Coaching: El ni­ño que vi­ve en el adul­to

El ar­te de li­diar con la in­fan­cia co­mo adul­tos

High Class - - CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bí a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Di­ce Vin­cent Lom­bar­di que “la me­di­da de lo que so­mos es lo que ha­ce­mos con lo que te­ne­mos”, y yo me per­mi­to agre­gar “con lo que vi­vi­mos”. Uno de los be­ne­fi­cios que te da la he­rra­mien­ta del coaching es que te mues­tra la im­por­tan­cia del pa­pel pro­ta­gó­ni­co que to­dos te­ne­mos en nues­tra pro­pia vi­da.

Ob­via­men­te, to­dos los adul­tos de hoy, fui­mos ni­ños al­gu­na vez. Y ese es­ta­do tan pu­ro y na­tu­ral si­gue sien­do nues­tro, so­lo que en al­gu­nos ca­sos ya dis­fra­za­dos por otras ca­pas que fui­mos agre­gán­do­le. En el fon­do, to­dos se­gui­mos te­nien­do a nues­tro ni­ño in­te­rior. Las ha­bi­li­da­des de la in­fan­cia que más va­lo­ro son la cu­rio­si­dad, la ca­pa­ci­dad de asom­bro, la ale­gría, la es­pon­ta­nei­dad, la aper­tu­ra al apren­di­za­je, las ocu­rren­cias. De vez en cuan­do po­de­mos sa­car a pa­sear es­tas ha­bi­li­da­des hoy.

Al­gu­nas de las co­sas que no po­de­mos ele­gir al na­cer son a nues­tros pa­dres y la fa­mi­lia que te­ne­mos. Por lo tan­to, no te­ne­mos otra op­ción que acep­tar la in­fan­cia que tu­vi­mos, así tal co­mo fue. Sim­ple­men­te es lo que nos to­có. Aho­ra, ¿qué ha­ce­mos con es­ta eta­pa de nues­tra vi­da, es­pe­cial­men­te, si fue do­lo­ro­sa o trau­má­ti­ca? El pa­sa­do no po­de­mos cam­biar­lo, pe­ro sí la ma­ne­ra de ela­bo­rar esas co­sas que nos pa­sa­ron, eso nos da­rá la opor­tu­ni­dad de en­ca­rar de for­ma di­fe­ren­te el pre­sen­te que te­ne­mos en mano.

Creo im­por­tan­te pen­sar en los pa­sos pa­ra la acep­ta­ción a nues­tra pro­pia in­fan­cia:

RE­CO­NO­CER LAS RAÍ­CES.

El ori­gen de quié­nes so­mos, de dón­de ve­ni­mos, quié­nes son nues­tros an­ces­tros, es fun­da­men­tal pa­ra la psi­quis hu­ma­na pues ge­ne­ra iden­ti­dad y per­te­nen­cia. Dos va­lo­res fuer­tes en la cons­truc­ción de la per­so­na­li­dad y au­to­es­ti­ma. Dar gra­cias a nues­tros pa­dres por la opor­tu­ni­dad de la vi­da, sin ellos no se­ría­mos quie­nes so­mos.

AGRA­DE­CER LO QUE VI­VI­MOS.

Las ex­pe­rien­cias pue­den ser tan va­ria­das co­mo las huellas di­gi­ta­les, por lo tan­to, to­das las vi­ven­cias son par­te de nues­tra his­to­ria. Va­lo­rar lo que ex­pe­ri­men­ta­mos, sin jui­cio al­guno, por­que es de­bi­do a esas anéc­do­tas que so­mos quie­nes so­mos hoy. To­das las ex­pe­rien­cias su­man, so­lo hay que apren­der a ca­pi­ta­li­zar­las.

NA­DIE SA­LE ILE­SO DE LA NI­ÑEZ.

Y la ni­ñez se aca­ba. Es­ta fra­se me re­pe­tía va­rias ve­ces mi psi­co­te­ra­peu­ta, mos­tran­do que to­dos te­ne­mos al­go que “pro­ce­sar” de nues­tra in­fan­cia por más bue­na que ha­ya si­do. To­dos te­ne­mos al­gu­na fa­ce­ta o si­tua­ción de la in­fan­cia que ne­ce­si­ta­mos re­pa­rar, por­que no te­ne­mos (ni so­mos) pa­dres per­fec­tos. En­ton­ces, de­be­mos re­co­no­cer que hay he­ri­das que ne­ce­si­tan ser sa­na­das pa­ra es­tar en paz y, con la ma­du­rez de un adul­to, em­pe­zar a cons­truir la vi­da que desea­mos y po­de­mos te­ner. ¡Qué sa­tis­fac­ción re­co­no­cer que so­mos hu­ma­nos, frá­gi­les pe­ro con una re­si­lien­cia im­po­nen­te que nos per­mi­te ser per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas!

Pa­ra aque­llos lec­to­res que eli­gie­ron ser pa­dres, me vie­ne a la men­te el di­cho que di­ce: “no pre­pa­res el ca­mino pa­ra tus hi­jos, sino pre­pa­ra a tus hi­jos pa­ra el ca­mino”. Fra­se más que acer­ta­da ya que co­mo pa­dres de­be­mos for­mar a nues­tros hi­jos en esas ha­bi­li­da­des hu­ma­nas que se­rán de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra su vi­da adul­ta. El ca­mino nun­ca po­dre­mos pre­pa­rar­lo, pe­ro si po­de­mos em­po­de­rar­los a ellos con he­rra­mien­tas y ha­bi­li­da­des que les per­mi­tan de­fen­der­se y po­si­cio­nar­se de una for­ma po­si­ti­va. ¡ Y qué me­jor que en­tre­nar­los con nues­tro pro­pio ejem­plo!

Otra pre­mi­sa bien so­na­da es “no quie­ro que mis hi­jos su­fran”. Na­da más erra­do. No po­de­mos pen­sar que nues­tros hi­jos no su­fri­rán, eso no exis­te por­que el su­fri­mien­to es par­te de la vi­da. El do­lor per­mi­te que po­da­mos evo­lu­cio­nar y tras­cen­der, y eso de­be­mos fo­men­tar en nues­tros pro­pios hi­jos.

En­ton­ces no que­da otra con­sig­na que pro­ce­sar nues­tra in­fan­cia, te­ner las ha­bi­li­da­des in­na­tas de los ni­ños pa­ra no per­der el va­lor de la vi­da y re­fle­xio­nar so­bre el es­ti­lo de pa­dres que es­ta­mos sien­do. Na­die di­jo que se­ría fá­cil ser­lo, pe­ro es un rol que desafía y ape­la a la va­len­tía per­ma­nen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.