to en el que se cum­ple el 20° aniver­sa­rio de la re­la­ción en­tre el ac­tor ma­la­gue­ño y Puig. Una unión que co­men­zó en 1998 con la crea­ción de una fra­gan­cia se­duc­to­ra y muy es­pe­cial: Dia­vo­lo.

Tras dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia y ma­du­rez, es­ta co­la­bo­ra­ción en­tre Ban­de­ras y Puig se ha con­ver­ti­do en una só­li­da re­la­ción de amis­tad que ha da­do vi­da a 16 per­fu­mes úni­cos que re­fle­jan el es­pí­ri­tu cau­ti­va­dor e ins­pi­ra­dor del in­tér­pre­te es­pa­ñol más in­ter­na­cio­nal.

High Class acom­pa­ñó el fes­te­jo co­mo me­dio ex­clu­si­vo pa­ra Pa­ra­guay, y vo­la­mos has­ta la ciu­dad de Mar­be­lla pa­ra en­tre­vis­tar al cé­le­bre ar­tis­ta y em­pre­sa­rio, y brin­dar con él por to­do lo que se vie­ne.

¿De dón­de na­ció tu in­te­rés por el mun­do de los per­fu­mes?

Su­ce­dió sin que yo lo bus­ca­ra. Un gru­po de ami­gos de to­da la vi­da, con los que vol­ví a re­to­mar con­tac­to ha­ce 20 años, me pro­pu­so la idea, ade­más de otras co­sas, pa­ra ex­plo­tar mi nom­bre co­mo mar­ca. A tra­vés de ellos pu­de ver que el mun­do de los ne­go­cios no era tan frí­vo­lo co­mo pen­sa­ba, y que el mun­do de los per­fu­mes es al­go apa­sio­nan­te por el sig­ni­fi­ca­do que tie­ne: se pue­den crear per­so­na­jes, se pue­den ex­pre­sar di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des y, ade­más, for­ma par­te de to­do ese ar­te mi­le­na­rio del ti­po de men­sa­je que va lan­zan­do la gen­te cuan­do quie­re trans­mi­tir al­go al otro. Y eso em­pe­zó a gus­tar­me.

Cuan­do acom­pa­ñé a la fir­ma Puig a un via­je lar­go por Chi­le, Ar­gen­ti­na y Bra­sil, me di cuen­ta que no so­lo yo po­nía el nom­bre, sino que ha­bía mu­cho tra­ba­jo de­trás de la mar­ca. Una co­sa que sí yo im­pu­se des­de el prin­ci­pio con la com­pa­ñía fue la de ha­cer ne­go­cios bien, pe­ro de una for­ma dis­tin­ta.

¿Có­mo ha si­do tu re­la­ción con la em­pre­sa en to­dos es­tos años?

Los Puig son una fa­mi­lia a la que res­pe­to mu­cho. Ha­ce unos años fes­te­ja­mos los 100 años de la com­pa­ñía, y yo me sien­to par­te de ella. Con ellos he­mos lo­gra­do la re­la­ción co­mer­cial más lar­ga que ha ha­bi­do ja­más en el mun­do de la mo­da con una ce­le­brity: in­clu­so Liz Tay­lor no lle­gó a cum­plir 20 años de re­la­ción con una em­pre­sa. En la his­to­ria de la per­fu­me­ría, es­to nun­ca ha­bía pa­sa­do. Me sien­to muy or­gu­llo­so de es­ta re­la­ción, y aho­ra es­ta­mos pen­sa­do en lo que ha­re­mos los pró­xi­mos 20 años (ri­sas).

¿Có­mo es el tra­ba­jo pa­ra ca­da fra­gan­cia?

Ellos, ge­ne­ral­men­te, me ha­cen una pre­sen­ta­ción y yo tam­bién apor­to en el pro­ce­so. Cuan­do me pre­gun­tan si yo soy el que di­se­ña los per­fu­mes, acla­ro bien que yo no sé ha­cer eso; pa­ra eso hay per­so­nas pro­fe­sio­na­les, pre­pa­ra­das, que son quí­mi­cos, que tie­nen una ca­rre­ra en Fran­cia y en mu­chos otros paí­ses, pe­ro sí es ver­dad que han pe­di­do mi pre­sen­cia mu­chas ve­ces pa­ra con­cep­tua­li­zar­me. No so­la­men­te uti­li­zan mi ima­gen pú­bli­ca, sino que ellos quie­ren el con­tac­to di­rec­to con­mi­go.

