San­tia­go y En­ri­que do­blan la apues­ta

Co­men­zó la cuen­ta re­gre­si­va. El 5 de mar­zo, Al­go an­da mal vol­ve­rá al ai­re, y des­pués de va­rios años en El Tre­ce, el pro­gra­ma arran­ca­rá el 2017 ins­ta­la­do en Te­le­fu­tu­ro. La nue­va ca­sa re­ci­bió a San­tia­go Gon­zá­lez y En­ri­que Dá­va­los con más desafíos, pe­ro ello

TVO - - Sumario - Luz Gon­zá­lez / Fo­tos: Mó­ni­ca Ma­tiau­da / Pro­duc­ción: Ama­lia Ri­vas Bi­gor­dá / Pren­das y cal­za­dos: L'uo­mo.

Des­ta­par ca­sos de co­rrup­ción, in­ves­ti­gar te­mas po­lí­ti­cos, desafiar a los “gran­des ca­pos”; sue­na sen­ci­llo y es el sue­ño de to­do pe­rio­dis­ta que co­mien­za a dar sus pri­me­ros pa­sos, aun­que… en la prác­ti­ca es bas­tan­te com­pli­ca­do y has­ta pe­li­gro­so. Pe­ro ese es el ca­mino que San­tia­go Gon­zá­lez y En­ri­que Dá­va­los eli­gie­ron, y le po­nen pe­cho. Des­de Al­go an­da mal (AAM) se lan­zan sin pa­ra­caí­das a la ta­rea de in­for­mar a sus se­gui­do­res, que des­de el 5 de mar­zo los ve­rán en un nue­vo ci­clo y es­tre­nan­do ca­sa. AAM aho­ra for­ma par­te de la gri­lla del Ca­nal 4, Te­le­fu­tu­ro; es­pe­cí­fi­ca­men­te, los do­min­gos, a las 20.30. Pa­ra más de­ta­lles, los pro­ta­go­nis­tas: San­ti y En­ri­que.

San­ti, ¿du­ran­te cuán­tos años AAM es­tu­vo en El Tre­ce?

- De los 12 años que es­tu­ve en la Red Pa­ra­gua­ya de Co­mu­ni­ca­cio­nes (RPC), ocho fue­ron de­di­ca­dos a AAM. Fue mu­cho tiem­po de apren­di­za­je, cre­ci­mien­to y con­so­li­da­ción de una mar­ca que fe­liz­men­te hoy tie­ne una iden­ti­dad bien de­fi­ni­da.

¿Cuán­to tiem­po lle­vás en el pro­gra­ma?

- Ocho años. El pro­gra­ma na­ció en ra­dio un 17 de no­viem­bre de 2008 y lue­go crea­mos des­de ce­ro un for­ma­to muy dis­tin­to al de hoy, que evo­lu­cio­nó a me­di­da que ma­du­ra­mos co­mo equi­po y cre­ci­mos en re­cur­sos.

¿Có­mo se sien­ten en su nue­va ca­sa?

- Res­pal­da­dos, có­mo­dos, con el com­pro­mi­so reno- va­do y con la con­vic­ción de lle­gar pa­ra su­mar al gran equi­po de Te­le­fu­tu­ro. Siem­pre hay un pe­rio­do de adap­ta­ción cuan­do uno cam­bia de tra­ba­jo, pe­ro la ver­dad, en Te­le­fu­tu­ro nos hi­cie­ron sen­tir des­de el pri­mer mo­men­to co­mo en ca­sa, eso for­ta­le­ce.

¿Por qué cam­bia­ron de ca­nal?

- Ade­más de ha­ber cum­pli­do un ci­clo ma­ra­vi­llo­so en El Tre­ce (del que so­lo nos lle­va­mos bue­nos re­cuer­dos y gran­des ami­gos), el ca­nal es­ta­ba vi­vien­do un pe­rio­do in­cier­to de cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción. In­cier­to por­que, si bien sa­bía­mos que exis­tían va­rios in­tere­sa­dos, no ma­ne­já­ba­mos con cer­te­za quién se que­da­ría con el ca­nal. An­te esa in­de­fi­ni­ción, no po­día­mos arries­gar­nos y even­tual­men­te de­jar a AAM fue­ra del ai­re en un año preelec­to­ral. Pa­ra nues­tra tran­qui­li­dad, se dio el in­te­rés de Che­na por con­ti­nuar pro­du­cien­do el for­ma­to y el de Te­le­fu­tu­ro de te­ner­lo

en su pan­ta­lla. El com­pro­mi­so de res­pe­tar la in­de­pen­den­cia y en ho­ra­rio cen­tral hi­zo que fi­nal­men­te to­má­ra­mos la de­ter­mi­na­ción en equi­po.

