Se­xo: Due­ña de tu cuerpo

SE­XUA­LI­DAD EN TIEM­POS DEL CÁN­CER

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

En un país co­mo el nues­tro, la se­xua­li­dad fe­me­ni­na si­gue sien­do con­si­de­ra­da ta­bú, y por es­ta ra­zón es uno de los te­mas me­nos con­si­de­ra­dos al abor­dar los efec­tos del cán­cer en la vi­da de una mu­jer. Con la ayu­da de Ma­ría Ro­sa Ap­ple­yard, psi­có­lo­ga clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en se­xo­lo­gía y te­ra­pia de pa­re­ja, des­ci­fra­mos los efec­tos de la en­fer­me­dad en el de­seo, los cam­bios en la au­to­es­ti­ma y los be­ne­fi­cios de la vi­da se­xual ple­na en la re­cu­pe­ra­ción. Ma­ría Ro­sa Ap­ple­yard tie­ne una am­plia ex­pe­rien­cia de­ba­tien­do te­mas re­la­cio­na­dos con el se­xo, pues ade­más de ser psi­có­lo­ga clí­ni­ca po­see un más­ter en se­xo­lo­gía y te­ra­pia de pa­re­ja. De he­cho, es la pre­si­den­ta de la So­cie­dad Pa­ra­gua­ya de Es­tu­dios so­bre Se­xua­li­dad Hu­ma­na (SPESH) y ge­ren­te de pro­yec­tos de Edu­ca­ción, Clí­ni­ca en In­ves­ti­ga­ción en Se­xua­li­dad (ECIS).

Una de las funciones prin­ci­pa­les de la se­xua­li­dad es el pla­cer, y to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos de­re­cho a dis­fru­tar­lo. La es­pe­cia­lis­ta men­cio­na que mien­tras es­te dis­fru­te no ge­ne­re da­ño a la per­so­na, a su pa­re­ja o a ter­ce­ros, ca­da si­tua­ción pue­de es­tar su­pe­di­ta­da a sus pro­pios de­seos.

Es por eso que una se­xua­li­dad ple­na pue­de per­mi­tir dis­fru­tar de una sen­sa­ción de bienestar fí­si­co y psi­co­ló­gi­co, lo que a su vez ge­ne­ra efec­tos be­ne­fi­cio­sos tan­to en la ca­li­dad de las re­la­cio­nes de pa­re­ja co­mo en el bienestar emo­cio­nal de ca­da uno. “Pue­de po­ten­ciar una ac­ti­tud más po­si­ti­va en cuan­to el es­ta­do de áni­mo ge­ne­ral. En es­te sen­ti­do, per­mi­te afian­zar la vi­da se­xual, me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da e, in­clu­so, pre­ve­nir ma­les­ta­res ma­yo­res co­mo la de­pre­sión”, ase­gu­ra Ap­ple­yard.

“Por lo tan­to, una vi­da se­xual ple­na es aque­lla que per­mi­te desa­rro­llar y dis­fru­tar de to­dos es­tos as­pec­tos de for­ma li­bre y res­pon­sa­ble, in­dis­tin­ta­men­te de la con­di­ción en la que se en­cuen­tre”, agre­ga. En­fren­tar una pa­to­lo­gía co­mo el cán­cer de ma­ma pro­vo­ca cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la vi­da ín­ti­ma de la per­so­na y, a fin de evi­tar que se ge­ne­re un de­te­rio­ro en es­te as­pec­to, es im­por­tan­te con­si­de­rar las op­cio­nes más fun­cio­na­les du­ran­te y des­pués del tra­ta­mien­to.

La al­ta in­ci­den­cia de es­te diag­nós­ti­co en Pa­ra­guay ha­ce que las mu­je­res se vean ex­pues­tas a las his­to­rias de ami­gas, com­pa­ñe­ras, pa­rien­tes o pa­re­jas que pu­die­ron ha­ber pa­sa­do por si­tua­cio­nes si­mi­la­res. Ap­ple­yard men­cio­na que es­to pue­de pro­vo­car sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios en­tre en­fren­tar la muer­te y la es­pe­ran­za de cu­ra, o bien an­te el pro­ce­so que exi­ja cam­bios drás­ti­cos en su vi­da.

La se­xua­li­dad ple­na pue­de po­ten­ciar una ac­ti­tud más po­si­ti­va. En es­te sen­ti­do, per­mi­te afian­zar la vi­da se­xual, me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da e, in­clu­so, pre­ve­nir ma­les­ta­res ma­yo­res co­mo la de­pre­sión.