La ver­dad es que ha­cen un tra­ba­jo es­tu­pen­do. Te sen­tás a ha­blar con ellos y te van pre­gun­tan­do co­sas, pe­ro que no tie­nen que ver con las fra­gan­cias, sino so­bre mí y mi vi­da. Van to­man­do no­tas de to­do, que des­pués las con­vier­ten en esen­cias. Si te ven más ma­du­ro, le aña­den más cue­ros, ca­fé o ta­ba­co. Es cu­rio­so có­mo, si te fi­jás, los per­fu­mes van ma­du­ran­do con­mi­go. Qui­zás en­tre to­das las fra­gan­cias de los úl­ti­mos tiem­pos, Po­wer of Se­duc­tion tie­ne al­go di­fe­ren­te, al­go sexy que se sien­te en el fon­do. A mí me gus­tan las no­tas más de fon­do, esas que que­dan im­preg­na­das des­pués de unos días, más que las no­tas de sa­li­da.

¿Cuál o cuá­les son las fra­gan­cias que más te mar­ca­ron en es­tos 20 años?

Dia­vo­lo es aún una de mis pre­fe­ri­das. Es un agua de co­lo­nia muy fres­ca. Pe­ro Po­wer of Se­duc­tion es muy so­fis­ti­ca­da, tie­ne un pun­to muy cu­rio­so, con no­tas de sa­li­da más que de en­tra­da, jue­ga bien so­bre la piel, so­bre el pH.

¿Qué apren­dis­te del mun­do de las fra­gan­cias en to­do es­te tiem­po? ¿Có­mo de­be per­ci­bir­se una fra­gan­cia?

El per­fu­me pue­de ser co­mo to­do en la vi­da, hay que ba­lan­cear. Un per­fu­me muy fuer­te es co­mo una agre­sión al otro. To­dos he­mos en­tra­do a un as­cen­sor al­gu­na vez en nues­tra vi­da y nos he­mos lle­va­do un mar­ti­lla­zo. El per­fu­mar­se tie­ne que ser al­go muy su­til. La otra per­so­na tie­ne que per­ci­bir que al­go es­tá pa­san­do con tu pre­sen­cia pe­ro no sa­be bien qué es, qué le es agra­da­ble, qué le gus­ta. No se hue­le con la na­riz, se hue­le con el ce­re­bro, y ese es el pun­to. Eso es lo que he apren­di­do tam­bién en to­dos es­tos años, a uti­li­zar los per­fu­mes co­rrec­ta­men­te. Yo no los uti­li­zo so­bre la piel, los uso so­bre la ro­pa, así que­da una es­te­la muy sua­ve.

¿Có­mo es tu re­la­ción con Puig?

La suer­te que he te­ni­do con la fa­mi­lia Puig es que nun­ca me han obli­ga­do a men­tir las ve­ces que me he sen­ta­do de­lan­te de la pren­sa o fren­te a al­guien a ha­blar de un pro­duc­to. He vi­si­ta­do las fá­bri­cas, co­noz­co a to­dos los equi­pos que es­tán in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so de crea­ción, en­ton­ces no es una bur­bu­ja, es una ver­dad con 14.000 tra­ba­ja­do­res en to­do el mun­do. Ver­da­de­ra­men­te, me sien­to or­gu­llo­so de for­mar par­te de es­te mun­do.

“El per­fu­mar­se tie­ne que ser al­go muy su­til. Se tie­ne que per­ci­bir que al­go es­tá pa­san­do con tu pre­sen­cia pe­ro no sa­ber bien qué es”.

“Co­noz­co a to­dos los equi­pos que es­tán in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so de crea­ción, en­ton­ces no es una bur­bu­ja, es una ver­dad con 14.000 tra­ba­ja­do­res en to­do el mun­do”.

