El mun­do y sus es­qui­nas: Con­tra la vio­len­cia se­xual

Dos ac­ti­vis­tas, una cau­sa y el com­par­ti­do No­bel de la Paz

High Class - - HC/CONTENIDODO - Por Bea Bo­sio el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com Si que­rés con­tac­tar co con Bea, es­cri­bí a co co­men­ta­[email protected]­class.com.py

Es­te año, en me­dio de un re­co­no­ci­mien­to glo­ba­li­za­do al pro­ble­ma de la vio­len­cia se­xual, una mu­jer ira­quí que fue for­za­da por el ISIS a ser es­cla­va se­xual y un ci­ru­jano gi­ne­co­ló­gi­co del Con­go fue­ron galardonados con el Pre­mio No­bel de la Paz. La cau­sa es la mis­ma, pe­ro des­de dos vi­sio­nes dis­tin­tas: la de una víc­ti­ma em­po­de­ra­da en la bús­que­da de jus­ti­cia y la de un mé­di­co sen­si­bi­li­za­do an­te lo que le to­ca in­ter­ve­nir en el día a día.

Na­dia Mu­rad tie­ne 25 años. Te­nía ape­nas 21 cuan­do se ins­ta­ló la pe­sa­di­lla en su vi­da: el Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS) arra­só con su al­dea na­tal, en el nor­te de Iraq. Los po­bla­do­res eran de la mi­no­ría ya­zi­di, per­se­gui­da por el gru­po te­rro­ris­ta. En prin­ci­pio, lle­va­ron a to­dos a la úni­ca es­cue­la de la al­dea, don­de se­pa­ra­ron a los hom­bres de las mu­je­res y las ni­ñas. Los va­ro­nes fue­ron tras­la­da­dos a un des­cam­pa­do cer­cano, don­de fue­ron eje­cu­ta­dos. Las mu­je­res y las ni­ñas fue­ron lle­va­das a la fuer­za a unos au­to­bu­ses, rum­bo a un mer­ca­do de es­cla­vos.

Na­dia fue ven­di­da a un juez del ISIS co­mo es­cla­va se­xual. Mien­tras las es­po­sas de los miem­bros del gru­po de­bían ves­tir ve­los que les cu­brie­ran to­da la ca­ra, y guan­tes, a Na­dia le for­za­ron a usar ma­qui­lla­je y ves­ti­dos pro­vo­ca­ti­vos. Por la no­che, el juez la vio­la­ba, y si ella ce­rra­ba los ojos mien­tras él la pe­ne­tra­ba, la gol­pea­ba sal­va­je­men­te. Tam­bién la ame­na­za­ba: peor se­ría su suer­te si se ani­ma­ba a es­ca­par. Cuan­do la des­cu­brió sal­tan­do de una ven­ta­na, le or­de­nó des­ves­tir­se y la man­dó a sus guar­daes­pal­das, quie­nes se tur­na­ron pa­ra vio­lar­la has­ta que per­dió el co­no­ci­mien­to.

Su vi­da se con­vir­tió en un in­fierno de vio­la­cio­nes cons­tan­tes has­ta que, fi­nal­men­te, lo­gró en­con­trar las fuer­zas pa­ra es­ca­par. Que­dó tan mar­ca­da por to­da la ex­pe­rien­cia, que por años se ne­gó a usar ma­qui­lla­je y se em­bar­có con to­da la fu­ria en un mo­vi­mien­to mun­dial: una cam­pa­ña de con­cien­cia­ción so­bre los abu­sos del ISIS, el ge­no­ci­dio de los ya­zi­dis y en con­tra de la es­cla­vi­tud se­xual.

Na­dia re­co­rrió el mun­do, ha­bló an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das, el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, el Par­la­men­to de In­gla­te­rra y otros fo­ros in­ter­na­cio­na­les. Mien­tras que otras so­bre­vi­vien­tes ya­zi­dis tes­ti­fi­ca­ron cu­brién­do­se la ca­ra, Na­dia rom­pió con las nor­mas de su so­cie­dad y pi­dió mos­trar­la. Ser el ros­tro de es­ta cau­sa que le fla­ge­la­ba el al­ma.