AU­TO­ES­TI­MA EN DE­CLI­VE

La ex­po­si­ción a los di­fe­ren­tes y con­ti­nuos es­tu­dios, la in­cer­ti­dum­bre de los re­sul­ta­dos, los tra­ta­mien­tos, los efec­tos ad­ver­sos de los mis­mos, son so­lo al­gu­nos de los ele­men­tos que pue­den ge­ne­rar un tre­men­do des­gas­te fí­si­co y emo­cio­nal en las mu­je­res an­te el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma. “Por eso, es re­co­men­da­ble te­ner en cuen­ta tam­bién el as­pec­to emo­cio­nal de la mu­jer al mo­men­to de acom­pa­ñar­la en es­te pro­ce­so, así co­mo en­ten­der la di­fi­cul­tad que pue­de pro­vo­car en ella la acep­ta­ción de su pa­to­lo­gía”, aco­ta.

Po­cas per­so­nas son cons­cien­tes de los efec­tos de una en­fer­me­dad de tal en­ver­ga­du­ra en las di­men­sio­nes más pri­va­das del ser hu­mano. Ma­ría Ro­sa Ap­ple­yard co­men­ta que exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que ava­lan que

uno de los te­mo­res prin­ci­pa­les de las mu­je­res an­te un diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma, es la re­per­cu­sión que ten­drá so­bre su au­to­per­cep­ción fe­me­ni­na: “Exis­te una pre­sión so­cial muy fuerte so­bre los as­pec­tos que tie­nen que ver con la ‘per­fec­ción’ del cuerpo. Per­der par­te de esa per­fec­ción po­dría ge­ne­rar te­mo­res in­ten­sos de aban­dono de la pa­re­ja, de con­ver­tir­se en al­guien in­ca­paz de ge­ne­rar de­seo, de que­dar ‘in­com­ple­ta’ y de dar fin abrup­ta­men­te a su vi­da se­xual. Por es­tas ra­zo­nes, sue­le ver­se afec­ta­da la au­to­ima­gen, el au­to­es­ti­ma y la au­to­per­cep­ción se­xual”.

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Bra­sil, las mu­je­res que re­ci­bie­ron re­cons­truc­ción ma­ma­ria pos­te­rior a la mas­tec­to­mía pre­sen­ta­ron me­jo­res pun­tua­cio­nes en cuan­to a la sa­tis­fac­ción y acep­ta­ción de su cuerpo, así co­mo me­jo­rías en lo que res­pec­ta a su se­xua­li­dad. De ma­ne­ra si­mi­lar, otras in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Fran­cia y Chi­na com­pro­ba­ron que las mu­je­res que no se rea­li­za­ban re­cons­truc­ción ma­ma­ria, pos­te­rior a la ope­ra­ción, de­mo­ra­ban más tiem­po en re­po­ner su ca­li­dad de vi­da.

“Exis­ten es­tu­dios ac­tua­les que de­mues­tran que las mu­je­res con cán­cer de ma­ma po­drían dis­mi­nuir o evi­tar los en­cuen­tros se­xua­les du­ran­te el pro­ce­so de tra­ta­mien­to, y que tam­bién po­drían pre­sen­tar dis­fun­cio­nes en las di­fe­ren­tes fa­ses de la res­pues­ta se­xual”, ase­gu­ra la pro­fe­sio­nal.

Se­gún el ti­po de in­ter­ven­ción que exi­ja el tra­ta­mien­to, es­te po­dría te­ner un efec­to di­rec­to so­bre la res­pues­ta se­xual. Cuan­do de tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les se tra­ta, de ra­dio o qui­mio­te­ra­pia, ge­ne­ral­men­te se ma­ni­fies­tan dis­mi­nu­ción del de­seo se­xual, dis­mi­nu­ción de la ex­ci­ta­ción y fal­ta de lu­bri­ca­ción, do­lo­res du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les y anor­gas­mia. De he­cho, mu­chas de las ve­ces, se de­be a la me­no­pau­sia pre­coz que se da en con­se­cuen­cia del tra­ta­mien­to.

La su­ma de los fac­to­res ge­ne­ra un es­trés par­ti­cu­lar, so­bre to­do en lo re­la­cio­na­do con la in­ti­mi­dad. “Cuan­do el tra­ta­mien­to im­pli­ca ope­ra­cio­nes, las con­di­cio­nes que tie­nen que ver con el in­te­rés y las ga­nas de te­ner se­xo, las fre­cuen­cias de las re­la­cio­nes, el sen­tir­se desea­da, la sa­tis­fac­ción, la fal­ta de in­ti­mi­dad, la au­to­ima­gen, la ver­güen­za y los pro­ble­mas en la co­mu­ni­ca­ción con la pa­re­ja, po­drían co­la­bo­rar a des­me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”, pun­tua­li­za.

RECONFIGURAR LA IN­TI­MI­DAD

Se­gún Ma­ría Ro­sa Ap­ple­yard, exis­ten es­tu­dios ac­tua­les que de­mues­tran que las re­la­cio­nes se­xua­les po­drían te­ner un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre el es­ta­do de áni­mo de la mu­jer que es­tá atra­ve­san­do por al­gún tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer de ma­ma, así co­mo tam­bién el con­tar con el apo­yo y la con­ten­ción de la pa­re­ja en ese mo­men­to. Es­tos fac­to­res per­mi­ten que la si­tua­ción pue­da ser vi­ven­cia­da con ma­yor op­ti­mis­mo.

