L’ In­ter­dit

LA ATRAC­CIÓN DE LO PROHI­BI­DO

High Class - - HC/PUBLINOTA -

Gi­venchy ani­ma a las mu­je­res a des­cu­brir lo prohi­bi­do con es­ta mag­ní­fi­ca fra­gan­cia que com­bi­na ele­gan­cia y gla­mour, di­se­ña­da ex­qui­si­ta­men­te con la so­brie­dad del blan­co y ne­gro ca­rac­te­rís­ti­co de Mon­sieur Hu­bert.

En 1957 Gi­venchy lan­zó una en­can­ta­do­ra fra­gan­cia, ins­pi­ra­da en la icó­ni­ca Au­drey Hep­burn. Es­te año, se re­lan­za es­te ex­clu­si­vo bou­quet con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar a las mu­je­res a te­ner la fuer­za de ser li­bres y en­fren­tar gran­des desafíos, tal co­mo la mu­sa que la ins­pi­ró.

Mag­ní­fi­ca y arro­lla­do­ra­men­te ele­gan­te, L’In­ter­dit cuen­ta con un per­fil flo­ral y ama­de­ra­do. Apun­ta a un nue­vo ti­po de fe­mi­ni­dad, que per­mi­te lle­var a las mu­je­res a ex­pe­ri­men­tar la li­ber­tad de sen­tir las sen­sa­cio­nes prohi­bi­das sin mie­do; a no mar­car­se lí­mi­tes y ex­plo­rar­se a sí mis­mas.

Es­ta fra­gan­cia crea contrastes en­tre la au­da­cia y la se­duc­ción que un per­fu­me te pue­de brin­dar. Su aro­ma es el re­sul­ta­do de una de­li­cio­sa mez­cla de flor blan­ca ba­ña­da con una no­ta me­lo­sa y cá­li­da de nar­do. Crea­da por los maes­tros per­fu­mis­tas Do­mi­ni­que Ro­pion, An­ne Fli­po y Fanny Bal, L’In­ter­dit des­ve­la un ra­mo flo­ral blan­co de azahar y jaz­mín. En con­tras­te, ema­nan to­nos os­cu­ros de ve­ti­ver y pa­chu­lí.

EL NOM­BRE Y SU DI­SE­ÑO

Au­drey Hep­burn, la icó­ni­ca ac­triz y mo­de­lo del si­glo XX, con­fió en la vi­sión de Hu­bert y lo es­co­gió pa­ra crear va­rios de sus ex­clu­si­vos ves­tua­rios. Sus diseños eran ori­gi­na­les e im­ple­men­tó las pren­das se­pa­ra­das, una al­ter­na­ti­va ca­sual chic que dio un gi­ro com­ple­to a la mo­da de su épo­ca, por otor­gar a las mu­je­res cier­ta li­ber­tad en una épo­ca en que las prin­ci­pa­les ca­sas de mo­da so­lo di­se­ña­ban out­fits com­ple­tos.

Con el pa­so de los años, sur­gió una irrom­pi­ble amis­tad y una co­la­bo­ra­ción pro­fe­sio­nal, una re­la­ción que en­ca­mi­nó a la ca­sa Gi­venchy ha­cia el fu­tu­ro. Una de las co­la­bo­ra­cio­nes más im­por­tan­tes que sur­gió de es­tos inigua­la­bles ar­tis­tas fue es­ta fra­gan­cia, crea­da ori­gi­nal­men­te pa­ra Au­drey, mu­sa y em­ba­ja­do­ra de la mar­ca en los Es­ta­dos Uni­dos de esa épo­ca.

La ac­triz usó el per­fu­me por un año en­te­ro en se­cre­to, an­tes de que es­tu­vie­ra dis­po­ni­ble pa­ra el pú­bli­co. Con es­te lan­za­mien­to, Au­drey fue la pri­me­ra ac­triz en ser ima­gen pu­bli­ci­ta­ria de un per­fu­me, una ten­den­cia más que vi­gen­te en la ac­tua­li­dad. La his­to­ria di­ce que, cuan­do Hu­bert Gi­venchy pre­gun­tó a la ac­triz si po­día co­mer­cia­li­zar­la, ella res­pon­dió “je vous l’in­ter­dit!”, que sig­ni­fi­ca “¡se lo prohí­bo!”.

