Res­pon­sa­bi­li­dad so­cial: El la­zo ro­jo

En la cons­tan­te bús­que­da de una res­pues­ta al VIH

High Class - - HC/CONTENIDODO - Por Na­dia Gó­mez

Ca­da 1 de di­ciem­bre se con­me­mo­ra el Día In­ter­na­cio­nal de la Lu­cha con­tra el VIH/Si­da, y ha­blar al res­pec­to si­gue más vi­gen­te co­mo nun­ca. Pa­ra­guay no es­tá exen­to de la epi­de­mia, por eso exis­ten ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan de ma­ne­ra in­te­gral y coor­di­na­da en bús­que­da de una res­pues­ta mul­ti­sec­to­rial que ten­ga en cuen­ta los avan­ces tan­to mé­di­cos co­mo de ín­do­le so­cial. En Pa­ra­guay, fue en 1985 cuan­do em­pe­zó la epi­de­mia de una pa­to­lo­gía que es­ta­ría pre­sen­te a ni­vel mun­dial: la del Vi­rus de In­mu­no­de­fi­cien­cia Hu­ma­na (VIH). Con el pa­so del tiem­po, el VIH, gra­cias a los avan­ces mé­di­cos, pa­só de ser una en­fer­me­dad mor­tal a con­ver­tir­se en una cró­ni­ca, co­mo la dia­be­tes. Ac­tual­men­te, una per­so­na que vi­ve con VIH (PVV) pue­de ac­ce­der al tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral que le per­mi­ti­ría lle­var ade­lan­te una vi­da nor­mal y sa­lu­da­ble.

En el país exis­ten ins­tan­cias del Es­ta­do y or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil de­di­ca­das a ofre­cer a la po­bla­ción en ge­ne­ral la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, los me­ca­nis­mos de de­tec­ción y los me­di­ca­men­tos pa­ra el tra­ta­mien­to, ade­más de ase­so­ra­mien­to, con­se­je­ría y al­ber­gue.

Sin em­bar­go, es­ta epi­de­mia no pue­de ser con­tro­la­ble so­lo des­de un pun­to de vis­ta mé­di­co, pues hay mu­chos ejes trans­ver­sa­les que se de­ben tra­ba­jar de ma­ne­ra ar­ti­cu­la­da y coor­di­na­da a fin de que la epi­de­mia se re­duz­ca y, even­tual­men­te, lle­gue a su fin. La or­ga­ni­za­ción So­mo­sGay se re­fie­re a es­ta co­mo una en­fer­me­dad so­cial, de­bi­do al es­tig­ma y a la dis­cri­mi­na­ción que ex­pe­ri­men­tan las PVV.

En to­do el mun­do, exis­ten 36,9 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven con VIH, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de ONUSIDA. De es­te nú­me­ro, en la ac­tua­li­dad, 13.586 per­so­nas son de Pa­ra­guay, se­gún da­tos del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Con­trol de VIH/Si­da/ITS (Pro­na­si­da). De 1985 a 2017, el nú­me­ro to­tal de pa­cien­tes con es­te diag­nós­ti­co es 18.247, y a la fe­cha han fa­lle­ci­do 4661 de ellas. De las 13.586 per­so­nas vi­vas, so­lo 7647 de es­tas con­ti­núan en tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral. Del to­tal, 4914 po­seen una car­ga vi­ral no de­tec­ta­ble.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Cuan­do una per­so­na que vi­ve con VIH tie­ne una car­ga vi­ral, la car­ga de VIH en la san­gre, cer­ca­na a ce­ro, es tan ba­ja

En to­do el mun­do, exis­ten 36,9 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven con VIH. De es­te nú­me­ro, en la ac­tua­li­dad, 13.586 per­so­nas son de Pa­ra­guay.

que no pue­de me­dir­se. Es­to tam­bién sig­ni­fi­ca una sa­lud óp­ti­ma, el no desa­rro­llo del si­da y que las pro­ba­bi­li­da­des de trans­mi­sión del vi­rus son cer­ca­nas a ce­ro.

