Es­ce­na na­cio­nal: Pietro Scap­pi­ni y Ro­dri­go Sa­lo­món

LA DU­PLA CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CA DE 2018

High Class - - CONTENIDO - Por Patricia Lu­ján Aré­va­los

Ha­ce po­co más de un año, Ro­dri­go Sa­lo­món y Pietro Scap­pi­ni no se ima­gi­na­ban que es­ta­rían jun­tos al fren­te de una nue­va pe­lí­cu­la pa­ra­gua­ya. Es­te 2 de agos­to, Leal, so­lo hay una for­ma de vi­vir lle­gó pa­ra agre­gar un ca­pí­tu­lo más a la his­to­ria del ci­ne na­cio­nal.

Nos con­sul­ta­ron si no ten­dría­mos pro­ble­ma en co­di­ri­gir y si po­dría­mos de­jar los egos de la­do, sin sa­ber que los dos ya nos co­no­cía­mos y ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tos.

Pietro Scap­pi­ni

En los úl­ti­mos años, HEi Net­works creó una uni­dad des­ti­na­da a la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Sus pri­me­ros tí­tu­los fue­ron De­sea­rás al hom­bre de tu her­ma­na y Gra­cias, Gau­chi­to, am­bas en el rol de co­pro­duc­ción, y aso­cia­da a Aleph Me­dia y Ar­co Li­bre, del re­nom­bra­do pro­duc­tor ar­gen­tino Fer­nan­do So­ko­lo­wicz.

Leal, so­lo hay una for­ma de vi­vir es la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la pro­duc­to­ra; fue es­cri­ta por Andrés Ge­lós, en cu­yo ha­ber se en­cuen­tran se­ries de Fox La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo Kda­bra y

Cum­bia Nin­ja.

“Fui­mos con­tac­ta­dos de for­ma se­pa­ra­da por Andrés, el guionista, y Da­ni Da Ro­sa, el pro­duc­tor eje­cu­ti­vo. Nos en­tre­ga­ron el guion con un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad pa­ra que lo ana­li­ce­mos”, re­la­ta Pietro Scap­pi­ni, quien fue ele­gi­do pa­ra di­ri­gir el fil­me en con­jun­to con Ro­dri­go Sa­lo­món.

Am­bos rea­li­za­do­res cuen­tan con ex­pe­rien­cia en ci­ne de au­tor (en for­ma de cor­to­me­tra­jes) y pu­bli­ci­dad, y lle­van ade­lan­te sus pro­pias em­pre­sas del ru­bro au­dio­vi­sual: Re­no­va­tio Films, de Scap­pi­ni, y Cha­co Ren­tal, de Sa­lo­món.

De he­cho, Pietro y Ro­rro (co­mo es me­jor co­no­ci­do) ya tra­ba­ja­ron jun­tos con an­te­rio­ri­dad. “So­mos ami­gos des­de an­tes, siem­pre ad­mi­ra­mos el tra­ba­jo del otro, y la com­pa­ti­bi­li­dad ya ha­bía si­do pro­ba­da cuan­do tra­ba­ja­mos en la pos­pro­duc­ción de Lu­na de Ci­ga­rras”, ase­gu­ra Ro­dri­go, re­fi­rién­do­se a la pe­lí­cu­la na­cio­nal de 2015.

“La anéc­do­ta es bas­tan­te sim­pá­ti­ca”, ase­gu­ra Pietro, y agre­ga: “Nos con­sul­ta­ron si no ten­dría­mos pro­ble­ma en co­di­ri­gir y si po­dría­mos de­jar los egos de la­do, sin sa­ber que los dos ya nos co­no­cía­mos y ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tos no so­lo en un lar­go­me­tra­je, sino en

mu­chas pro­duc­cio­nes a ni­vel pu­bli­ci­ta­rio”.

Así fue que arran­có el pro­ce­so de pre­pro­duc­ción, el más im­por­tan­te de to­do au­dio­vi­sual. Los di­rec­to­res ex­pli­can que des­de el pri­mer día tra­ba­ja­ron con cro­no­gra­mas am­bi­cio­sos, de jor­na­das bien aco­ta­das y que su­po­nían un ver­da­de­ro desafío, a fin de com­pe­tir con los “tiem­pos in­ter­na­cio­na­les” de es­tre­nos mun­dia­les. Con una pla­ni­fi­ca­ción efi­cien­te y el buen re­par­to de res­pon­sa­bi­li­da­des, lle­va­ron la rea­li­za­ción de Leal de for­ma rá­pi­da sin des­cui­dar los pro­ce­sos téc­ni­cos y ar­tís­ti­cos que to­da pro­duc­ción de es­te ca­li­bre re­quie­re.

