Ar­te: Ti­bur­cio Gon­zá­lez

Una mi­ra­da a la con­tun­den­te obra fo­to­grá­fi­ca de

High Class - - HC/CONTENIDODO - Por Na­dia Gó­mez

Ti­bur­cio Gon­zá­lez de­di­có gran par­te de sus 84 años a re­gis­trar mu­chos as­pec­tos de la vi­da so­cial de va­rias ciu­da­des de Pa­ra­guay. Su acer­vo fo­to­grá­fi­co es más que un apor­te a la cons­truc­ción iden­ti­ta­ria de nues­tro país: es una mi­ra­da pu­ra y sin res­tric­cio­nes a la reali­dad de una épo­ca que pa­re­cie­ra muy le­ja­na, pe­ro que lo­gra com­pe­ler la nues­tra.

Lo co­no­cen me­jor co­mo Pa­trón Gon­zá­lez, na­ci­do en la ciu­dad de Pi­ra­yú en 1934. En su país chi­co, co­mo él se re­fie­re a su ciu­dad na­tal, la fo­to­gra­fía no era un ofi­cio co­mún. Es­ta ciu­dad, ubi­ca­da a so­lo 50 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, se con­ver­ti­ría, años más tar­de, en uno de los es­ce­na­rios de su pro­lí­fi­co ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co.

Sin em­bar­go, la fo­to­gra­fía no fue su pri­mer ofi­cio. Ti­bur­cio em­pe­zó a tra­ba­jar a la tier­na edad de los 10 años, cuan­do su ma­dre tu­vo que per­ma­ne­cer en ca­ma de­bi­do a una en­fer­me­dad. Seis años des­pués, par­ti­ría por pri­me­ra vez a Asun­ción, una vez que su pro­ge­ni­to­ra se hu­bie­ra des­pe­di­do de la vi­da te­rre­nal.

En Pi­ra­yú, su reali­dad era muy dis­tin­ta a la que vi­vi­ría en Asun­ción. Él es el úl­ti­mo hi­jo de una ex­ten­sa fa­mi­lia en la cual eran 29 her­ma­nos, “de dis­tin­tas y nu­me­ro­sas ma­dres”, co­men­ta en­tre ri­sas. Su for­ma­ción aca­dé­mi­ca lle­gó has­ta el 4° gra­do, lo cual le ha­ce creer que su co­no­ci­mien­to cul­tu­ral ca­si no exis­te, aun­que po­da­mos ver y com­pro­bar lo con­tra­rio. La ama­bi­li­dad de los po­bla­do­res le per­mi­tió vi­vir bien los años an­tes de par­tir ha­cia Asun­ción; siem­pre po­día con­tar con un “eju ja­ka­ru” (ve­ní, va­mos a co­mer) de al­guno de los ve­ci­nos.

Ya en la ca­pi­tal co­no­ció a quien, se­gún él, le re­ga­la­ría el ofi­cio de la fo­to­gra­fía: Ra­món Emi­lio Adorno. Aun­que sin mu­cho co­no­ci­mien­to acer­ca del ma­ne­jo co­ti­diano de la ciu­dad, Ti­bur­cio su­po mi­me­ti­zar­se. Pron­to se en­con­tró in­mor­ta­li­zan­do es­ce­nas pa­ra even­tos so­cia­les en el Club Cen­te­na­rio y en la Unión Li­ba­ne­sa. Du­ran­te su es­ta­día en la ca­pi­tal tu­vo va­rios tra­ba­jos, uno de ellos fue en el ar­chi­vo de la Flo­ta Mer­can­te del Es­ta­do, con pe­lí­cu­las de 16 mi­lí­me­tros. Con las ma­nos ges­ti­cu­la ha­cien­do alu­sión al ta­ma­ño de la rue­da de pe­lí­cu­las, ya que la cin­ta me­día un ki­ló­me­tro de lar­go.

