Pu­bli­no­ta: L'Oc­ci­ta­ne

LA MA­GIA DE LA RE­NO­VA­CIÓN NOC­TUR­NA

High Class - - HC/CONTENIDODO -

El po­de­ro­so acei­te en sue­ro de L’Oc­ci­ta­ne, con sus sor­pren­den­tes bur­bu­jas do­ra­das, tra­ba­ja su ma­gia en el ros­tro de la no­che a la ma­ña­na. Aho­ra po­dés des­per­tar­te ca­da día con la piel res­plan­de­cien­te.

¿Hay una ma­ne­ra de re­no­var la piel du­ran­te la no­che? El nue­vo acei­te en sue­ro (co­mo di­ce su nom­bre en fran­cés, hui­le-en-se­rum) de L’Oc­ci­ta­ne tie­ne la res­pues­ta. Es­te in­no­va­dor pro­duc­to, Im­mor­te­lle Re­set, ayu­da a que la piel se re­cu­pe­re de su in­ten­sa co­ti­dia­nei­dad du­ran­te la no­che. La di­fe­ren­cia es no­ta­ble lue­go de tan so­lo una no­che y un mes más tar­de, se pue­de ver una trans­for­ma­ción in­te­gral.

Son mu­chos los fac­to­res in­ter­nos, co­mo el es­trés, la die­ta y la fa­ti­ga, y am­bien­ta­les, co­mo la con­ta­mi­na­ción, que son par­te de la vi­da dia­ria y que pue­den in­fluir de ma­ne­ra ne­ga­ti­va en la piel. El sue­ro de re­no­va­ción noc­tur­na po­see un po­de­ro­so trío de ac­ti­vos de ori­gen na­tu­ral, y ayu­dan a que la piel se sien­ta co­mo nue­va.

La tex­tu­ra del acei­te en sue­ro de L’Oc­ci­ta­ne tie­ne be­ne­fi­cios sor­pren­den­tes que de­lei­tan los sen­ti­dos, co­mo por ejem­plo las más de 3000 bur­bu­jas do­ra­das que tra­ba­jan so­bre la piel du­ran­te la no­che.

EL RES­PLAN­DOR IN­TE­RIOR

Lle­var una vi­da pro­fe­sio­nal y so­cial ac­ti­va e in­ten­sa pue­de es­tar lle­na de sa­tis­fac­cio­nes, pe­ro al mis­mo tiem­po tie­ne su car­ga de ago­ta­mien­to. Es­ta fa­ti­ga, mu­chas ve­ces, se vi­si­bi­li­za en la piel, que se tor­na opa­ca y se­ca, mien­tras que las lí­neas de ex­pre­sión se vuel­ven más pro­nun­cia­das. Uno de los me­jo­res mo­men­tos pa­ra lu­char con­tra el es­trés es de no­che, cuan­do los me­ca­nis­mos de re­cu­pe­ra­ción y re­pa­ra­ción de la piel son más ac­ti­vos.

El trío de in­gre­dien­tes del Im­mor­te­lle Re­set ayu­da a que la piel se vea y se sien­ta re­no­va­da. Es­tos tres in­gre­dien­tes crean una coac­ción per­fec­ta y pro­du­cen un re­sul­ta­do glo­bal y vi­si­ble de re­no­va­ción. El pri­me­ro es el ex­trac­to de me­jo­ra­na, una plan­ta que ayu­da a des­per­tar y re­no­var la piel, la cual se so­me­te a di­ver­sos agre­so­res am­bien­ta­les. El se­gun­do es el ex­trac­to de ac­me­lla olea­ce­ra, uti­li­za­do co­mo re­me­dio me­di­ci­nal en to­do el mun­do, pues re­du­ce la ten­sión mus­cu­lar y sua­vi­za las arru­gas fa­cia­les cau­sa­das por el es­trés o la fa­ti­ga; se con­si­de­ra que tie­ne un efec­to pa­re­ci­do al bo­tox. Fi­nal­men­te, el ex­trac­to esen­cial siem­pre­vi­va, el úni­co po­der an­ti­edad, co­no­ci­do por su ha­bi­li­dad pa­ra desafiar al tiem­po, ayu­da a pro­te­ger la piel de los efec­tos ne­ga­ti­vos de la con­ta­mi­na­ción, man­te­nién­do­la fres­ca y jo­ven.

Des­de 1976, L’Oc­ci­ta­ne vie­ne in­ves­ti­gan­do có­mo ma­xi­mi­zar los atri­bu­tos de la na­tu­ra­le­za. Im­mor­te­lle Re­set es la úl­ti­ma in­no­va­ción, en la bús­que­da de se­guir ele­van­do la ba­rra de la be­lle­za na­tu­ral y el cui­da­do de la piel.

La epi­ge­né­ti­ca es el es­tu­dio acer­ca de có­mo el me­dioam­bien­te pue­de mo­di­fi­car la fun­ción ge­né­ti­ca. Los es­pe­cia­lis­tas de L’Oc­ci­ta­ne es­tán apren­dien­do más y más so­bre có­mo la ex­pre­sión de los ge­nes pue­de ser mo­di­fi­ca­da por el es­ti­lo de vi­da que lle­va una per­so­na: se es­tá trans­for­man­do el en­fo­que del cui­da­do de la piel.

La ex­pe­rien­cia de las ma­ña­nas do­ra­das, se­gún los vo­lun­ta­rios que pro­ba­ron el acei­te en sue­ro, cuen­ta que des­pués de la pri­me­ra no­che la piel lu­ce más des­pier­ta, pa­ra el 91 %, y des­can­sa­da y fres­ca pa­ra el 97 %. Lue­go de sie­te no­ches, el 100 % de los vo­lun­ta­rios es­tu­vie­ron de acuer­do en que la piel lu­ce des­can­sa­da, tie­ne un bri­llo sa­lu­da­ble pa­ra el 97 % de ellos, y pa­ra el 90 % las lí­neas ya arru­gas son me­nos vi­si­bles.

UNA RU­TI­NA DO­RA­DA

Re­no­var la piel por la no­che es dar­le un nue­vo co­mien­zo, al des­ha­cer­se de los agre­so­res ne­ga­ti­vos que la de­ma­cran y afec­tan la epi­ge­né­ti­ca du­ran­te el día. Es­ti­mu­lar la piel con cre­mas, sue­ros y acei­tes pue­de ser me­nos efec­ti­vo si la piel no es re­cep­ti­va, ahí es don­de en­tran los pro­duc­tos de L’Oc­ci­ta­ne, con es­te lí­qui­do po­de­ro­so que pre­pa­ra a la piel pa­ra que sea más re­cep­ti­va.

¿Có­mo em­pe­zar la ru­ti­na? Con un ros­tro fres­co y lim­pio, con agua o esen­cia. El se­gun­do pa­so es re­no­var­se du­ran­te la no­che pa­ra en­cen­der la piel por la ma­ña­na, con el acei­te en sue­ro de re­no­va­ción noc­tur­na.

Des­pués de la­var y to­ni­fi­car, se co­mien­za dan­do ma­sa­jes al ter­cer ojo, a con­ti­nua­ción se ha­cen tres apli­ca­cio­nes del Im­mor­te­lle Re­set pa­ra ma­sa­jear al­re­de­dor de los con­tor­nos del ros­tro, por el cue­llo y por las sie­nes pa­ra ali­viar la ten­sión. Por úl­ti­mo, se ma­sa­jean los pun­tos es­tra­té­gi­cos de pre­sión al­re­de­dor del ros­tro, en con­jun­to con téc­ni­cas de res­pi­ra­ción que re­nue­van la ener­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.