Mo­da: La era En­nin­ful

La era En­nin­ful

High Class - - CONTENIDO - Por Jaz­mín Ruiz Díaz Fi­gue­re­do

Con la lle­ga­da de Ed­ward En­nin­ful, nue­vos ai­res se res­pi­ran en la Bri­tish Vo­gue. Qué su­ce­dió, có­mo es­te cam­bio es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el mun­do edi­to­rial y por qué nos gus­ta tan­to.

El hom­bre más po­de­ro­so del mun­do de la mo­da es ne­gro, gay y no pro­vie­ne de una fa­mi­lia ri­ca. En tiem­pos del Bre­xit, el pri­mer edi­tor mas­cu­lino de la Bri­tish Vo­gue es hi­jo de in­mi­gran­tes y na­ci­do en la Re­pú­bli­ca de Gha­na. “Es una fi­gu­ra trans­na­cio­nal-na­cio­nal bri­tá­ni­ca”, se­gún lo de­fi­nen en una en­tre­vis­ta pa­ra la ver­sión es­ta­dou­ni­den­se de la re­vis­ta.

Em­pe­zó co­mo mo­de­lo, se con­sa­gró co­mo es­ti­lis­ta y re­vo­lu­cio­nó el cam­po edi­to­rial des­de sus ini­cios, cuan­do con tan so­lo 18 años creó

i-D, una de las re­vis­tas más em­ble­má­ti­cas de la in­dus­tria en Reino Uni­do y el res­to del mun­do. El se­gun­do re­vue­lo lo cau­só en 2011, cuan­do asu­mió co­mo edi­tor en je­fe de W, pu­bli­ca­ción icó­ni­ca en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. El ter­cer y más gran­de sal­to de su ca­rre­ra lo dio en ju­nio del año pa­sa­do, cuan­do fue ele­gi­do pa­ra re­em­pla­zar a Ale­xan­dra Shul­man, tras 25 años a la ca­be­za de Bri­tish Vo­gue.

Ba­jo el rei­na­do de Shul­man, la fal­ta de di­ver­si­dad en la re­vis­ta era un pro­ble­ma evi­den­te. Las úni­cas mo­de­los ne­gras que pu­so en ta­pa en­tre 2002 y 2014 fue­ron Nao­mi Camp­bell y Jour­dan Dunn, res­pec­ti­va­men­te.

En­nin­ful, por su par­te, de­jó en cla­ro, con su pri­me­ra por­ta­da, que las co­sas se­rían di­fe­ren­tes con él a car­go. Eli­gió a la mo­de­lo bi­rra­cial y ac­ti­vis­ta feminista Ad­woa Aboah en pri­mer plano, jun­to a un úni­co ti­tu­lar: “Great Bri­tain” (Gran Bre­ta­ña), ha­cien­do, en el in­te­rior de la re­vis­ta, una de­cla­ra­ción de los prin­ci­pios que mar­ca­rían la lí­nea edi­to­rial de es­ta nue­va eta­pa de

Vo­gue: “Di­ver­si­dad, pa­ra mí, no es so­lo acer­ca del co­lor de la piel, sino que tra­ta de pers­pec­ti­vas. De­be­ría ser par­te del len­gua­je de la re­vis­ta siem­pre. Es sim­ple­men­te lo que el mun­do es”.

Di­ver­si­dad que va más allá de la ra­za y que atra­vie­sa te­mas co­mo se­xua­li­dad, re­li­gión, edad y cuer­pos; to­dos as­pec­tos en los que las re­vis­tas de mo­da tie­nen una asig­na­tu­ra pen­dien­te. Sin em­bar­go, la bús­que­da de dar vi­si­bi­li­dad a otras be­lle­zas que es­ca­pan la tra­di­cio­nal fi­gu­ra de la mu­jer blan­ca, jo­ven y del­ga­da no es una ocu­rren­cia re­cien­te pa­ra En­nin­ful.

