Eco­no­mía: Sa­lud fi­nan­cie­ra

Por la paz mental

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Adriana Bock, eco­no­mis­ta

Vi­via­na, una des­ta­ca­da eje­cu­ti­va co­mer­cial de 39 años, sol­te­ra y con bue­nos in­gre­sos, de­ci­dió re­cu­rrir a una con­sul­to­ría fi­nan­cie­ra per­so­nal, pues des­de ha­ce cier­to tiem­po se sien­te es­tan­ca­da en es­te as­pec­to de su vi­da. Sien­te que no ha pro­gre­sa­do al rit­mo que es­pe­ra­ba, y lle­gó a la con­clu­sión de que la ayu­da pro­fe­sio­nal po­dría ser­le útil.

El prin­ci­pal mo­ti­vo que lle­vó a Vi­via­na a to­mar es­ta decisión fue que se sen­tía frus­tra­da, pe­ro, an­te to­do, con mie­do de lle­gar a los 40 sin ha­ber rea­li­za­do ac­cio­nes co­rrec­tas pa­ra en­ca­mi­nar­se ha­cia las me­tas más re­le­van­tes que se ha­bía pro­pues­to en lo económico: con­tar con un fon­do de emer­gen­cias, mu­dar­se a vi­vir so­la y rea­li­zar in­ver­sio­nes que le per­mi­tie­ran sos­te­ner un ni­vel de vi­da tran­qui­lo lue­go de los 60 años. Tam­bién te­mía que si lle­ga­ra a pre­sen­tar­se una si­tua­ción de en­fer­me­dad gra­ve, no tu­vie­ra có­mo afron­tar gas­tos mé­di­cos de al­to cos­to.

La in­co­mo­di­dad que ex­pe­ri­men­ta­ba Vi­via­na na­da te­nía que ver con pri­va­cio­nes de al­gún ti­po, sino to­do lo con­tra­rio: sur­gió a raíz de la en­fer­me­dad que con­tra­jo una ami­ga su­ya, cu­yo tra­ta­mien­to de ele­va­do cos­to le lle­vó a to­mar cons­cien­cia de su pro­pia si­tua­ción de gas­tos ex­ce­si­vos y fal­ta de aho­rro.

Aun cuan­do to­dos los años es be­ne­fi­cia­da con un bono de dis­tri­bu­ción de uti­li­da­des que, en nú­me­ros sim­ples, equi­va­le a un se­gun­do agui­nal­do, no con­si­gue dis­fru­tar de es­te di­ne­ro pues lo des­ti­na ca­si en su to­ta­li­dad a sal­dar sus deu­das acu­mu­la­das de tar­je­tas de cré­di­to.

Ha­cien­do un cálcu­lo rá­pi­do, la su­ma to­tal de los bo­nos per­ci­bi­dos du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años su­pera los 40 mi­llo­nes de gua­ra­níes. Sin em­bar­go, los aho­rros de Vi­via­na du­ran­te es­te tiem­po equi­va­len a ce­ro.

An­te es­ta reali­dad, nues­tra ami­ga de­ci­dió trans­for­mar­la, tan­to pa­ra el pre­sen­te co­mo pa­ra el fu­tu­ro. Co­mo re­sul­ta­do del ase­so­ra­mien­to que re­ci­bió, es­ta­ble­ció un pla­zo con­cre­to pa­ra re­ver­tir erro­res y sen­tar las ba­ses de su nue­va vi­da fi­nan­cie­ra.

A con­ti­nua­ción, las cla­ves de su es­tra­te­gia: Ser pa­cien­te y or­de­nar sus prio­ri­da­des: Equi­va­le a com­pren­der que, si bien po­de­mos al­can­zar to­do lo que nos pro­po­ne­mos, di­fí­cil­men­te lo po­da­mos lo­grar to­do al mis­mo tiem­po.

