Sa­li­das: La Burrerita

Ve­re­dean­do en Asun­ción

High Class - - HC/CONTENIDODO - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

CÓ­MO ES EL AM­BIEN­TE

La Burrerita arran­có ha­ce tres años co­mo ser­vi­cio de ca­te­ri­ng, lue­go fue un food­truck que ocu­pa­ba el mis­mo es­pa­cio don­de hoy se asien­ta el lo­cal. Es­te nue­vo es­pa­cio es una co­la­bo­ra­ción de gus­tos y es­ti­los del equi­po com­ple­to de­trás de la mar­ca gas­tro­nó­mi­ca, y lo que más se des­ta­ca es la co­ci­na se­mi­abier­ta, un gui­ño, qui­zá, a los mi­les de pla­tos que se pre­pa­ra­ron an­te los ojos de los clien­tes, des­de el ca­mión.

La ilu­mi­na­ción es la cla­ve de es­te am­bien­te ín­ti­mo y dis­cre­to, con lu­ces te­nues y cá­li­das. Los mue­bles tie­nen una re­mi­nis­cen­cia es­can­di­na­va en el di­se­ño y la elec­ción de co­lo­res, pa­ra su­mar a la sim­pli­ci­dad y el mi­ni­ma­lis­mo, el cual, a su vez, se ve in­ter­ve­ni­do por ele­men­tos co­mo el la­dri­llo ex­pues­to, las lu­ces de neón y una co­lec­ción de cua­dros que so­bre­sa­len en las pa­re­des. De he­cho, esa co­ci­na tam­bién en­tra al jue­go de las lu­ces, pues allí la cla­ri­dad es pre­do­mi­nan­te y lla­ma la aten­ción de los tran­seún­tes de la ca­lle a la que mi­ra.

Lo que sus pro­pie­ta­rios bus­can es que ca­da co­men­sal se sien­ta co­mo en ca­sa. “Que­re­mos trans­mi­tir el men­sa­je de que la vi­da es más ri­ca com­par­ti­da con ami­gos”, di­ce Se­bas­tián Cha­ves, co­pro­pie­ta­rio del lu­gar. Den­tro de sus pa­re­des coha­bi­tan el soul, el funk, el R&B, el hip-hop y has­ta el hou­se; cuan­do la no­che es pro­pi­cia, tam­bién se es­cu­cha la ra­ja­du­ra de la agu­ja so­bre la co­lec­ción de vi­ni­los.

La Burrerita es, en esen­cia, un lu­gar co­ol, tran­qui­lo, pe­ro di­ver­ti­do a la vez. El sa­lón prin­ci­pal po­see una ba­rra pa­ra diez per­so­nas, que mi­ra di­rec­to a la co­ci­na pa­ra ad­mi­rar el tra­ba­jo de los crea­do­res so­bre sus plan­chas y fo­go­nes. Tam­bién cuen­ta con me­sas pa­ra 20 per­so­nas y un am­bien­te ex­te­rior muy aco­ge­dor, una ba­rra que da esa sen­sa­ción de es­tar ve­re­dean­do en Asun­ción.

QUÉ PE­DIR

La fi­lo­so­fía de La Burrerita in­flu­ye tam­bién en el me­nú y es un pro­ce­so co­la­bo­ra­ti­vo del equi­po. “Nues­tros pla­tos son, más que na­da, co­sas que se nos an­to­jan y no en­con­tra­mos acá, que ex­tra­ña­mos de otras par­tes del mun­do; y rein­ven­cio­nes de los pla­tos que co­no­ce­mos y ama­mos”, di­ce Cha­ves.

Prin­ci­pal­men­te, la car­ta ofre­ce sánd­wi­ches de to­do ti­po. En pa­la­bras de sus pro­pie­ta­rios, es co­mi­da de bar, pe­ro he­cha con mu­cho más amor y aten­ción su­pe­rior al de­ta­lle. La es­pe­cia­li­dad de la ca­sa es el sánd­wich de asa­do a la olla, acom­pa­ña­do con el tra­go La­bia-Lác­ti­ca, uno de los más pe­di­dos de la ca­sa.

En es­te es­que­ma, no hay en­tra­das o pla­tos de fon­do, por­que la idea es com­par­tir­lo to­do. Ca­da co­men­sal ar­ma su me­sa a gus­to y pa­la­dar.

UN CON­SE­JO

Una no­ve­dad pa­ra La Burrerita es que ya po­dés pe­dir tus pla­tos pa­ra ta­ke-out y de­li­very a tra­vés de la app Mon­chis. Por su­pues­to, es­tán abier­tos a to­do ti­po de even­tos so­cia­les, pe­ro las ac­ti­vi­da­des real­men­te im­por­tan­tes se dan el se­gun­do y cuar­to do­min­go del mes, cuan­do in­vi­tan a un chef a co­ci­nar sus pro­pios pla­tos, pe­ro al bu­rre-sty­le Dir.: Al­ber­to de Sou­za en­tre Cruz del Cha­co y Cruz del De­fen­sor Tel.: (0981) 405-400 Ho­ra­rios de aten­ción: miér­co­les a do­min­gos de 18:00 a 00:00

Ins­ta­gram: @la­bu­rre­ri­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.