Mo­da: Fas­hion ma­na­ge­ment

UNA EX­PE­RIEN­CIA EN EL MI­LANO FAS­HION INS­TI­TU­TE

High Class - - HC/CONTENIDODO - Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

El mes pa­sa­do me to­có for­mar par­te de una de­le­ga­ción de di­se­ña­do­ras y pro­fe­sio­na­les de la in­dus­tria de la mo­da lo­cal que pu­di­mos dis­fru­tar del pri­mer cur­so ofre­ci­do por el Mi­lano Fas­hion In­si­tu­te, en alian­za con la Aso­cia­ción In­dus­trial de Con­fec­cio­nis­tas del Pa­ra­guay (AICP). Una de las mi­sio­nes de la AICP es alen­tar la ca­pa­ci­ta­ción del gre­mio de la mo­da lo­cal, pa­ra lo cual es­ta­ble­cie­ron una alian­za con es­ta pres­ti­gio­sa fa­cul­tad de mo­da que se en­cuen­tra den­tro del Cam­pus del Po­li­téc­ni­co de Mi­lán. El ob­je­ti­vo es per­mi­tir a pro­fe­sio­na­les lo­ca­les ac­ce­der a to­do ti­po de cur­sos con im­por­tan­tes des­cuen­tos pa­ra sus so­cios.

To­do cur­so re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos, pe­ro te­ner la opor­tu­ni­dad de se­guir un cur­so en Mi­lán, una de las ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les de la mo­da, es, sin lu­gar a du­das, una ex­pe­rien­cia fue­ra de se­rie. El cur­so de Fas­hion ma­na­ge­ment es­tá es­truc­tu­ra­do no so­lo con cla­ses ma­gis­tra­les, sino tam­bién con fa­bu­lo­sos re­co­rri­dos en lu­ga­res cla­ve, un ac­ce­so úni­co a des­ta­ca­dos pro­fe­sio­na­les y áreas res­trin­gi­das pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral.

Las cla­ses ma­gis­tra­les fue­ron una pin­ce­la­da de los ejes de la in­dus­tria de la mo­da del ready-to-wear eu­ro­peo; des­de có­mo se con­ci­be la iden­ti­dad de mar­ca y la ma­ne­ra en la que es­ta se im­ple­men­ta en los lo­ca­les, has­ta los dis­tin­tos mo­de­los de ne­go­cios y ti­pos de tien­da. Por su­pues­to, tam­bién se abor­da­ron la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal que si­guen las prin­ci­pa­les mar­cas hoy día, y los dis­tin­tos ru­bros que com­po­nen el com­pli­ca­do en­gra­na­je que mue­ve la gi­gan­tes­ca in­dus­tria de la mo­da en el vie­jo con­ti­nen­te.

Tras ca­da cla­se, se reali­zó una vi­si­ta a al­gún lu­gar fan­tás­ti­co, don­de pu­di­mos vi­vir de pri­me­ra mano los en­tre­te­lo­nes de las gran­des mar­cas, char­lar con pro­fe­sio­na­les y ex­pe­ri­men­tar en vi­vo y en di­rec­to la apli­ca­ción de los dis­tin­tos con­cep­tos que eran en­se­ña­dos en las au­las. En­tre es­tas vi­si­tas, pue­do des­ta­car una vi­si­ta a las cua­tro bou­ti­ques di­fe­ren­tes que tie­ne Dol­ce & Gab­ba­na en el fa­mo­so cua­dri­lá­te­ro de la mo­da de Mi­lán.

Tam­bién re­co­rri­mos otras ca­sas de lujo, don­de po­día­mos ver la iden­ti­dad de mar­ca tra­du­ci­da en am­bien­ta­cio­nes, de­co­ra­cio­nes, co­la­bo­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas e in­clu­so fra­gan­cias y ex­pe­rien­cias de com­pra.

En uno de es­tos re­co­rri­dos pu­di­mos ac­ce­der a los pro­ba­do­res pri­va­dos de Brio­ni y char­lar con los sastres que tra­ba­jan pa­ra ha­cer los pe­que­ños arreglos. Nos ha­bla­ron de sus pro­ce­sos de pro­duc­ción, de la for­ma­ción de sus sastres y de to­do ti­po de de­ta­lles, des­de el ori­gen de sus ma­te­rias pri­mas has­ta el ran­go de pre­cios que ma­ne­ja­ban pa­ra los dis­tin­tos pro­duc­tos y ser­vi­cios. Tam­bién asis­ti­mos a una enor­me fe­ria de cue­ros lla­ma­da Li­nea­pe­lle, y a los sa­lo­nes de ex­po­si­ción don­de se rea­li­za­ron to­das las rue­das de ne­go­cios de mar­cas

co­mer­cia­les, den­tro del mar­co de la Set­ti­ma­na de la Mo­da de Mi­lán.

Otra oca­sión en la cual pu­di­mos ac­ce­der a zo­nas off-li­mits pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te fue en el show­room del pres­ti­gio­so di­se­ña­dor ita­liano Bru­ne­llo Cuc­ci­ne­lli, don­de nos pre­sen­ta­ron to­da la co­lec­ción que, en ese mo­men­to, se es­ta­ba ven­dien­do a los bu­yers in­ter­na­cio­na­les.