Apren­der a vi­vir con su suel­do: Cuan­do los gas­tos su­pe­ran los in­gre­sos, la di­fe­ren­cia se trans­for­ma en deu­da, y es­ta, acu­mu­la­da, ter­mi­na car­co­mien­do cual­quier in­gre­so ex­tra que, de otra for­ma, po­dría con­ver­tir­se en aho­rro.

Es­ta­ble­cer­se me­tas anua­les de aho­rro: Lo ideal es lle­gar a aho­rrar el 10 % de la to­ta­li­dad de los in­gre­sos, pe­ro es­ta me­ta no de­be ser cum­pli­da to­dos los me­ses, ne­ce­sa­ria­men­te, sino que pue­de ser con­si­de­ra­da de for­ma anual. De es­ta for­ma, si la ca­pa­ci­dad de aho­rro men­sual no al­can­za el men­cio­na­do por­cen­ta­je, la me­ta igual­men­te pue­de ser al­can­za­da me­dian­te in­gre­sos adi­cio­na­les, co­mo bo­nos o agui­nal­dos.

Fi­nan­ciar so­lo gas­tos ex­tra­or­di­na­rios, co­mo via­jes, bie­nes du­ra­de­ros o tra­ta­mien­tos mé­di­cos de al­to cos­to: La deu­da no es­tá prohi­bi­da siem­pre y cuan­do uti­li­ce­mos el cré­di­to de for­ma in­te­li­gen­te. Cuan­do com­pra­mos en cuo­tas, la can­ti­dad de es­tas no de­be su­pe­rar al tiem­po de vi­da útil de aque­llo que ad­qui­ri­mos.

So­lo in­tro­du­cir una nue­va deu­da en cuo­tas lue­go de ha­ber can­ce­la­do otra: Es­ta es,

Lo ideal es lle­gar a aho­rrar el 10 % de la to­ta­li­dad de los in­gre­sos, pe­ro es­ta me­ta no de­be ser cum­pli­da to­dos los me­ses, ne­ce­sa­ria­men­te, sino que pue­de ser con­si­de­ra­da de for­ma anual.

Una de las ven­ta­jas de te­ner un fon­do de emer­gen­cias es que, en ca­so de ne­ce­si­dad, po­de­mos pres­tar­nos di­ne­ro a no­so­tros mis­mos, pe­ro sin in­tere­ses.

de­fi­ni­ti­va­men­te, la re­gla de oro que pue­de sal­var­te del so­bre­en­deu­da­mien­to.

Con­ver­tir­nos en nues­tro pro­pio ban­co: Una de las ven­ta­jas de te­ner un fon­do de emer­gen­cias es que, en ca­so de ne­ce­si­dad, po­de­mos pres­tar­nos di­ne­ro a no­so­tros mis­mos, pe­ro sin in­tere­ses. Eso sí, co­mo en cual­quier otro prés­ta­mo, de­be­mos cum­plir con el com­pro­mi­so de de­vol­ver­lo, es de­cir, re­po­ner el mon­to uti­li­za­do.

Con­tar con un buen plan de co­ber­tu­ra mé­di­ca pri­va­da, ade­más de la co­ber­tu­ra obli­ga­to­ria del se­gu­ro es­ta­tal.

Cul­ti­var el con­ten­ta­mien­to: Las co­sas no tie­nen por qué ser per­fec­tas, pe­ro Vi­via­na de­ci­dió en­fo­car­se en en­con­trar lo po­si­ti­vo en cual­quier si­tua­ción. De su ami­ga apren­dió que la ac­ti­tud con la que en­ca­ra­mos las ad­ver­si­da­des mar­ca la di­fe­ren­cia.

Me lle­na de ale­gría com­par­tir con­ti­go las es­tra­te­gias ga­na­do­ras de Vi­via­na, y es­toy se­gu­ra de que, si las po­nés en prác­ti­ca, vos tam­bién vas a po­der dis­fru­tar de una bue­na sa­lud fi­nan­cie­ra y, prin­ci­pal­men­te, de paz mental an­te ca­si cual­quier si­tua­ción que te to­que vi­vir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.