Des­ti­nos: Los me­jo­res lu­ga­res pa­ra re­ci­bir al 2019

Los me­jo­res lu­ga­res pa­ra re­ci­bir al 2019

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Yru­pé Bon­zi

El año nue­vo 2019 se en­cuen­tra a días, tal vez ya no les dé el tiem­po de or­ga­ni­zar un via­je, pe­ro pro­ba­ble­men­te le de­mos una me­ta pa­ra es­te año que ini­cia: ce­le­brar el pró­xi­mo fin de año en al­guno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra ha­cer­lo.

Se aca­ba el año, em­pe­za­mos a fi­jar­nos me­tas pa­ra el año que em­pie­za, so­ñar con los be­sos que re­ci­bi­re­mos a la me­dia­no­che y pro­yec­tar la ce­le­bra­ción per­fec­ta que pa­sa­re­mos con nues­tros se­res que­ri­dos. Que­re­mos ce­le­brar por el año que ter­mi­na, y ti­rar to­da la me­jor onda pa­ra el año que em­pie­za. Es por es­to que en to­das par­tes del mun­do ca­da fin de año se fes­te­ja a lo gran­de.

Sin em­bar­go, hay lu­ga­res que se lle­van pun­tos ex­tra a la ho­ra de ha­cer es­ta ce­le­bra­ción, y en es­ta edi­ción les pre­sen­ta­mos un lis­ta­do de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra fes­te­jar el año nue­vo 2019.

SID­NEY (AUS­TRA­LIA)

No en vano ve­mos en la te­le có­mo ce­le­bran los aus­tra­lia­nos ca­da año. Ver­da­de­ra­men­te, sa­ben ha­cer­le ho­nor a ser uno de los pri­me­ros paí­ses en re­ci­bir al Año Nue­vo. La ce­le­bra­ción en Sid­ney es un bou­quet de ac­ti­vi­da­des ma­ra­vi­llo­sas, men­sa­jes aé­reos en el cie­lo, un show de fue­gos ar­ti­fi­cia­les que ro­ba el alien­to y mi­les de ac­ti­vi­da­des y fies­tas a lo lar­go de to­da la ciu­dad. Los me­jo­res lu­ga­res don­de es­pe­rar las 12 son la bahía de la ciu­dad, el Har­bour Brid­ge, fren­te a la Ope­ra Hou­se y, por su­pues­to, en la fa­mo­sa Bon­di Beach.

EDIMBURGO (ES­CO­CIA)

Los es­co­ce­ses son fa­mo­sos por su de­sen­freno cuan­do de ce­le­bra­cio­nes se tra­ta. La gen­te bai­la en las ca­lles de la ca­pi­tal, a la me­dia­no­che se pue­den ver los tra­di­cio­na­les fue­gos ar­ti­fi­cia­les y mi­les de con­cier­tos con ar­tis­tas fa­mo­sos dan for­ma a la gran fies­ta de tres días lla­ma­da Hog­ma­nay Ce­le­bra­tions.

Tie­nen ac­ti­vi­da­des muy pe­cu­lia­res, al­gu­nas ex­pe­rien­cias so­lo pa­ra va­lien­tes, co­mo dar­se un chapuzón en las he­la­das aguas del río Forth, en un even­to co­no­ci­do co­mo Loony Dook Pa­ra­de, o una com­pe­ten­cia de tri­neos de pe­rros que se ce­le­bra ca­da año.

NUE­VA YORK (EEUU)

La fies­ta neo­yor­qui­na de Año Nue­vo es un clá­si­co que ha si­do in­mor­ta­li­za­do en mi­les de pe­lí­cu­las. El fa­mo­so con­teo re­gre­si­vo en Ti­mes Squa­re con el show pi­ro­téc­ni­co y los es­pec­tácu­los de can­tan­tes fa­mo­sos, con mi­les de per­so­nas ce­le­bran­do a to­do dar en las ca­lles, nos ha­cen sen­tir que es­ta­mos en me­dio de un set ci­ne­ma­to­grá­fi­co, pe­ro les ase­gu­ro que la reali­dad su­pera a la fic­ción.

BERLÍN (ALE­MA­NIA)

La ce­le­bra­ción en es­ta ciu­dad ale­ma­na se pue­de re­su­mir di­cien­do que los 1,8 km que se­pa­ran la Puer­ta de Bran­dem­bur­go de la Co­lum­na de la Vic­to­ria se lle­na con más de un mi­llón de per­so­nas lis­tas pa­ra de­to­nar en una fies­ta re­ga­da de cer­ve­za, fue­gos ar­ti­fi­cia­les, mú­si­ca elec­tró­ni­ca y shows de lu­ces. La ce­le­bra­ción es más in­ten­sa en Ale­xan­der­platz y, tam­bién, hay un re­nom­bra­do fes­te­jo en la To­rre de TV de Berlín.

LAS VE­GAS (NE­VA­DA)

Es­ta es otra ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na don­de la fies­ta y el des­con­trol no se aca­ban ja­más, pe­ro es en Año Nue­vo cuan­do, sin lu­gar a du­das, to­do to­ma una di­men­sión fan­tás­ti­ca. Más de 300.000 per­so­nas se reúnen a des­con­tro­lar­se, cons­cien­tes de que lo que pa­sa en Las Ve­gas se que­da en Las Ve­gas.

