Se­xo: Ani­mar­se a más

En­tre­gar­se a los be­sos ín­ti­mos

High Class - - CONTENIDO - Por Eli­na Von Dyck

La idea de que nues­tra pa­re­ja ba­je al sur pue­de ge­ne­rar un po­co de mie­do y an­sie­dad en mu­chas mu­je­res, pe­ro con con­fian­za, sol­tu­ra y cui­dan­do al­gu­nos de­ta­lles, pue­de ser una ex­pe­rien­cia ex­tre­ma­da­men­te pla­cen­te­ra.

A ve­ces creo que las va­gi­nas de­be­rían ve­nir con ma­nua­les de ins­truc­ción bien es­pe­cí­fi­cos. No es un te­ma en el cual ahon­da­mos mu­cho las mu­je­res en nues­tras con­ver­sa­cio­nes, ya que a pe­sar de que nos en­can­ta ha­blar, es­te te­ma siem­pre nos in­co­mo­da, in­clu­so ha­blán­do­lo con nues­tras con­gé­ne­res. Es tris­te, pe­ro es una reali­dad. Si al­gu­na mu­jer afir­ma que nun­ca en su vi­da se sin­tió al­go in­có­mo­da con res­pec­to a su va­gi­na, les ase­gu­ro que es­tá min­tien­do. Es un te­ma ta­bú en­tre mu­je­res, y la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos de nues­tras ma­dres, pro­fe­so­ras y ami­gas es muy li­mi­ta­da, jus­ta­men­te por es­to. Y pa­ra com­ple­tar, sus par­tes más im­por­tan­tes no es­tán a la vis­ta, lo que ha­ce más com­pli­ca­do in­ves­ti­gar­las.

Es por es­te pre­ci­so mo­ti­vo que pue­de ser muy di­fí­cil en­tre­gar­nos con ab­so­lu­ta con­fian­za al re­ci­bir se­xo oral. Co­mo no la ve­mos, siem­pre es im­po­si­ble sa­ber en qué es­ta­do se en­cuen­tra, y nos da mie­do que se en­cuen­tre im­pre­sen­ta­ble. Es­te es siem­pre el pri­mer te­mor, y el más ele­men­tal y jus­ti­fi­ca­do de to­dos. Pe­ro tran­qui­lí­cen­se, que de se­gu­ro les va a en­can­tar. Es so­lo cues­tión de que se re­la­jen y se de­jen lle­var. Pe­ro an­tes de ade­lan­tar­nos has­ta ese pun­to, ha­ble­mos un po­qui­to acer­ca del por­qué te­ne­mos tan­tos com­ple­jos res­pec­to a es­te te­ma.

La pri­me­ra vez es fun­da­men­tal: es­ta es, tal vez, la más in­flu­yen­te en nues­tra fu­tu­ra ac­ti­tud fren­te al cun­ni­lin­gus. A mu­chas les to­ca que su pri­me­ra ex­pe­rien­cia sea con al­guien me­nos ex­pe­ri­men­ta­do que ellas. Mu­chas ve­ces, es­tos son los chi­cos que lan­zan co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos so­bre el sa­bor, el as­pec­to o, en el peor de los ca­sos, el olor. Pa­ra las des­afor­tu­na­das mu­je­res que les to­ca una pri­me­ra vez así, es muy di­fí­cil re­po­ner­se de la ma­la ex­pe­rien­cia. La prin­ci­pal di­fi­cul­tad es que es muy di­fí­cil cons­ta­tar si esas crí­ti­cas tie­nen fun­da­men­to. Mu­chas que­dan trau­ma­das y evi­tan vol­ver a ex­po­ner­se a una si­tua­ción así. Los chi­cos no ex­pe­ri­men­ta­dos tam­bién pue­den ser brus­cos,

Siem­pre hay que con­ver­sar so­bre las co­sas que nos gus­tan y las que no. Si bien es­te tal vez sea un te­ma su­ma­men­te in­có­mo­do pa­ra al­gu­nas, no hay na­da que no se pue­da re­sol­ver ha­blan­do.

o tos­cos, o sim­ple­men­te no te­ner idea de lo que hay que ha­cer, con­vir­tien­do lo que de­be­ría ser al­go pla­cen­te­ro en un au­tén­ti­co su­pli­cio. Sin em­bar­go, si te to­ca un chi­co que sa­be lo que ha­ce, y que ade­más es apre­cia­ti­vo de tus aro­mas, sa­bo­res y as­pec­to, ¡bin­go! To­do se sien­te fa­bu­lo­so, y tal vez el úni­co ries­go sea que tu si­guien­te pa­re­ja no lo­gre igua­lar­lo.