¿Qué se viene en 2017 en AAM?

- Ten­dre­mos al­gu­nos ca­pí­tu­los de­di­ca­dos a la in­ves­ti­ga­ción, co­mo to­dos los años. No obs­tan­te, AAM es un pro­gra­ma que se de­di­ca a en­ca­rar fron­tal e in­ci­si­va­men­te los te­mas de ac­tua­li­dad.

Es una pre­gun­ta tri­lla­da pa­ra us­te­des, pe­ro siem­pre es­tá la cu­rio­si­dad de sa­ber si re­ci­ben ame­na­zas por su tra­ba­jo…

- Afor­tu­na­da­men­te, no. Lo más cer­cano fue un ra­ro des­liz de Víc­tor Bo­ga­do, que du­ran­te un mano a mano me di­jo: “Sé dón­de vi­vís y a qué co­le­gio ibas de chi­co”. Qui­zá lo hi­zo con la in­ten­ción de de­mos­trar­me que me ha­bía ras­trea­do, pe­ro me pa­re­ció muy bur­do.

¿Por qué de­ja­ron de ha­cer AAM ra­dio?

- Por un mo­ti­vo si­mi­lar al que de­ja­mos la RPC. La ra­dio se ven­dió y con En­ri­que de­ci­di­mos to­mar­nos un tiem­po pa­ra de­ci­dir a qué me­dio ir. Es­tu­vi­mos ocho me­ses fue­ra del éter y es­ta­mos se­gu­ros de que des­em­bar­car en Ñan­du­tí fue una de­ci­sión acer­ta­da.

Ha­cien­do Ja­que ma­te en las ma­ña­nas de Ñan­du­tí, ¿có­mo es la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en la ra­dio de Hum­ber­to Ru­bin?

- Así co­mo co­no­cer la Cu­ba de Fi­del, por su im­pac- to his­tó­ri­co, era un sue­ño, tra­ba­jar en la Ñan­du­tí de Hum­ber­to Ru­bin era un an­he­lo. Nos desem­pe­ña­mos en una ra­dio em­ble­má­ti­ca y plu­ra­lis­ta, en la que nues­tra in­de­pen­den­cia es­tá ga­ran­ti­za­da. La ex­pe­rien­cia es ma­ra­vi­llo­sa. A mis 29 años no po­dría pe­dir más. Con­du­cir AAM, in­te­grar el plan­tel del ca­nal lí­der y dar con­ti­nui­dad a la ma­ña­na de Hum­ber­to en Ñan­du­tí es un gran com­pro­mi­so.

Sen­ti­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad, que es man­te­ner la cre­di­bi­li­dad” San­tia­go

En su rol de pe­rio­dis­tas, ¿se sien­ten un po­co co­mo pa­la­di­nes de la Jus­ti­cia?

- En reali­dad sen­ti­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad, que es man­te­ner la cre­di­bi­li­dad. Ese es el prin­ci­pal ca­pi­tal de to­do pe­rio­dis­ta. Ga­nar­nos la vi­da a cam­bio del si­len­cio, de ca­llar los abu­sos del po­der, se­ría en­tre­gar nues­tra dig­ni­dad y de­frau­dar la con­fian­za de quie­nes apues­tan a nues­tro tra­ba­jo.

No los co­no­ce­mos más que en el ám­bi­to pe­rio­dís­ti­co, ¿por qué ese re­ce­lo en sus vi­das pri­va­das?

- Por­que nues­tras fa­mi­lias no tie­nen por qué lle­var una vi­da que no eli­gie­ron. El re­ce­lo tam­bién tie­ne que ver con la na­tu­ra­le­za de nues­tro tra­ba­jo y con sus ries­gos. No es ne­ce­sa­rio ex­po­ner­las.

AAM RECARGADO

En­ri­que nos ade­lan­tó que se vie­nen sor­pre­sas en el pri­mer pro­gra­ma y que es­te nue­vo ci­clo de AAM lle­ga “con el pa­que­te com­ple­to: in­ves­ti­ga­cio­nes,

Va­mos con el pa­que­te com­ple­to: in­ves­ti­ga­cio­nes, de­ba­te, aná­li­sis...” En­ri­que

de­ba­tes, aná­li­sis…”. Ya lo es­ta­mos dis­fru­tan­do.