Es nor­mal que dis­mi­nu­ya la fre­cuen­cia de las re­la­cio­nes, te­nien­do en cuen­ta el es­trés que pue­den ge­ne­rar y exi­gir to­dos los cam­bios por los que atra­vie­sa una mu­jer en tra­ta­mien­to.

La vi­da se­xual sa­na es par­te su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de una con­di­ción co­mo es­ta. “Pa­ra al­gu­nas, sig­ni­fi­ca una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra ocu­par­se de ella mis­ma, dar­le un nue­vo sen­ti­do a su vi­da se­xual y afec­ti­va, así co­mo tam­bién vi­vir más en con­tac­to con su cuerpo y sus de­seos. In­dis­tin­ta­men­te de que se en­cuen­tre o no en una re­la­ción de pa­re­ja, es ne­ce­sa­rio que la mu­jer se­pa que es­ta pa­to­lo­gía no ter­mi­na con su vi­da se­xual; si bien po­dría mo­di­fi­car­la, po­dría re­sul­tar en una si­tua­ción nue­va que le per­mi­ta vi­vir­la de una for­ma más am­plia, sa­lu­da­ble y has­ta más sa­tis­fac­to­ria”, apun­ta Ap­ple­yard.

De acuer­do con su ex­pe­rien­cia, Ma­ría Ro­sa sa­be que an­te es­te diag­nós­ti­co la preo­cu­pa­ción se con­cen­tra en lo más ur­gen­te y prio­ri­ta­rio: el tra­ta­mien­to a rea­li­zar, al­go que im­pli­ca un pro­ce­so car­ga­do de es­trés y mu­cho te­mor.

Es nor­mal que dis­mi­nu­ya la fre­cuen­cia de las re­la­cio­nes, te­nien­do en cuen­ta el es­trés que pue­den ge­ne­rar y exi­gir to­dos los cam­bios por los que atra­vie­sa una mu­jer en tra­ta­mien­to.

“A ve­ces, es­tas si­tua­cio­nes re­quie­ren de un apo­yo pro­fe­sio­nal en cuan­to a la te­ra­pia de pa­re­ja pa­ra, de es­ta for­ma, po­der ayu­dar a ma­ne­jar aque­llas si­tua­cio­nes que pu­die­ran in­ter­fe­rir con la in­ti­mi­dad, la co­mu­ni­ca­ción, la se­duc­ción, la vi­da se­xual y a la re­la­ción afec­ti­va”, agre­ga.

Los abor­da­jes ac­tua­les per­mi­ten tra­ba­jar en los as­pec­tos de do­lor, acep­ta­ción o te­mo­res que pue­dan afec­tar la re­la­ción, y po­ten­ciar otros as­pec­tos más sa­lu­da­bles pa­ra am­bos, sin de­jar de ha­cer los che­queos ne­ce­sa­rios de con­trol.

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes, po­dría to­mar de seis me­ses a un año pos­te­rior al tra­ta­mien­to res­ta­ble­cer la vi­da se­xual de ma­ne­ra es­ta­ble, pe­ro es­tos már­ge­nes son re­la­ti­vos a las con­di­cio­nes de ca­da per­so­na y de la vi­da en pa­re­ja.

Lo prin­ci­pal es mo­ni­to­rear que no se ins­ta­len o acen­túen al­gu­nas dis­fun­cio­nes se­xua­les, co­mo do­lor du­ran­te las re­la­cio­nes, ma­les­tar o im­po­si­bi­li­dad de pe­ne­tra­ción, así co­mo pro­ble­mas con el de­seo o pa­ra lo­grar or­gas­mos, así co­mo in­con­ve­nien­tes de co­mu­ni­ca­ción o pa­ra re­to­mar la in­ti­mi­dad.

Ap­ple­yard re­co­mien­da no ejer­cer pre­sión pa­ra tra­tar de re­to­mar la vi­da se­xual: “Po­dría ser más sa­lu­da­ble per­mi­tir que se va­ya res­ta­ble­cien­do se­gún la mu­jer pue­da y quie­ra. En ca­so de ser ne­ce­sa­rio, exis­ten pro­fe­sio­na­les en el área de la sa­lud se­xual que po­drían com­ple­men­tar el tra­ta­mien­to de for­ma más fun­cio­nal”.

En cuan­to a pre­ven­ción de la de­pre­sión, tam­bién es vi­tal te­ner en cuen­ta al­gu­nos fac­to­res en mu­je­res que no se en­cuen­tran en pa­re­ja, re­co­no­cien­do la im­por­tan­cia del acom­pa­ña­mien­to y con­ten­ción de sus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes, po­dría to­mar de seis me­ses a un año pos­te­rior al tra­ta­mien­to res­ta­ble­cer la vi­da se­xual de ma­ne­ra es­ta­ble, pe­ro es­tos már­ge­nes son re­la­ti­vos a las con­di­cio­nes de ca­da per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.