Es­pe­cial: Amac­ma

Con­tra el enemi­go si­len­cio­so

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Na­dia Gó­mez Lo­ca­ción: La Bour­gog­ne

En 2009, un gru­po de mu­je­res se reunió pa­ra ha­cer­se com­pa­ñía y ha­blar so­bre una en­fer­me­dad en co­mún que las aque­ja­ba: el cán­cer de ma­ma. Hoy día son co­no­ci­das co­mo Amac­ma, una aso­cia­ción de mu­je­res que pro­mue­ve la pre­ven­ción, la to­ma de cons­cien­cia acer­ca de la im­por­tan­cia de los con­tro­les per­ma­nen­tes y de las ac­ti­vi­da­des que pro­pi­cian el cambio ne­ce­sa­rio en nues­tro país, a fin de combatir es­ta en­fer­me­dad de for­ma dig­na.

La Aso­cia­ción de Mu­je­res de Apo­yo con­tra el Cán­cer de Ma­ma (Amac­ma) em­pe­zó ha­ce más de nue­ve años co­mo un gru­po de ora­ción, im­pul­sa­do por una de sus miem­bros fun­da­do­ras: Ra­quel Ar­za­men­dia. Ella se en­car­gó de jun­tar a un gru­po de mu­je­res que se en­con­tra­ban lu­chan­do con­tra el cán­cer de ma­ma, y las al­ber­gó en su ho­gar pa­ra ha­blar de las ex­pe­rien­cias que se en­con­tra­ban vi­vien­do, sus do­len­cias, sus ini­cios con la en­fer­me­dad, sus tra­ve­sías con los mé­di­cos y los tra­ta­mien­tos.

En pa­la­bras de Li­lia Ro­me­ro, miem­bro del con­se­jo di­rec­ti­vo de Amac­ma, fue co­mo un in­ter­cam­bio de los do­lo­res de ca­da una. El me­nú de ca­da ve­la­da siem­pre fue co­ci­do con co­qui­tos, y tra­ta­ban de que las reunio­nes fue­ran lo más fre­cuen­te po­si­ble.

En Pa­ra­guay, se­gún da­tos de 2016, es­te pa­de­ci­mien­to al­can­zó los ni­ve­les más ele­va­dos de la re­gión. Al mis­mo tiem­po, el país re­gis­tra uno de los ma­yo­res ín­di­ces de de­sigual­dad del con­ti­nen­te. Por es­to, la vi­sión de Amac­ma siem­pre fue la de lle­gar has­ta per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos. “El cán­cer es una en­fer­me­dad que no tie­ne cla­se so­cial”, co­men­ta Li­lia.

En un país en el cual no se cuen­ta con una política de pro­tec­ción so­cial (un con­cep­to adop­ta­do por las Na­cio­nes Uni­das pa­ra de­fi­nir los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble), una en­fer­me­dad co­mo el cán­cer tie­ne un pe­so in­men­su­ra­ble, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Su ta­rea no es la de su­plir las de­fi­cien­cias del sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca, sino ayu­dar, den­tro de sus po­si­bi­li­da­des, a la per­so­na en­fer­ma y a su fa­mi­lia. Ellas con­si­de­ran que es­ta con­di­ción es una do­len­cia fa­mi­liar ya que, en teo­ría, se ma­ni­fies­ta en un in­di­vi­duo, pe­ro ter­mi­na afec­tan­do a la fa­mi­lia, a la pa­re­ja y a los hi­jos.

Pro­gre­si­va­men­te, el gru­po de ora­ción se con­vir­tió en al­go más gran­de: en la ac­tua­li­dad, la aso­cia­ción es un re­fe­ren­te de in­for­ma­ción, apo­yo y con­ten­ción pa­ra las per­so­nas afec­ta­das. Se cen­tran en la con­cien­cia­ción y la cultura de la pre­ven­ción, a tra­vés de char­las gra­tui­tas que rea­li­zan de la mano de un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta, pa­ra em­pre­sas pri­va­das e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. En ellas, in­cen­ti­van el au­to­con­trol, la rea­li­za­ción de es­tu­dios clí­ni­cos y el co­no­ci­mien­to de la Ley 3803, que es­ta­ble­ce, por ejem­plo, que las tra­ba­ja­do­ras pue­den ac­ce­der a un día li­bre pa­ra rea­li­zar­se exá­me­nes de Pa­pa­ni­co­lau y ma­mo­gra­fías.