En­ri­que, ¿cuán­to tiem­po lle­vás en AAM?

- Es­toy en AAM des­de la tem­po­ra­da 2014. En la ver­sión ra­dio, de 2011 a 2015.

¿Có­mo se sien­ten en Te­le­fu­tu­ro?

- Muy bien, có­mo­dos. Tan­to que creo que ni sen­ti­mos el pro­ce­so de adap­ta­ción. Te­ne­mos a mu­chos ami­gos tra­ba­jan­do ahí, un es­que­ma de tra­ba­jo que es el mis­mo que siem­pre tu­vi­mos, el mis­mo equi­po. Más no po­de­mos pe­dir.

¿Qué po­de­mos es­pe­rar de AAM en es­te nue­vo ci­clo?

- Un re­torno a las raí­ces, a la esen­cia de AAM. Mu­cha fuer­za en lo au­dio­vi­sual, pro­fun­di­dad en los con­te­ni­dos, pe­ro siem­pre con la do­sis de ac­tua­li­dad pues­ta en con­tex­to. Va­mos con el pa­que­te com­ple­to: in­ves­ti­ga­cio­nes, de­ba­te, aná­li­sis...

¿Al­gu­na ame­na­za por tu tra­ba­jo en AAM?

- Yo nun­ca re­ci­bí nin­gún ti­po de ame­na­za.

¿Có­mo ma­ne­jan los pe­di­dos o las in­for­ma­cio­nes que les lle­gan de sus se­gui­do­res?

- Siem­pre a tra­vés de la pro­duc­ción. Te­ne­mos ca­na­les de de­nun­cias y un equi­po que se en­car­ga de re­ci­bir to­do, eva­luar, in­da­gar y lue­go se com­par­te con el res­to pa­ra se­guir avan­zan­do. To­do el tra­ba­jo siem­pre es en equi­po.

¿Qué ha­cen cuan­do la gen­te les pi­de ayu­da pa­ra rea­li­zar de­nun­cias?

- Tra­ta­mos de es­cu­char to­do y a to­dos, pe­ro siem­pre me­dian­te los ca­na­les co­rres­pon­dien­tes.

Más allá del ám­bi­to pe­rio­dís­ti­co, no mues­tran na­da de sus vi­das, ¿por qué?

- Per­so­nal­men­te, no lo con­si­de­ro ne­ce­sa­rio. Al de­di­car­se a es­to uno asu­me la ex­po­si­ción que tie­ne, y el abrir la puer­ta de la vi­da pri­va­da lle­va esa ex­po­si­ción a un cam­po que na­da tie­ne que ver con el tra­ba­jo. Si la ex­po­si­ción es por el tra­ba­jo, man­ten­gá­mos­lo en ese cam­po. Ade­más, uno pue­de sal­pi­car de ex­po­si­ción a la fa­mi­lia, ami­gos, pa­re­ja, ¿y ellos qué cul­pa tie­nen? El que eli­gió es­ta vo­ca­ción, con sus ries­gos, fui yo, no ellos.

¿A quién o quié­nes ad­mi­rás a nivel pe­rio­dís­ti­co?

- En lo pe­rio­dís­ti­co, tu­ve la suer­te de tra­ba­jar con pe­rio­dis­tas a los que ad­mi­ro mu­cho y de quie­nes apren­dí de­ma­sia­do. Prác­ti­ca­men­te arran­qué en es­to con Ma­nuel Ber­nár­dez, que me en­se­ñó a “ha­cer lle­gar el men­sa­je” des­de la sim­ple­za; tam­bién vi su de­di­ca­ción y pasión por la ra­dio. Adop­té un es­ti­lo dis­tin­to, pe­ro apren­dí mu­cho. Aho­ra mis­mo me to­ca la­bu­rar con dos pe­rio­dis­tas a los que ad­mi­ro mu­chí­si­mo, Hum­ber­to Ru­bin y mi du­pla, San­tia­go. Tra­yec­to­ria, pre­sen­te y fu­tu­ro.

JÓ­VE­NES Y AUDACES. En­ri­que Dá­va­los y San­tia­go Gon­zá­lez lle­van ade­lan­te AAM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.