La di­ver­si­dad de even­tos so­cia­les que cu­bría va des­de bo­das, quin­cea­ños, bau­tis­mos, fies­tas po­pu­la­res y fol­cló­ri­cas, cer­tá­me­nes,

Si par­ti­mos de la idea de que so­mos lo que re­cor­da­mos, en­ton­ces el tra­ba­jo de Ti­bur­cio, su re­gis­tro in­can­sa­ble de in­nu­me­ra­bles acon­te­ci­mien­tos so­cia­les, al­ber­ga una mi­ra­da qui­zá no ar­tís­ti­ca, pe­ro sí de re­co­no­ci­mien­to.

co­mu­nio­nes, has­ta ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, mi­li­ta­res y ci­vi­les. Ti­bur­cio re­cuer­da el es­toi­cis­mo con el que tra­ta­ba ca­da si­tua­ción, fo­to­gra­fía y jor­na­da ex­ten­di­da sin dor­mir, ade­más de ca­da una de las fo­to­gra­fías re­ve­la­das.

Don Gon­zá­lez sa­be que hoy día las fo­to­gra­fías pa­san por un pro­ce­so de re­ve­la­do di­gi­tal, de la tar­je­ta de me­mo­ria a la compu­tado­ra, y de ahí a un pro­gra­ma de edi­ción. Sin des­me­ri­tar es­to, lo con­tra­po­ne con su ex­pe­rien­cia con el re­ve­la­do ar­te­sa­nal, en pro­pias ma­nos, co­mo di­ce él. Tres o cua­tros años de su vi­da re­ve­ló sus fo­to­gra­fías uti­li­zan­do lu­ces con ba­te­rías de 12 vol­tios, que ilu­mi­na­ban to­da la no­che. Ti­bur­cio ha­bía adop­ta­do la po­lí­ti­ca de en­tre­gar las fo­tos sí o sí al día si­guien­te, ra­zón por la cual, lue­go de sus even­tos, se de­di­ca­ba la no­che en­te­ra a que to­das sus fo­to­gra­fías es­tén lis­tas.

A bor­do de una mo­to­ci­cle­ta, Ti­bur­cio re­co­rría va­rias ciu­da­des pa­ra ha­cer fo­tos: Gua­ram­ba­ré, Luis Al­ber­to de He­rre­ra, Itá, Ya­gua­rón y Pi­ra­yú, por ci­tar al­gu­nas. En 1962, se asen­tó en Ypa­ca­raí, en bus­ca de la ener­gía eléc­tri­ca que no ha­bía aún en Pi­ra­yú. Ahí mon­tó un es­tu­dio fo­to­grá­fi­co, un ho­gar y for­mó su fa­mi­lia.

Pa­ra ex­pan­dir el pa­que­te que ofre­cía a sus clien­tes, em­pe­zó a in­cluir ser­vi­cios de DJ y equi­pos de so­ni­do. Es­te úl­ti­mo ser­vi­cio lo he­re­dó su hi­jo Hu­go, quien tam­bién em­pe­zó a to­mar fo­to­gra­fías a los 9 años, pues lo acom­pa­ña­ba a sus co­ber­tu­ras y sa­bía de me­mo­ria los pro­to­co­los de los even­tos so­cia­les que les to­ca­ba fo­to­gra­fiar.

Si par­ti­mos de la idea de que so­mos lo que re­cor­da­mos, en­ton­ces el tra­ba­jo de Ti­bur­cio, su re­gis­tro in­can­sa­ble de in­nu­me­ra­bles acon­te­ci­mien­tos so­cia­les, al­ber­ga una mi­ra­da qui­zá no ar­tís­ti­ca, pe­ro sí de re­co­no­ci­mien­to. Es ahí don­de ya­ce uno de sus gran­des va­lo­res. Ci­tan­do al fo­tó­gra­fo y en­sa­yis­ta Joan Fontcuberta, la cons­truc­ción de nues­tra iden­ti­dad de­pen­de de la me­mo­ria.

AÑE­JA­DO A BUE­NOS AI­RES

Ale­ja­do de la fo­to­gra­fía, Ti­bur­cio de­di­có 24 años de su vi­da a aten­der una can­ti­na al cos­ta­do de la pla­ya mu­ni­ci­pal de Ypa­ca­raí, lu­gar que lle­gó a ser un si­tio de even­tos en el que re­ci­bían al­re­de­dor de 500 per­so­nas los fi­nes de se­ma­na. Un día del año 2011 re­ci­bió la vi­si­ta de un co­le­ga ar­gen­tino, Gus­ta­vo Di Ma­rio, quien ha­bía lle­ga­do a la ciu­dad pa­ra un fes­te­jo, y se to­pó con al­go me­jor: el in­men­so ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co de Ti­bur­cio.