Si bien los ser­vi­cios es­ta­ta­les atra­ve­sa­ron un pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción y, gra­cias a es­to, me­jo­ró la ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra ellos, con­tar con un pro­gra­ma de edu­ca­ción in­te­gral de la se­xua­li­dad es de im­por­tan­cia vi­tal en la bús­que­da de una res­pues­ta real y per­ma­nen­te pa­ra el VIH/Si­da. “El 98 % de los ca­sos de­tec­ta­dos de VIH son por trans­mi­sión se­xual”, co­men­ta Mar­tín Negrete, de la Fun­da­ción Ven­cer.

UN DÍA PA­RA NO OL­VI­DAR

Des­de 1988, ca­da 1 de di­ciem­bre se con­me­mo­ra el Día In­ter­na­cio­nal de la Lu­cha Con­tra el Si­da, un día de­di­ca­do a com­par­tir y di­fun­dir los avan­ces en res­pues­ta a la epi­de­mia y las pro­ble­má­ti­cas la­ten­tes pa­ra las PVV. Es­ta jor­na­da es­tá tam­bién de­di­ca­da a la pre­ven­ción y a la edu­ca­ción de la po­bla­ción en ge­ne­ral.

En Pa­ra­guay, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca y Bie­nes­tar So­cial pro­po­ne ac­ti­vi­da­des ese mis­mo día, al igual que la red de or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que se de­di­can a ofre­cer un apor­te, apun­tan­do a la con­cien­ti­za­ción y a la re­duc­ción de la epi­de­mia del VIH.

La Fun­da­ción Ven­cer y la Clí­ni­ca Kuim­ba’e for­man par­te de es­ta red.

CLÍ­NI­CA KUIM­BA’E

La clí­ni­ca, que for­ma par­te de la or­ga­ni­za­ción So­mo­sGay, exis­te des­de 2013. Atien­de a una ne­ce­si­dad de ha­blar de cui­da­dos de sa­lud se­xual di­ri­gi­dos al va­rón, ya que gran par­te la es­truc­tu­ra de sa­lud del Pa­ra­guay tie­ne un en­fo­que ma­terno-in­fan­til. “Na­ce de una ne­ce­si­dad de po­der ha­blar de cui­da­dos en­tre los va­ro­nes”, co­men­ta Mirt­ha Es­ti­ga­rri­bia, psi­có­lo­ga co­mu­ni­ta­ria y en­car­ga­da del área de sa­lud men­tal.

Des­de la clí­ni­ca ofre­cen va­rios ser­vi­cios, di­ri­gi­dos y en­fo­ca­dos a la sa­lud de los hom­bres, pe­ro abier­tos pa­ra to­do pú­bli­co, co­mo las prue­bas rá­pi­das de VIH, sí­fi­lis y más re­cien­te­men­te, de He­pa­ti­tis B. Sos­tie­nen que, a tra­vés de la tec­no­lo­gía de las prue­bas rá­pi­das, po­drán vin­cu­lar a la per­so­na al sis­te­ma de sa­lud sin per­der mu­cho tiem­po. En­tre 2013 y 2018 con­sul­ta­ron 9468 per­so­nas y se rea­li­za­ron 17.646 prue­bas rá­pi­das.

La Clí­ni­ca Kuim­ba’e es una adap­ta­ción del Pro­gra­ma “Men's Well­ness Cen­ter” (MWC), par­te de un es­fuer­zo con­ti­nuo pa­ra nor­ma­li­zar la de­tec­ción y tra­ta­mien­to tem­prano del VIH y de las ITS. Ha­cer­se las prue­bas re­gu­la­res es una par­te im­por­tan­te del cui­da­do. Con es­to se ga­ran­ti­za iden­ti­fi­car a las per­so­nas que ne­ce­si­tan ser in­te­gra­das a los sis­te­mas de aten­ción de la sa­lud, lo que re­du­ci­rá las ta­sas lo­ca­les de VIH y de in­fec­ción por ITS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.