En los pue­blos de ya­zi­dis, Na­dia se con­vir­tió en re­fe­ren­te de va­len­tía y dig­ni­dad. Mu­chas mu­je­res lle­van su ima­gen en sus te­lé­fo­nos y hay afi­ches su­yos en las co­lum­nas de las ciu­da­des. Su tra­ba­jo la tie­ne ex­haus­ta, pe­ro se nie­ga a de­te­ner­se. “Vol­ve­ré a mi vi­da cuan­do las mu­je­res cau­ti­vas vuel­van a las su­yas, cuan­do mi co­mu­ni­dad ten­ga un lu­gar, cuan­do vea a la gen­te pa­gar por sus crí­me­nes”, di­jo en una en­tre­vis­ta.

Con el Pre­mio No­bel en su ha­ber, Na­dia se vol­vió la se­gun­da ga­lar­do­na­da más jo­ven de la his­to­ria lue­go de Ma­la­la, quien fue­ra re­co­no­ci­da en el 2014 lue­go de ha­ber so­bre­vi­vi­do a un ti­ro­teo ta­li­bán. En 2016, Na­dia fue nom­bra­da Em­ba­ja­do­ra de las Na­cio­nes Uni­das por la Dig­ni­dad de los So­bre­vi­vien­tes del Trá­fi­co Hu­mano y, a pe­sar de sus trau­mas, rehi­zo su vi­da co­mo pu­do. En­con­tró el amor con otro ac­ti­vis­ta ya­zi­di, co­mo ella, y anun­ció en agos­to que es­ta­ba com­pro­me­ti­da. Es­te mes se lan­za un do­cu­men­tal so­bre su vi­da y su lu­cha.

LA­TI­TU­DES DIS­TIN­TAS

Des­de otro pun­to del pla­ne­ta, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, el doc­tor De­nis Muk­we­ge, de 63 años, tam­bién ha re­ci­bi­do el No­bel, y por la mis­ma cau­sa. Su país na­tal, pla­ga­do por con­flic­tos ar­ma­dos y gue­rri­llas, lle­gó a ser lla­ma­do, en su mo­men­to, la ca­pi­tal mun­dial de la vio­la­ción.

En ese ám­bi­to de vio­len­cia desa­rro­lló su ca­rre­ra el Dr. Muk­we­ge, desem­pe­ñán­do­se co­mo ci­ru­jano gi­ne­co­ló­gi­co en un hos­pi­tal po­bre y prác­ti­ca­men­te sin re­cur­sos de las mon­ta­ñas. Allí, ha­bía po­ca elec­tri­ci­dad y, mu­chas ve­ces, las he­ri­das eran cu­ra­das sin anes­te­sia. Las le­sio­nes que re­ci­bió en su ca­mi­lla de tra­ba­jo son de pe­sa­di­lla: mu­je­res con ri­fles tran­ca­dos den­tro de ellas, otras vio­la­das con tro­zos de ma­de­ra y al­gu­nas co­lap­san­do en la en­tra­da del hos­pi­tal con que­ma­du­ras de cuer­da en el cue­llo por ser ata­das a los ár­bo­les.

En su prác­ti­ca pro­fe­sio­nal le ha to­ca­do tra­tar a per­so­nas tan jó­ve­nes, co­mo ni­ñas de dos años, y a mu­je­res vio­len­ta­das a sus se­ten­ta. El

Vol­ve­ré a mi vi­da cuan­do las mu­je­res cau­ti­vas vuel­van a las su­yas, cuan­do mi co­mu­ni­dad ten­ga un lu­gar, cuan­do vea a la gen­te pa­gar por sus crí­me­nes. Na­dia Mu­rad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.