Los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les de es­ta aso­cia­ción son ex­ten­der in­for­ma­ción con­fia­ble y ac­tua­li­za­da; de­man­dar ca­li­dad al sis­te­ma de sa­lud y a la aten­ción mé­di­ca; pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción, el apo­yo in­te­gral al pa­cien­te y su en­torno, y el de­re­cho a la re­cons­truc­ción ma­ma­ria; coor­di­nar es­fuer­zos con otras en­ti­da­des; par­ti­ci­par en even­tos re­la­cio­na­dos con la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma; y re­ci­bir y ad­mi­nis­trar fon­dos de fi­nan­cia­ción pa­ra cu­brir los gas­tos que se re­quie­ran.

La ta­rea de Amac­ma no es la de su­plir las de­fi­cien­cias del sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca, sino ayu­dar a la per­so­na en­fer­ma y a su fa­mi­lia.

EL MES DE LA CON­CIEN­CIA

Lle­ga oc­tu­bre y, con él, el Mes de Sen­si­bi­li­za­ción so­bre el Cán­cer de Ma­ma. Es­to se ce­le­bra en to­do el mun­do con el ob­je­ti­vo de con­tri­buir a la aten­ción pre­coz, el tra­ta­mien­to y los cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), ca­da año se pro­du­cen 1,38 mi­llo­nes de nuevos ca­sos; y en Pa­ra­guay, una mu­jer fa­lle­ce por día a cau­sa del cán­cer de ma­ma. Es­tas ci­fras son las que mo­ti­van a las mu­je­res de Amac­ma a em­plear un ma­yor es­fuer­zo en el mes de oc­tu­bre pa­ra rea­li­zar la ma­yor can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des.

El año pa­sa­do lo­gra­ron po­si­cio­nar el tema en la agen­da na­cio­nal a tra­vés de la cam­pa­ña Oc­tu­bre Ro­sa, que con­tó con múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des y lle­gó has­ta las ciu­da­des de San Ber­nar­dino y En­car­na­ción. In­clu­yó do­na­ción de ca­be­llo, ca­mi­na­tas y char­las in­for­ma­ti­vas. Es­te año tie­nen pre­pa­ra­da una se­rie de char­las y even­tos, que es­ta­rán pro­mo­cio­nan­do a tra­vés de sus re­des so­cia­les.

El en­fo­que prio­ri­ta­rio de Amac­ma es el de la pre­ven­ción, y es el que quie­ren man­te­ner por mu­cho tiem­po más. En­tre sus pla­nes pa­ra el fu­tu­ro es­tá ex­pan­dir la aso­cia­ción a dis­tin­tas ciu­da­des del in­te­rior a tra­vés de se­des, y así ofre­cer in­for­ma­ción y apo­yo a más mu­je­res.

Ac­tual­men­te, un equi­po de la aso­cia­ción

El en­fo­que prio­ri­ta­rio de Amac­ma es el de la pre­ven­ción. En­tre sus pla­nes pa­ra el fu­tu­ro es­tá ex­pan­dir la aso­cia­ción a dis­tin­tas ciu­da­des del in­te­rior a tra­vés de se­des.

es­tá acom­pa­ñan­do la ela­bo­ra­ción del pro­yec­to de ley del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Lu­cha con­tra el Cán­cer, y apo­yan la lu­cha por la im­ple­men­ta­ción de la Ley Fo­na­ress, que per­mi­ti­ría la asis­ten­cia pa­ra pa­cien­tes de es­ca­sos re­cur­sos, y de cu­ya ela­bo­ra­ción tam­bién par­ti­ci­pa­ron.

Con ca­si 10 años de his­to­ria, re­co­rri­do, anéc­do­tas y lo­gros, Amac­ma se pro­yec­ta la me­ta más am­bi­cio­sa de to­das: se­guir exis­tien­do y con­ti­nuar tra­ba­jan­do en pos de que más mu­je­res pue­dan re­ci­bir la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, el apo­yo que ne­ce­si­tan y la con­ten­ción pa­ra tran­si­tar el pro­ce­so que im­pli­ca una en­fer­me­dad co­mo el cán­cer.

Pa­ra ayu­dar a Amac­ma a se­guir cum­plien­do su mi­sión, uno pue­de co­mu­ni­car­se al (0981) 773-399, o es­cri­bir a amac­ma.pa­ra­guay@gmail.com. Tam­bién es­tán en Fa­ce­book (fa­ce­book.com/Amac­ma) y en Instagram (@Amac­maPy)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.