La preo­cu­pa­ción más fre­cuen­te es, sin lu­gar a du­das, el olor. To­das te­ne­mos pá­ni­co a que jus­to en el mo­men­to en que las co­sas se pon­gan ca­lien­tes, nues­tra va­gi­na se en­cuen­tre im­pre­sen­ta­ble. Re­lá­jen­se, to­das las va­gi­nas tie­nen olor. Los pe­nes tam­bién. Son aro­mas cor­po­ra­les na­tu­ra­les. Hay días en los que es­tos aro­mas son más fuer­tes que otros, pe­ro no exis­te va­gi­na inodo­ra. Si creen que hay per­so­nas que hue­len a vai­ni­lla o a vio­le­tas ahí aba­jo, es­tán muy equi­vo­ca­das. Pa­ra ven­cer el mie­do, lo prin­ci­pal es asu­mir que na­die tie­ne por qué oler a per­fu­me ahí aba­jo. Lo se­gun­do es que una la­va­di­ta nun­ca vie­ne mal pa­ra dar­nos más se­gu­ri­dad. Evi­den­te­men­te hay una di­fe­ren­cia en­tre una va­gi­na olien­do a re­cién la­va­di­ta y una olien­do a re­cién sa­li­da del gim­na­sio. No lo va­mos a ne­gar. Pe­ro es­to se so­lu­cio­na con agua y ja­bón. Pe­ro tam­po­co crean que al sa­lir de la du­cha no va a oler a na­da. Re­cuer­den que es na­tu­ral y no hay por qué sen­tir­se aver­gon­za­das al res­pec­to.

A mu­chas tam­bién les pue­de preo­cu­par no es­tar bien de­pi­la­das. Sal­vo que se en­cuen­tren con una sel­va en la cual so­lo fal­te Tar­zán, a la ma­yo­ría de los hom­bres no les mo­les­ta unos pe­li­tos de más. An­te cual­quier crítica, pue­den siem­pre sa­car la car­ta de que ellos vie­nen bas­tan­te pe­lu­di­tos de fá­bri­ca –sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes–, y no­so­tras no nos que­ja­mos. ¡A ley pa­re­ja na­die se que­ja!

Mu­chas ve­ces el pro­ble­ma es que la otra per­so­na no es muy bue­na en la ma­te­ria. Lo me­jor an­te es­ta si­tua­ción es ha­blar al res­pec­to. Si ven que su pa­re­ja es­tá per­di­da allí aba­jo, pá­sen­le una brú­ju­la ha­cia sus or­gas­mos. Dí­gan­le con mu­cho tac­to lo que pre­fie­ren que ha­gan, qué ti­po de be­sos les gus­ta y cuá­les no.

Pe­ro, sin lu­gar a du­das, el peor de los ca­sos es cuan­do el chi­co no tie­ne in­ten­ción de ir ahí aba­jo por más de que us­te­des se lo pi­dan in­sis­ten­te­men­te. No te­man al re­cha­zo ni se en­tre­guen a su des­tino. En­cá­ren­le al res­pec­to y re­cuér­den­le ama­ble­men­te que en el se­xo ri­ge la ley de la re­ci­pro­ci­dad, y si él no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra be­sar­las, que no es­pe­re que no­so­tras lo ha­ga­mos.

Siem­pre hay que con­ver­sar so­bre las co­sas que nos gus­tan y las que no. Si bien es­te tal vez sea un te­ma su­ma­men­te in­có­mo­do pa­ra al­gu­nas, no hay na­da que no se pue­da re­sol­ver ha­blan­do. Es­tas con­ver­sa­cio­nes pue­den ser muy di­fí­ci­les de en­ca­rar, y pue­den vol­ver­se in­so­por­ta­ble­men­te in­có­mo­das, pe­ro al fi­nal, no hay na­da me­jor que ser ho­nes­tos con nues­tras pa­re­jas. Al fin y al ca­bo, no te­ne­mos na­da que per­der. Muy por el con­tra­rio, po­de­mos ter­mi­nar ga­nan­do una pa­re­ja ca­paz de lle­var­nos al gran “O” en un abrir y ce­rrar de bo­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.