Lo úl­ti­mo que rea­li­zas­te a ni­vel ac­to­ral fue la en­car­na­ción del per­so­na­je de Pi­cas­so pa­ra la te­le­vi­sión, y ha­bías con­ta­do que él te­nía un pro­ble­ma con la edad. ¿Có­mo es tu re­la­ción con el pa­so del tiem­po? Yo me en­cuen­tro muy bien. Me sien­to muy bien. Ha­ce un año y me­dio tu­ve un pro­ble­ma y mu­chí­si­ma suer­te tam­bién. Una ma­ña­na des­pués de ir al gim­na­sio sen­tí un do­lor muy fuer­te en am­bos bra­zos y pen­sé que me ha­bía pa­sa­do con las pe­sas. Des­pués ya no po­día res­pi­rar bien y em­pe­cé a sen­tir co­mo un do­lor en la man­dí­bu­la. Y en­ton­ces ya me di cuen­ta de que no era nor­mal.

Por suer­te, el día an­te­rior mi no­via ha­bía com­pra­do de ca­sua­li­dad unas as­pi­ri­nas, y cuan­do le ma­ni­fes­té lo que sen­tía ati­nó rá­pi­da­men­te a po­ner­me una de­ba­jo de la len­gua. Eso de­fi­ni­ti­va­men­te me sal­vó la vi­da. Ahí lla­ma­mos a la am­bu­lan­cia y cuan­do lle­gó, por suer­te ya se me ha­bía pa­sa­do to­do el cua­dro, pe­ro me lle­va­ron de to­das ma­ne­ras a ha­cer­me to­dos los es­tu­dios co­rres­pon­dien­tes. Des­pués de ese epi­so­dio car­dia­co, de­jé de fu­mar y tam­bién las ton­te­rías, en el sen­ti­do de que cuan­do te pa­sa al­go así em­pe­zás a po­ner aten­ción a las co­sas que ver­da­de­ra­men­te son im­por­tan­tes: tu fa­mi­lia, tus ami­gos. Ba­jar la an­sie­dad re­la­ti­vi­za mu­chas co­sas.

¿En qué pro­yec­to es­tás tra­ba­jan­do ac­tual­men­te?

Jus­ta­men­te, la se­ma­na que vie­ne em­pie­zo a gra­bar con Al­mo­dó­var. Es un guion muy in­tere­san­te, que en reali­dad es un au­to­rre­tra­to, aun­que Pe­dro lo nie­gue (ri­sas). Es­tán tam­bién en el pro­yec­to Leo Sba­ra­glia y Pe­né­lo­pe Cruz, quien ha­ce de mi ma­dre cuan­do em­pie­za la his­to­ria y mi per­so­na­je so­lo tie­ne sie­te años. Con es­ta nue­va pe­lí­cu­la, me con­vier­to en el ac­tor que más pe­lí­cu­las ha he­cho con Al­mo­dó­var. Él ha cam­bia­do la for­ma de ver al ci­ne es­pa­ñol, rom­pien­do es­que­mas y na­tu­ra­li­zan­do co­sas que en su mo­men­to rom­pie­ron to­dos los pa­ra­dig­mas.

¿Sos cons­cien­te de lo que has sig­ni­fi­ca­do pa­ra tu país en el mun­do?

Pre­fie­ro no ser tan cons­cien­te de eso. Yo ten­go la sen­sa­ción de que si in­te­lec­tua­li­zo las co­sas bue­nas que la gen­te di­ce de mí, las pier­do. Co­mo que si las to­que­teo mu­cho se pier­de la ma­gia. Se me ha­ce que voy ac­tuar en con­se­cuen­cia y voy a es­tar pen­dien­te de eso que me di­cen, y no me sien­to có­mo­do. Sí soy cons­cien­te de que mi ca­rre­ra ha abier­to puer­tas a otros. Y des­pués, tam­bién apor­ta­ron mu­cho en Holly­wood Ja­vi Bar­dem y Pe­né­lo­pe, por ejem­plo; eso sir­vió pa­ra que la gen­te en Es­pa­ña crea que sí es po­si­ble. Cuan­do la puer­ta ya es­tá abier­ta, se qui­ta ese com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad que mu­cho su­fri­mos. Y po­der pa­rar­se con esa ac­ti­tud an­te la vi­da es ma­ra­vi­llo­so

“Yo ten­go la sen­sa­ción de que si in­te­lec­tua­li­zo las co­sas bue­nas que la gen­te di­ce de mí, pier­do la ma­gia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.