Ro­dri­go co­men­ta que des­de la pri­me­ra reunión que man­tu­vo con Pietro, ya sa­bían có­mo iban a con­tar es­ta his­to­ria, una ver­sión bien pa­ra­gua­ya del clá­si­co cuen­to de po­li­cías y ban­di­dos con sor­pren­den­tes twists de comedia. En Leal po­de­mos se­guir los pa­sos de un agen­te es­pe­cial que, en alian­za con au­to­ri­da­des, ana­lis­tas mi­li­ta­res y un gru­po es­pe­cia­li­za­do muy par­ti­cu­lar, bus­ca po­ner un fin a la có­mo­da vi­da cri­mi­nal de una or­ga­ni­za­ción nar­co­tra­fi­can­te.

“Los pri­me­ros in­di­cios de an­sie­dad, que has­ta hoy si­guen es­tan­do, se ge­ne­ra­ron en esa pri­me­ra lec­tu­ra del guion. Era atra­pan­te, con una es­truc­tu­ra só­li­da de ci­ne clá­si­co y de una mez­cla de gé­ne­ros que los dos es­tá­ba­mos bus­can­do pa­ra una ópe­ra pri­ma. De he­cho, era mu­cho más que eso, era un pro­yec­to gran­de”, re­cuer­da Sa­lo­món. El re­to que se les pre­sen­tó fue el de con­tar la his­to­ria con pre­su­pues­to y tiem­pos de fil­ma­ción aco­ta­dos.

Pietro men­cio­na que la ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las que ha­bían to­ma­do co­mo re­fe­ren­cia coin­ci­dían en con­te­ni­do, no así mu­cho en la

for­ma: “Ex­pe­ri­men­ta­mos con al­go que no so­lo re­for­za­ría la tra­ma ha­cién­do­la hi­per­rea­lis­ta y vi­bran­te, sino que tam­bién fa­ci­li­ta­ría las jor­na­das de ro­da­je en cuan­to a tiem­po se re­fie­re. Fue así co­mo sur­gió la op­ción de rea­li­zar to­da la pe­lí­cu­la hand held, es de­cir, con el re­cur­so de ‘cá­ma­ra en mano’”.

A par­tir de allí, el tra­ba­jo se cons­tru­yó so­bre una mis­ma ba­se, la mi­ra­da com­par­ti­da de Scap­pi­ni y Sa­lo­món. La di­vi­sión de res­pon­sa­bi­li­da­des en el set se dio por ra­zo­nes téc­ni­cas, ya que el pri­me­ro es di­rec­tor de fo­to­gra­fía, y el se­gun­do, edi­tor; ca­da uno apro­ve­chó sus es­pe­cia­li­za­cio­nes du­ran­te el ro­da­je.

Mien­tras Pietro se hi­zo car­go de una cá­ma­ra jun­to al di­rec­tor de fo­to­gra­fía de Leal, el ar­gen­tino Ni­co­lás Gor­la, Ro­rro tra­ba­jó de cer­ca con la coach de ac­tua­ción Fá­ti­ma Fer­nán­dez Cen­tu­rión pa­ra el desa­rro­llo de per­so­na­jes y la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va del film. La la­bor con­jun­ta de Pietro con Gor­la hi­zo po­si­ble ob­te­ner dos pla­nos de una mis­ma es­ce­na, en un mis­mo cor­te, lo­gran­do re­du­cir ca­si a la mi­tad el tiem­po de ro­da­je, lo­gro que fue po­si­ble gra­cias al apor­te de los di­rec­to­res a ni­vel in­fra­es­truc­tu­ra, por me­dio de Cha­co Ren­tal y Re­no­va­tio Films.

Apro­xi­ma­da­men­te, el crew fi­jo abar­có unas 80 per­so­nas. “Pe­ro con­tan­do to­da la gen­te que par­ti­ci­pó di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, que va des­de los ex­tras has­ta fuer­zas es­pe­cia­les de la Se­nad, sol­da­dos, ami­gos y con­tac­tos, se pue­de lle­gar fá­cil­men­te a las 500, o más”, reflexiona Ro­rro.