Asi­mis­mo, ac­ce­di­mos a las ins­ta­la­cio­nes del Gru­po Ke­ring en No­va­ra, lu­gar de las ofi­ci­nas de desa­rro­llo de pro­duc­tos de Ba­len­cia­ga, Guc­ci y Ale­xan­der Mc­Queen. Pu­di­mos re­co­rrer to­das las ins­ta­la­cio­nes y co­no­cer en de­ta­lle el pro­ce­so de pro­duc­ción de Guc­ci, des­de la com­pra de los in­su­mos has­ta la con­fec­ción de los pro­to­ti­pos.

Otra de las vi­si­tas nos lle­vó por un día a la be­llí­si­ma Florencia, ciu­dad que res­pi­ra ar­te y, por su­pues­to, uno de los si­tios cla­ve del ma­de in Italy. Aquí vi­si­ta­mos dos mu­seos de­di­ca­dos a la mo­da: el de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo y el re­cien­te­men­te inau­gu­ra­do Guc­ci Gar­den, don­de pu­di­mos dis­fru­tar de una vi­si­ta guia­da y re­co­rri­mos una mues­tra de­di­ca­da a la his­to­ria de la fa­mo­sí­si­ma ca­sa de mo­da. Vi­si­ta­mos una tien­da de ob­je­tos sin­gu­la­res y has­ta tu­ve la suer­te de dis­fru­tar de un de­li­cio­so al­muer­zo en el res­tau­ran­te de la mar­ca, a car­go del chef Mas­si­mo Bot­tu­ra, quien cuen­ta con tres es­tre­llas Mi­che­lin. Es­ta jor­na­da nos dio una pin­ce­la­da de his­to­ria, nos hi­zo vi­vir la ex­pe­rien­cia 360° que bus­can trans­mi­tir las gran­des mar­cas de la mo­da in­ter­na­cio­nal.

Tras una cla­se so­bre mo­de­los de ven­tas, fui­mos a co­no­cer los gran­des re­fe­ren­tes de ca­da mo­de­lo de tien­das del país: la flagship sto­re de Gior­gio Ar­ma­ni, la con­cept sto­re 10 Cor­so Co­mo, la tien­da por de­par­ta­men­tos La Ri­nas­cen­te con sus shop-in-shops, cor­ners y de­co­ra­do tra­di­cio­nal, y la ver­sión más nue­va y mo­der­na de es­te mo­de­lo de re­tail shop, la Ex­cel­sior.

Es­tu­dia­mos en de­ta­lle la ma­ne­ra en que mar­cas ta­les co­mo Pra­da y Cam­per ex­pre­san su iden­ti­dad a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra, el con­cep­to y la de­co­ra­ción en sus es­pa­cios y los dis­tin­tos re­cur­sos de los que se va­len pa­ra au­men­tar las ex­pe­rien­cias de com­pra: des­de el ma­ne­jo de la big data pa­ra la cir­cu­la­ción, la ma­ne­ra en que el de­par­ta­men­to de mer­chan­di­sing dis­tri­bu­ye la es­ca­la de pro­duc­ción de las dis­tin­tas lí­neas y has­ta có­mo se va­len de las fra­gan­cias pa­ra au­men­tar es­ta ex­pe­rien­cia.

Ca­da cla­se fue muy útil pa­ra com­pren­der el fun­cio­na­mien­to del gran ne­go­cio. Al fin y al ca­bo, la mo­da es un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio que con­ju­ga ar­te, crea­ti­vi­dad, pu­bli­ci­dad y mu­chí­si­ma más es­tra­te­gia de la que ima­gi­na­mos. Ca­da pa­seo fue vi­tal pa­ra fi­jar ca­da uno de los con­cep­tos apren­di­dos en las cla­ses, y el so­lo he­cho de es­tar ro­dea­das de mo­da en ca­da cen­tí­me­tro cua­dra­do de esa her­mo­sa ciu­dad que es Mi­lán, hi­zo que la ex­pe­rien­cia fue­ra aún más gra­ti­fi­can­te.

Sin lu­gar a du­das, la ge­ren­te ge­ne­ral de la AICP, Adria­na Cha­pa­rro, y la directora de Ca­pa­ci­ta­cio­nes, Eva To­ra­les, hi­cie­ron una acer­ta­da elec­ción a la ho­ra de pro­mo­ver la alian­za con el Mi­lano Fas­hion Ins­ti­tu­te. Es­pe­ro que pue­da ser­vir a mu­chos más pro­fe­sio­na­les del ru­bro pa­ra nu­trir­se, for­mar­se y ca­pa­ci­tar­se.

El cur­so fue ma­ra­vi­llo­so, tan­to en lo for­ma­ti­vo co­mo en lo in­te­gral que fue to­da la ex­pe­rien­cia. Com­par­tir un via­je con un gru­po de mu­je­res apa­sio­na­das por la mo­da, don­de la ciu­dad en­te­ra se con­ver­tió en un au­la pa­ra ca­da una de no­so­tras fue al­go muy her­mo­so. So­bre to­do, esa unión y ca­ma­ra­de­ría que sur­gió en el gru­po, tal vez de­bi­do a la gran pa­sión por la in­dus­tria que nos guía a to­das

Pu­di­mos re­co­rrer to­das las ins­ta­la­cio­nes y co­no­cer en de­ta­lle el pro­ce­so de pro­duc­ción de Guc­ci, des­de la com­pra de los in­su­mos has­ta la con­fec­ción de los pro­to­ti­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.