El di­se­ño del fras­co de 2018 es un ho­me­na­je al de aque­lla épo­ca. Es­te año, la fra­gan­cia se pre­sen­ta en una pe­que­ña botella ab­so­lu­ta­men­te atem­po­ral y su­ma­men­te mo­der­na. Su de­li­ca­de­za y so­brie­dad es­tán en­vuel­tas por un be­llo la­zo de gros­grain ma­te, que acom­pa­ña su for­ma cua­dra­da re­don­dea­da. Pu­ra ele­gan­cia.

Vie­ne en un es­tu­che blan­co y ne­gro, lo cual lo ha­ce ele­gan­te y sen­ci­llo, y cuen­ta con la em­ble­má­ti­ca fir­ma de Mon­sieur Gi­venchy.

LA NUE­VA MU­SA INSPIRADORA

La her­mo­sa y se­duc­to­ra ac­triz Roo­ney Ma­ra es la es­tre­lla de la nue­va cam­pa­ña. En el co­mer­cial, la ve­mos ex­plo­ran­do lo prohi­bi­do con un lu­jo­so ves­ti­do de en­ca­je ne­gro Gi­venchy de al­ta cos­tu­ra. Muy a me­nu­do, Roo­ney vis­te Gi­venchy pa­ra sus apa­ri­cio­nes en las red car­pets,

in­clu­so des­de an­tes de ser ima­gen de la mar­ca. Ya las crea­cio­nes de Ri­car­do Tis­ci, ex di­rec­tor crea­ti­vo de la mai­son, es­ta­ban en­tre las más so­li­ci­ta­das por la ac­triz, pe­ro con la lle­ga­da de Cla­re Waight Ke­ller, es­ta re­la­ción en­tre ce­le­bri­dad y mar­ca se afian­zó.

La cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria la mues­tra en un ele­gan­te apar­ta­men­to pa­ri­sino, del cual de­ci­de sa­lir en bus­ca de li­ber­tad. Lle­gan­do al me­tro, su ele­gan­te ves­ti­do y el en­torno en el que se en­cuen­tra con­tras­tan. Al ama­ne­cer, la ve­mos fuer­te y se­re­na, acom­pa­ña­da úni­ca­men­te con la fra­gan­cia que la lle­vó a vi­vir una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

La ac­triz es co­no­ci­da por su ac­tua­ción en las exi­to­sas pe­lí­cu­las The So­cial Net­work, Ain’t Them Bo­dies Saints, Si­de Ef­fects, Her y Trash. Fue no­mi­na­da dos ve­ces pa­ra el Os­car y en­tre sus pa­pe­les más des­ta­ca­dos po­de­mos des­ta­car su pa­pel en The Girl With The Dra­gon Tat­too y Ca­rol. Es­te año, pro­ta­go­ni­zó las pe­lí­cu­las Mary Mag­da­le­ne y Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot.

Todd Hay­nes es el re­co­no­ci­do di­rec­tor que tra­ba­jó con Roo­ney Ma­ra en el set de la pe­lí­cu­la Ca­rol. La quí­mi­ca que exis­te en­tre am­bos es in­ne­ga­ble, por eso, pa­ra Todd fue to­do un lu­jo par­ti­ci­par co­mo co­pro­duc­tor y di­rec­tor del au­dio­vi­sual de es­ta cam­pa­ña.

El equi­po pu­do cap­tu­rar la in­creí­ble be­lle­za de Roo­ney con un es­ti­lo ci­ne­ma­to­grá­fi­co, que siem­pre ha dis­tin­gui­do a Gi­venchy. El vi­sual pu­bli­ci­ta­rio es obra del afa­ma­do fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co de mo­da Da­vid Sims, quien pu­do cap­tar las me­jo­res to­mas de Roo­ney por el me­tro de Pa­rís.

Acep­tar el es­tre­me­ci­mien­to de la li­ber­tad de las sen­sa­cio­nes prohi­bi­das, sue­na a al­go arries­ga­do. Sin em­bar­go, L’In­ter­dit desafía a las mu­je­res a trans­gre­dir los lí­mi­tes y có­di­gos ima­gi­na­rios, reales o in­ven­ta­dos. Por­que a ve­ces, el úni­co lí­mi­te es el que nos po­ne­mos no­so­tras mis­mas. Más allá de lo que nos re­tie­ne, se en­cuen­tran mu­chas de las emo­cio­nes que nos per­mi­ti­rán dis­fru­tar de la vi­da acom­pa­ña­das de una fan­tás­ti­ca fra­gan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.