Di Ma­rio pre­gun­tó por al­gún fo­tó­gra­fo lo­cal y un lu­ga­re­ño no du­dó en ins­tar­lo a que vi­si­ta­ra al fa­mo­so Pa­trón Gon­zá­lez. Se to­pó con la sor­pre­sa de que el ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co se en­con­tra­ba de­te­rio­ra­do y afec­ta­do por el mal es­ta­do del de­pó­si­to, lu­gar a don­de fue a pa­rar to­do su equi­po re­la­cio­na­do a fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro; ne­ga­ti­vos, in­su­mos y ar­te­fac­tos de re­ve­la­do, en­tre otros. An­te es­to, el ar­gen­tino fue has­ta la can­ti­na don­de tra­ba­ja­ba Ti­bur­cio y le hi­zo una ofer­ta que lo su­mió en la in­cre­du­li­dad: la res­tau­ra­ción de su ar­chi­vo.

Fue­ron cin­co los años que le lle­vó a Di Ma­rio el pro­ce­so de re­cu­pe­rar el ma­te­rial, la­var­lo y es­ca­near­lo. El año pa­sa­do, la fa­mi­lia Gon­zá­lez re­ci­bió la no­ti­cia de que los ne­ga­ti­vos ya es­ta­ban lis­tos, re­cu­pe­ra­dos y di­gi­ta­li­za­dos; me­jor aún, una mues­tra fo­to­grá­fi­ca en Bue­nos Ai­res es­ta­ba en­ca­mi­na­da, así co­mo el pro­yec­to de un fo­to­li­bro.

La mues­tra Gon­zá­lez se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en no­viem­bre de 2017, en la Ca­sa Cen­tral de la Cul­tu­ra Po­pu­lar, en Ba­rra­cas, uno de los 48 ba­rrios de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Allí, emo­cio­na­do, com­par­tió y sin­tió el amor de la co­mu­ni­dad pa­ra­gua­ya.

GON­ZÁ­LEZ EN PA­RA­GUAY

El 20 de sep­tiem­bre se inau­gu­ró en la ciu­dad de Asun­ción la ex­po­si­ción de 53 fo­to­gra­fías de Ti­bur­cio Gon­zá­lez, cu­ra­da por Gus­ta­vo Di Ma­rio y Vir­gi­nia Gian­no­ni; las mis­mas fue­ron to­ma­das en las dé­ca­das de los 60 y 70. La ex­po­si­ción for­mó par­te del cie­rre del Fes­ti­val de la Fo­to­gra­fía de El Ojo Sal­va­je, y se en­cuen­tra has­ta el 10 de no­viem­bre en la se­de de la Fun­da­ción Te­xo (Pa­ra­gua­rí 852).

Por la ex­po­si­ción ya pa­sa­ron 500 per­so­nas, quie­nes con­tem­pla­ron el ca­rác­ter atem­po­ral de su obra, los ar­te­fac­tos y las cá­ma­ras que uti­li­zó. En la fun­da­ción tam­bién se en­cuen­tra en ven­ta el li­bro, una ti­ra­da de 600 ejem­pla­res, al cos­to de G. 80.000. Vir­gi­nia Gian­no­ni es­tu­vo a car­go de la pro­pues­ta de di­se­ño y el cui­da­do edi­to­rial, y tra­ba­jó tam­bién con el equi­po de la fun­da­ción pa­ra los de­ta­lles fi­na­les.

El va­lor cul­tu­ral que po­see la obra de Ti­bur­cio Gon­zá­lez es in­men­sa, se­gún Fre­di Cas­co, di­rec­tor ar­tís­ti­co de la fun­da­ción, pues­to que tie­ne una mi­ra­da úni­ca que vie­ne del co­ra­zón mis­mo de la cul­tu­ra po­pu­lar pa­ra­gua­ya

El va­lor cul­tu­ral que po­see la obra de Ti­bur­cio Gon­zá­lez es in­men­sa, se­gún Fre­di Cas­co, di­rec­tor ar­tís­ti­co de la Fun­da­ción Te­xo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.