Pu­bli­no­ta: Joy by Dior

High Class - - HC/CONTENIDO -

La fir­ma fran­ce­sa Dior de­fi­ne su mi­sión co­mo la bús­que­da de la fe­li­ci­dad fe­me­ni­na, una me­ta que se de­fi­nió con su crea­ción, ya en el año 1947. Hoy, en lí­nea con ese ob­je­ti­vo, lan­za una fra­gan­cia que se perfila co­mo el nue­vo gran per­fu­me fe­me­nino: Joy.

“La fe­li­ci­dad es el se­cre­to de to­da be­lle­za, no hay be­lle­za sin fe­li­ci­dad”. Con es­tas pa­la­bras, Ch­ris­tian Dior in­mor­ta­li­zó un con­cep­to que se ex­ten­dió des­de la mi­tad del si­glo pa­sa­do has­ta nues­tros días, ilus­tra­do por los di­se­ña­do­res que si­guie­ron sus pa­sos, y más re­cien­te­men­te por Fra­nçois De­machy, per­fu­mis­ta de la mai­son, pa­ra la crea­ción de Joy eau de par­fum.

Se­gún De­machy, la crea­ción de un nue­vo per­fu­me Dior es un acon­te­ci­mien­to en va­rios ni­ve­les, tan­to el per­so­nal co­mo el pro­fe­sio­nal. “Tie­ne que unir gé­ne­ros, se­du­cir tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res. De­be po­seer una ex­ten­sa y ge­ne­ro­sa di­men­sión, una fir­ma fuerte”, di­ce so­bre el rol de la fra­gan­cia.

Pa­ra Joy, to­do par­tió de ese nom­bre, de esa idea­li­za­ción de la be­lle­za más pu­ra y uni­ver­sal pa­ra las mu­je­res del mun­do en­te­ro. En sus pa­la­bras, ese tí­tu­lo es cor­to y vi­vo, pe­ro sin gran­di­lo­cuen­cia; abier­to a un sin­fín de po­si­bi­li­da­des. “Pa­ra con­tar su his­to­ria, he ele­gi­do crear una es­te­la en­vol­ven­te, mar­ca­da al mis­mo tiem­po por la sua­vi­dad y por la ener­gía. Joy by Dior es un so­plo, un ca­mino que te si­gue y que te trans­por­ta”, ase­gu­ra.

El per­fu­me es la in­ter­pre­ta­ción ol­fa­ti­va de la luz, una es­te­la de ca­da per­so­na per­ci­be a su ma­ne­ra gra­cias a la mul­ti­pli­ci­dad de to­ques aro­má­ti­cos. La expresión es lim­pia co­mo agua cris­ta­li­na, pe­ro de va­rias fa­ce­tas, nun­ca igual en dos mu­je­res, con­tri­bu­yen­do a la expresión úni­ca de ca­da per­so­na­li­dad.

El pri­mer so­plo de ale­gría vie­ne de la cás­ca­ra de ber­ga­mo­ta y la man­da­ri­na sub­ra­ya­da de al­dehí­dos, que ex­plo­tan al uní­sono con las flo­res. De­machy op­tó por in­cluir dos en es­ta fór­mu­la; una es la ro­sa, usa­da tan­to en esen­cia co­mo en ab­so­lu­to; y el jaz­mín, aro­ma em­bria­ga­dor por ex­ce­len­cia. Ro­sa y jaz­mín se mez­clan con esas fru­tas bien ju­go­sas pa­ra lo­grar una son­ri­sa vi­bran­te.

Se­gui­da­men­te, se per­ci­be una sua­ve ca­ri­cia de las ma­de­ras, un te­nor lác­teo que en­can­ta al

El per­fu­me es la in­ter­pre­ta­ción ol­fa­ti­va de la luz, una es­te­la de ca­da per­so­na per­ci­be a su ma­ne­ra gra­cias a la mul­ti­pli­ci­dad de to­ques aro­má­ti­cos.

ol­fa­to. Se tra­ta de un sán­da­lo muy cá­li­do y cre­mo­so, en­vol­ven­te, sos­te­ni­do por una piz­ca de ce­dro y de pa­chu­lí. El acor­de em­pol­va­do es un apor­te de los al­miz­cles, es­pe­cial­men­te es­co­gi­dos por el per­fu­mis­ta pa­ra dar car­no­si­dad a las ma­de­ras y las flo­res. El efec­to es de una fra­gan­cia ín­ti­ma, su­til­men­te sen­sual.

BRI­LLAN­TE

Na­die más chis­pean­te o in­ten­sa­men­te ale­gre que Jen­ni­fer La­we­ren­ce, una fuer­za de la na­tu­ra­le­za y po­see­do­ra de be­lle­za ex­plo­si­va. Co­mo ac­triz, su ta­len­to es­tá fue­ra de to­da nor­ma y, co­mo ima­gen de Dior, ha lle­va­do ese to­que de fres­cu­ra a la mar­ca.

Na­die es más apro­pia­da que Jen­ni­fer pa­ra en­car­nar a la mu­jer Joy, sal­tan­do en full glam a una pis­ci­na azul en con­tras­te con sus la­bios ro­jos y su ru­bia me­le­na, ata­via­da en una crea­ción de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri pa­ra la tem­po­ra­da oto­ño in­vierno 2016-2017.

En el fil­me que acom­pa­ña la cam­pa­ña de es­te per­fu­me, la ac­triz de 28 años fue di­ri­gi­da por Fran­cis Lawrence, quien es­tu­vo al man­do de la sa­ga The Hun­ger Ga­mes, que tan glo­bal y fa­mo­sa hi­zo a Jenn. “El me­jor ti­po de ale­gría es im­pre­de­ci­ble, co­mo ella. Ella ha traí­do ale­gría a mi vi­da, co­mo ami­ga y co­mo in­tér­pre­te. Ha­ce que las gra­ba­cio­nes sean di­ver­ti­das y siem­pre im­pre­sio­na con sus ta­len­tos”, di­ce el di­rec­tor.

Y, por su­pues­to, Jenn es­tá en­can­ta­da con el per­fu­me: “Lo amo, es cí­tri­co, flo­ral y fres­co”. Au­tén­ti­ca en to­das sus fa­ce­tas, da a Joy los co­lo­res de su na­tu­ral fe­mi­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.