Uno de los tra­ba­jos edi­to­ria­les más em­ble­má­ti­cos de su ca­rre­ra lo reali­zó co­mo es­ti­lis­ta de Vo­gue Ita­lia en 2008. Con la le­gen­da­ria Fran­ca Soz­za­ni de edi­to­ra, lan­za­ron un all black is­sue en el que pre­sen­ta­ron ex­clu­si­va­men­te a mo­de­los de ra­za ne­gra. Aque­lla edi­ción no so­lo que­dó en la his­to­ria de Vo­gue por la po­lé­mi­ca que cau­só en ese en­ton­ces, sino que tam­bién mar­có las fi­nan­zas de la pu­bli­ca­ción: fue la más ven­di­da has­ta hoy día.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, el ac­tual edi­tor de Bri­tish Vo­gue re­cor­dó es­ta edi­ción, sos­te­nien­do que si las re­vis­tas cum­plie­ran su fun­ción, no se­ría ne­ce­sa­rio de­di­car un nú­me­ro es­pe­cial pa­ra pre­sen­tar be­lle­zas de di­fe­ren­tes ra­zas, eda­des o pe­sos; sin em­bar­go, “en aquel mo­men­to, esa edi­ción ne­ce­si­ta­ba ser rea­li­za­da”. Y con­ti­nuó ha­blan­do de las re­per­cu­sio­nes de ha­ber­lo he­cho: “Des­pués de eso, la in­dus­tria em­pe­zó a cam­biar… Fue la úni­ca vez que la Vo­gue ita­lia­na re­qui­rió una se­gun­da re­im­pre­sión. Eso de­mos­tró que las per­so­nas de mi­no­rías ét­ni­cas que­rían ver­se re­fle­ja­das, co­mo cual­quier otra per­so­na. Cuan­do to­más una re­vis­ta y no te ves a vos mis­mo es al­go bas­tan­te do­lo­ro­so, si te po­nés a pen­sar al res­pec­to. Fue un mo­men­to de­ci­si­vo. La gen­te es­ta­ba di­cien­do ‘que­re­mos que se nos ten­ga en cuen­ta; tam­bién per­te­ne­ce­mos a es­ta in­dus­tria

“Di­ver­si­dad, pa­ra mí, no es so­lo acer­ca del co­lor de la piel, sino que tra­ta de pers­pec­ti­vas. De­be­ría ser par­te del len­gua­je de la re­vis­ta siem­pre. Es sim­ple­men­te lo ” que el mun­do es.

y [te­ne­mos] un enor­me po­der ad­qui­si­ti­vo’”.

Pa­ra En­nin­ful, el desafío de rom­per pa­ra­dig­mas no so­lo es­tá en las pá­gi­nas de la re­vis­ta, sino tam­bién en el de­trás de es­ce­na. Por eso, los cam­bios que es­tá apli­can­do al­can­zan los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción de la pu­bli­ca­ción del gru­po Con­dé Nast, bus­can­do que sean más abier­tos y, a la par, lle­va ade­lan­te pro­gra­mas de pa­san­tía y pa­dri­naz­gos pa­ra acer­car a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes a una Vo­gue más in­clu­si­va des­de to­dos los es­pa­cios. “Creo que vo­ces di­ver­sas es me­jor que una so­la voz”, men­cio­nó al res­pec­to, ase­gu­ran­do que ba­jo su di­rec­ción “na­die ne­ce­si­ta ser de una fa­mi­lia ri­ca pa­ra apli­car a un tra­ba­jo en Vo­gue”.

Dia­ne von Fürs­ten­berg lo de­fi­ne co­mo un poe­ta, mien­tras que Nao­mi Camp­bell lo con­si­de­ra un her­mano y una de las per­so­nas “más ex­tra­or­di­na­rias que he co­no­ci­do”. Se di­ce que cuan­do le pro­pu­sie­ron el car­go en la pu­bli­ca­ción bri­tá­ni­ca, la mis­ma es­ta­ba de­ca­yen­do en ven­tas, y que tras su lle­ga­da los nú­me­ros em­pe­za­ron a cam­biar a fa­vor. Tras los fuer­tes ru­mo­res de que la edi­to­ra de editoras, An­na Win­tour, se pre­pa­ra pa­ra re­ti­rar­se de la edi­ción ma­dre de Vo­gue, ya se men­cio­na el nom­bre de En­nin­ful co­mo po­si­ble su­ce­sor.

Es­to úl­ti­mo es­tá por ver­se, pe­ro lo cier­to es que el as­cen­so del edi­tor del eterno tra­je ne­gro de Prada re­pre­sen­ta una so­cie­dad que es­tá cam­bian­do en to­dos los ni­ve­les. Y co­mo sen­ten­ció en el dis­cur­so que pro­nun­ció el pa­sa­do mes de ju­nio —a 13 me­ses de asu­mir el car­go—, cuan­do re­ci­bió un pre­mio de par­te del Con­se­jo de Di­se­ña­do­res de Mo­da de los Es­ta­dos Uni­dos (CFDA, por sus si­glas en in­glés): “Es­to es so­lo el co­mien­zo. ¡Ni si­quie­ra he em­pe­za­do!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.