TEC­NO­LO­GÍA PA­RA EL AR­TE

Al con­sul­tar­les có­mo in­flu­ye la tec­no­lo­gía en el ro­da­je de una pe­lí­cu­la de ac­ción, am­bos ase­gu­ran que es una pie­dra an­gu­lar pa­ra el pro­duc­to fi­nal. “In­flu­ye de ma­ne­ra di­rec­ta y Holly­wood nos lo re­cuer­da. La ca­li­dad de la ima­gen, el so­ni­do, su di­se­ño, la mez­cla y el sound­track, to­do de­be es­tar muy cui­da­do. No­so­tros uti­li­za­mos cá­ma­ras RED Epic-W 8K y RED Scar­let-W 5K, cá­ma­ras es­tán­dar en la in­dus­tria del ci­ne hoy, y óp­ti­cas Coo­ke Pan­chro S2 y S3 pa­ra dar un look vin­ta­ge”, agre­ga Pietro Scap­pi­ni.

“En­ton­ces la com­bi­na­ción en pos­pro­duc­ción fue per­fec­ta”, ase­gu­ra, por su par­te, Ro­rro. “Se pu­do lle­var el look ha­cia don­de que­ría­mos, sin per­der ca­li­dad. Por otro la­do, co­mo no­so­tros mis­mos edi­ta­mos la pe­lí­cu­la, nos re­sul­tó muy có­mo­do ma­ni­pu­lar es­te ma­te­rial pe­sa­do RAW 8K por­que te­ne­mos is­las pre­pa­ra­das pa­ra di­chos pro­ce­sos”, re­ve­la.

Por su­pues­to, Leal cuen­ta con al­ta ca­li­dad de efec­tos es­pe­cia­les. Es una com­bi­na­ción de FX en ro­da­je con dis­pa­ros e im­pac­tos y VFX ( vi­sual ef­fects) co­mo par­tí­cu­las, re­fuer­zos de 3D, más im­pac­tos y más dis­pa­ros, rea­li­za­dos en pos­pro­duc­ción por Po­cho­clo Stu­dios.

Por eso, Leal es una pe­lí­cu­la de en­tre­te­ni­mien­to por so­bre to­do. “El ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano siem­pre fue muy egoís­ta con el es­pec­ta­dor, por­que mu­chos di­rec­to­res no sa­ben a dón­de apun­tar. Un rea­li­za­dor que abor­da el ci­ne de au­tor, ar­te y en­sa­yo, que quie­re es­tre­nar en un fes­ti­val, es dis­tin­to; tie­ne cla­ro cuál es su ob­je­ti­vo y si quie­re pro­po­ner nue­vas poé­ti­cas, es to­tal­men­te vá­li­do por­que sus es­pec­ta­do­res van a un fes­ti­val es­pe­ran­do eso, cier­ta rup­tu­ra con el len­gua­je clá­si­co del ci­ne”, reflexiona la du­pla. Sa­lo­món po­ne de ma­ni­fies­to cuál es la mi­sión de es­ta obra: “Nues­tro film no es de fes­ti­va­les, es­tá apun­ta­do a un pú­bli­co ma­si­vo. Es en­tre­te­ni­mien­to a tra­vés del drama, la ac­ción, el cri­men e, in­clu­so, has­ta la comedia”.

“Ha­bla­mos mu­cho de los pro­ce­sos, del ci­ne en ge­ne­ral, pe­ro nos ol­vi­da­mos de la his­to­ria que se cuen­ta”, pun­tua­li­za Ro­dri­go Sa­lo­món. La pe­lí­cu­la es­tá ins­pi­ra­da en di­ver­sos he­chos reales, y a tra­vés de su for­ma en­tre­te­ni­da de re­la­tar­los atrae­rá al pú­bli­co, sin du­da al­gu­na, con hé­roes que es­tán en­tre no­so­tros y son reales

Nues­tro film no es de fes­ti­va­les, es­tá apun­ta­do a un pú­bli­co ma­si­vo. Es en­tre­te­ni­mien­to a tra­vés del drama, la ac­ción, el cri­men e, in­clu­so, has­ta la comedia.

Ro­dri­go Sa­lo­món

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.