Un rin­cón tano en la Per­la del Sur

Un in­tere­san­te pa­ra­je, don­de la ca­li­dez y una car­ta mar­ca­da por los sa­bo­res ca­se­ros mar­can la pau­ta, fue lo que nos en­con­tra­mos al vi­si­tar la Piccola Italia, una atrac­ti­va in­vi­ta­ción a de­jar­se lle­var en un via­je gas­tro­nó­mi­co al Vie­jo Con­ti­nen­te.

TVO - - Bon Vivant -

De un tiem­po a es­ta par­te, En­car­na­ción se con­vir­tió en uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes del país. La ciu­dad, sus pla­yas y la hos­pi­ta­li­dad de su gen­te son la cla­ve, pe­ro no de­je­mos de la­do las pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas. Du­ran­te nues­tra vi­si­ta a la Per­la del Sur nos en­con­tra­mos con la Piccola Italia, ubi­ca­da en el nú­me­ro 1.894 de la ave­ni­da Ca­ba­lle­ro. Su due­ño, Juan Car­los Ba­rán, atien­de el es­ta­ble­ci­mien­to al que lle­ga­mos si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes de los lo­ca­les. Des­pués de to­do, la pu­bli­ci­dad de bo­ca en bo­ca es me­jor, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de co­mi­da. “Vi­ví mu­chos años en Italia y cuan­do vol­ví me ani­mé a crear mi pro­pio res­tau­ran­te de co­mi­da ita­lia­na, pa­ra im­ple­men­tar to­do lo que apren­dí allá. Afor­tu­na­da­men­te, me va muy bien. Ya son 20 años que es­toy al fren­te de Piccola Italia”, con­tó.

LA ESPECIALIDAD DE LA CA­SA

El am­bien­te del es­ta­ble­ci­mien­to es sen­ci­llo, pe­ro cá­li­do. Las an­ti­güe­da­des for­man par­te del en­can­to del lu­gar, que se pre­sen­ta co­mo un pe­que­ño rin­cón de Italia en la ca­pi­tal del ve­rano. Es un lu­gar al que uno va a co­mer tran­qui­lo, co­mo en ca­sa y, de he­cho, una de las co­sas que más enor­gu­lle­cen a Juan Car­los es su va­ria­da car­ta de pas­tas ca­se­ras. Pa­re­ce que se las in­ge­nió pa­ra po­ner­le di­fí­cil la elec­ción al co­men­sal con las pro­pues­tas. “To­do lo que ser­vi­mos es fres­co, lo pre­pa­ra­mos no­so­tros mis­mos… ra­vio­les, la­sa­ña y otras pas­tas son nues­tra especialidad, así co­mo las piz­zas. Tam­bién te­ne­mos al­gu­nos pla­tos de car­ne co­mo mi­la­ne­sas, que son muy so­li­ci­ta­dos por nues­tros clien­tes”, ex­pli­có Ba­rán. Los pre­cios son ra­zo­na­bles. Un pla­to de pas­ta “pa­ra hom­bre gran­de”, que bien se po­drían co­mer dos per­so­nas, ape­nas lle­ga a los G. 34.000. Si­guien­do con las pro­pues­tas, uno de los des­ta­ca­dos en la lis­ta es el Bar­co Italia: cua­tro ti­pos de pas­ta ser­vi­dos en un so­lo pla­to con una con­tun­den­te sal­sa. Cer­ve­za más piz­za, esa sí que es una com­bi­na­ción ga­na­do­ra, y en la Piccola Italia lo tie­nen cla­ro. Jus­ta­men­te, la chop del lu­gar es una de las más re­que­ri­das por la clien­te­la. “Te­ne­mos va­rias be­bi­das ita­lia­nas, ya sean vi­nos o cer­ve­zas. Pe­ro la de nues­tra cho­pe­ra es una ver­da­de­ra de­li­cia”, co­men­tó Ba­rán, y des­pués de pro­bar­la le di­mos la ra­zón. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.