El va­lor de la ale­gría

Cuan­do es­ta­mos ale­gres pa­re­ce que to­do sale bien y que to­dos son más bue­nos.

Ultima Hora - Revista Escolar - - PEQUECHEF -

La ale­gría no es una sen­sa­ción ni el re­sul­ta­do de una di­ver­sión o de que al­go que que­ría­mos lo lo­gra­mos. La cau­sa de la ale­gría no vie­ne del ex­te­rior ni so­lo de las co­sas que su­ce­den, la ale­gría vie­ne de nues­tro in­te­rior, la ale­gría es un es­ta­do del es­pí­ri­tu. Es más fá­cil co­no­cer lo que es el do­lor y el su­fri­mien­to, por­que siem­pre la cau­sa es ex­ter­na. Por ejem­plo, la cau­sa de un do­lor pue­de ser una en­fer­me­dad o un ac­ci­den­te, y la cau­sa de un su­fri­mien­to pue­de ser la muer­te de un ser que­ri­do. Cuan­do es­ta­mos con­ten­tos sa­be­mos tam­bién que la cau­sa es ex­ter­na, co­mo una bue­na ca­li­fi­ca­ción, un ju­gue­te nue­vo, un re­ga­lo nue­vo el día de nues­tro cum­plea­ños. Cuan­do nos es­ta­mos di­vir­tien­do tam­bién la cau­sa es ex­ter­na, nos di­vier­te lo que ju­ga­mos o una pe­lí­cu­la sim­pá­ti­ca. Pe­ro con la ale­gría es di­fe­ren­te. Cuan­do es­ta­mos ale­gres la cau­sa no vie­ne fue­ra de no­so­tros, sino que es­tá den­tro de no­so­tros, es­tá en nues­tro in­te­rior. La ale­gría es fru­to de nues­tra ac­ti­tud, de có­mo de­ci­di­mos afron­tar lo que nos ro­dea, de có­mo de­ci­di­mos afron­tar la vida, de có­mo de­ci­di­mos vi­vir. Si de­ci­di­mos que nues­tra vida y nues­tra paz in­te­rior son más im­por­tan­tes que las co­sas ex­ter­nas, en­ton­ces nos acer­ca­mos a ser per­so­nas más ale­gres. Si de­ci­di­mos que no nos afec­ten en nues­tro in­te­rior las co­sas ma­las, es cuan­do de­ci­di­mos ser ale­gres; de lo con­tra­rio; se­re­mos per­so­nas tris­tes. La fuen­te más y más gran­de de la ale­gría es el amor. La per­so­na que no ama por egoís­mo, su­fre y nun­ca es­tá ale­gre, nun­ca ríe, es una per­so­na tris­te. To­do es mo­ti­vo pa­ra que es­té tris­te, pues so­lo quie­re lo que tie­ne ga­nas. Por eso es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra es­tar tris­te el te­ner que le­van­tar­se to­dos los días a la mis­ma ho­ra pa­ra acu­dir al co­le­gio, con­vi­vir con las per­so­nas que no le son sim­pá­ti­cas, preo­cu­par­se por te­ner que gas­tar me­nos por­que el pre­su­pues­to no da, es­tar pen­dien­tes de los de­más, ha­cer hoy exac­ta­men­te el mis­mo en­car­go que hi­zo ayer, y to­do aque­llo que de al­gu­na ma­ne­ra le sig­ni­fi­ca un po­co de es­fuer­zo. Ser egoís­ta y es­tar tris­te se­ría lo mis­mo que lle­var una vida fría y con un gran to­que de amar­gu­ra. Tam­po­co va­le pen­sar que la so­lu­ción pa­ra es­tar ale­gre con­sis­te en to­mar con po­ca se­rie­dad nues­tras obli­ga­cio­nes y com­pro­mi­sos, en pro­cu­rar vi­vir de­jan­do de preo­cu­par­nos por nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des y de es­ta ma­ne­ra es­tar ale­gres. La per­so­na que bus­ca eva­dir la reali­dad tie­ne una ale­gría fic­ti­cia, me­jor di­cho, vi­ve in­mer­sa en la co­mo­di­dad y en la bús­que­da del pla­cer, lo cual du­ra muy po­co y no es la ale­gría. La per­so­na ale­gre es la que bus­ca el bien pa­ra sí y pa­ra los de­más, apre­cia la vida que tie­ne, apre­cia la vida de los de­más, pien­sa en lo que ne­ce­si­tan los de­más, siem­pre pro­cu­ra cum­plir con su de­ber, no se preo­cu­pa tan­to de te­ner co­sas ma­te­ria­les co­mo de ejer­ci­tar­se en las vir­tu­des. Así es cuan­do inun­da la paz, cu­yo fru­to es una vida ale­gre. La ale­gría no se ma­ni­fies­ta con las car­ca­ja­das ni con con­tar chis­tes to­do el tiem­po, la ale­gría se ma­ni­fies­ta con… … nues­tra son­ri­sa, que ale­gra tam­bién la vida de los de­más … con la ac­ti­tud se­re­na de nues­tra per­so­na, pro­pia de quien sa­be apre­ciar y va­lo­rar to­do lo que exis­te a su al­re­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.