La fies­ta em­pie­za a las seis de la tar­de; ca­da cen­tí­me­tro de sus ca­lles y ca­da uno de sus ho­te­les, ca­si­nos y dis­co­te­cas ex­plo­tan de gen­te ce­le­bran­do al má­xi­mo. Pre­pá­ren­se pa­ra no sa­ber con cuál even­to que­dar­se, ya que hay con­cier­tos con ar­tis­tas fa­mo­sí­si­mos en to­das par­tes.

PA­RÍS (FRAN­CIA)

Fran­cia es má­gi­ca to­do el año con su pre­cio­sa to­rre Eif­fel, pe­ro es­te mo­nu­men­to se en­ga­la­na co­mo nun­ca pa­ra re­ci­bir al nue­vo año con fan­tás­ti­cos fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Las ca­lles se lle­nan de fies­ta y di­ver­sión, y se han vuel­to muy po­pu­la­res las ce­nas en los ba­teau mou­ches, que son pe­que­ños cru­ce­ros que re­co­rren el río Se­na, con ce­na y con­cier­tos mu­si­ca­les in­clui­dos, mien­tras se dis­fru­ta de la vis­ta de la be­llí­si­ma ciu­dad de las lu­ces, que bri­lla con to­da in­ten­si­dad.

MIA­MI (FLO­RI­DA)

Es­ta ciu­dad es, sin lu­gar a du­das, la rei­na a la ho­ra de la fies­ta. En es­te lu­gar se pue­de sa­lir de lu­nes a lu­nes y en­con­trar fies­tas siem­pre, pe­ro a fin de año to­do se vuel­ve in­men­so, con mi­les de op­cio­nes pa­ra ce­le­brar fan­tás­ti­ca­men­te, ya sea con fies­tas tra­di­cio­na­les de ga­la, fies­tas de sal­sa, even­tos pa­ra la fa­mi­lia y mi­les de lo­ca­les, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas que se pre­pa­ran a to­do dar pa­ra ofre­cer una no­che inol­vi­da­ble.

ÁMS­TER­DAM (HO­LAN­DA)

Evi­den­te­men­te, es­ta ciu­dad, fa­mo­sa por su des­con­trol, es uno de los des­ti­nos eu­ro­peos im­per­di­bles pa­ra quie­nes bus­can fies­tas inaca­ba­bles. Hay fes­te­jos en to­das las pla­zas y ca­lles, pe­ro las ce­le­bra­cio­nes más fa­mo­sas son las que se en­cuen­tran en es­pa­cios pú­bli­cos co­mo Rem­bradt­plein, Nieuw­markt, Mu­sueum­plein y Dam Squa­re. Lue­go de ver los fue­gos ar­ti­fi­cia­les re­fle­ja­dos en los ca­na­les, pre­pá­ren­se pa­ra ir a los bo­li­ches a bus­car las fies­tas más lo­cas y de­sen­fre­na­das del mun­do.

HONG KONG (CHI­NA)

Es­ta ciu­dad tie­ne uno de los es­pec­tácu­los pi­ro­téc­ni­cos más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do. Re­cuer­den que es­tos se ori­gi­na­ron en Chi­na, por lo que es­te país es úni­co a la ho­ra de dar un ver­da­de­ro show de lu­ces. Real­men­te, el cie­lo se en­cien­de con el gi­gan­tes­co show, cu­yo bro­che de oro es un enor­me dra­gón que vue­la a tra­vés del cie­lo. El pun­to de en­cuen­tro pa­ra la fies­ta es la Bahía de Vic­to­ria, don­de se pue­de dis­fru­tar de las lu­ces in­clu­so des­de los bar­cos o en las in­nu­me­ra­bles te­rra­zas.

RÍO DE JA­NEI­RO (BRA­SIL)

El Año Nue­vo en Bra­sil es una fies­ta muy par­ti­cu­lar, ya que las per­so­nas pre­fie­ren ce­le­brar­lo en la pla­ya. Las tra­di­cio­nes de los es­cla­vos afri­ca­nos y el cul­to a la oris­ha Ye­man­ja se en­cuen­tran to­tal­men­te pre­sen­tes en el pue­blo del ve­cino país. Ves­ti­dos de blan­co, to­dos se acer­can a ti­rar flo­res al mar y en­cen­der ve­las. Es una oca­sión muy poé­ti­ca, pe­ro des­pués de las 12, pre­pá­ren­se pa­ra ver a más de dos mi­llo­nes de per­so­nas sam­ban­do has­ta el ama­ne­cer.

La pla­ya de Co­pa­ca­ba­na, una de las más icó­ni­cas de Río de Ja­nei­ro, ofre­ce una de las fies­tas más gran­des y sal­va­jes. En to­das las pla­yas se co­lo­can es­ce­na­rios pa­ra es­pec­ta­cu­la­res con­cier­tos y pis­tas de bai­le, que acom­pa­ñan los fue­gos ar­ti­fi­cia­les y la ale­gría tan tí­pi­ca del pue­blo bra­si­le­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.