Una mi­sión obli­ga­da

Ultima Hora - Revista Escolar - - PASAJE A LA AVENTURA -

Co­rrer tan rá­pi­do co­mo un leo­par­do era la con­sig­na. El ca­mi­ni­to en ba­ja­da ha­cia el río en­tre yu­ya­les ayu­da­ba, y más aún cuan­do cin­co del ban­do con­tra­rio me se­guían con hon­di­ta en mano y ga­nas de ven­gar su ver­gon­zo­sa de­rro­ta. El pro­ble­ma era que la za­pa­ti­lli­ta en­tre de­dos no ayu­da­ba pa­ra na­da en ese te­rreno di­fí­cil, ade­más esos ner­vios no me de­ja­ban ver esas pie­dras in­crus­ta­das en el ca­mino. Me pa­re­cía que ha­bían des­apa­re­ci­do has­ta que sen­tí una por mis ro­di­llas al caer y ro­dar has­ta que la gra­ve­dad di­jo bas­ta. “Oja­lá pu­die­ra ser aquel ca­ma­lo­te que flo­ta li­bre y se lo lle­va el río sin vio­len­cia”, me di­je, pues es lo pri­me­ro que di­vi­sé en la ori­lla de la pla­ya al le­van­tar la ca­be­za del ba­rro. Te­nía que in­ven­tar al­go pa­ra za­far­me de mis cin­co perseguidores que lle­ga­rían en cual­quier mo­men­to. Pa­sa que lo hi­ce por una cues­tión de amis­tad in­que­bran­ta­ble, no pu­de evi­tar ti­rar un hon­di­ta­zo al pa­nal de avis­pas que es­ta­ba so­bre el ar­qui­to con­tra­rio, no pu­de que­dar­me sin ha­cer na­da lue­go de que vi có­mo me­tie­ron esa ra­ni­ta en el shor­ci­to de Ju­li­to, nues­tro me­jor de­lan­te­ro y com­pa­ñe­ro de es­cue­la. Por un mo­men­to pen­sé que con la ca­ra que pu­so al sen­tir al frío ba­tra­cio por sus glú­teos, le es­ta­ba vien­do al mis­mo dia­blo. Mien­tras pro­cu­ra­ba le­van­tar­me en ese pe­sa­do te­rreno fan­go­so, me­tros más arri­ba, Saúl co­rrió mi mis­ma suer­te e hi­zo su es­pec­ta­cu­lar apa­ri­ción de en­tre los ma­to­rra­les ro­dan­do en­tre gri­tos de in­vo­ca­ción a su ma­má, gro­se­rías en­tre­cor­ta­das y que­jas de do­lor por el tro­pe­zón. Al in­ten­tar ayu­dar­lo, los otros cua­tro fue­ron víc­ti­mas de re­tos, tu­ques, por no sé qué, pe­ro na­die se atre­vió a dis­cu­tir al gor­di­to que ate­rri­zó. Saúl era el lí­der del gru­po del ba­rrio Ka­ra Ka­ra, te­nía el pe­so pa­ra li­de­rar por su ca­rác­ter y por su obe­sa fi­gu­ra, re­sul­ta­do de te­ner un pues­ti­to de ven­ta de em­pa­na­da, cro­que­tas y mbe­ju en su mis­ma ca­sa. –¡Allá es­tá ese co­bar­de! –fue­ron las pa­la­bras de avis­ta­mien­to de Pi­ru­lo, co­mo lo lla­ma­ban por ser una vi­drie­ra de hue­sos en­sam­bla­dos an­dan­te. Me en­tre­gué; la guar­dia pre­to­ria­na de Saúl me ro­deó mien­tras él ter­mi­na­ba de lim­piar­se su gran om­bli­go, cue­llo y sus ore­jas su­per­do­ta­das. –Si te doy diez tu­ques, ti­po abue­lo Calí, no me voy a con­ten­tar, pe­ro ten­go una pro­pues­ta pa­ra sal­var tu es­pal­da y tu co­la del fu­si­la­mien­to con pe­lo­ta por nues­tro equi­po. Ayer, do­ña Eleo­no­ra se­cues­tró nues­tra pe­lo­ta y lue­go la re­ven­tó con la pun­ta de un cu­chi­llo, pues di­ce que la asustamos por las sies­tas cuan­do la pe­lo­ta cae so­bre su te­cho de zinc. Nos ad­vir­tió que ni pen­se­mos en ha­cer­le na­da, por­que no du­da­ría en ha­cer­nos un pa­yé y con­ver­tir­nos en sa­pos, lo que pue­de ser por­que cree­mos que es bru­ja, su ca­ra de ma­la la de­la­ta. La pro­pues­ta fue en­trar a su pie­za, co­lo­car a Pa­va­rot­ti, nues­tro gran sa­po ro­jo que sue­le croar con una fuer­za es­pec­ta­cu­lar, de­jar que el mal tiem­po hi­cie­ra lo su­yo pa­ra que Pa­va­rot­ti croa­ra cuan­do ña Eleo­no­ra es­tu­vie­ra acos­ta­da, sal­ta­ra has­ta la puer­ta del sus­to y que co­rrie­ra en ca­mi­són por la vi­lla. So­lo así que­da­ría ven­ga­da la me­mo­ria de aque­lla pe­lo­ta ro­ta por la bru­ja y el gol fi­nal que le hi­ci­mos al equi­po de Saúl por­que el ar­que­ro sa­lió pi­tan­do, de­ses­pe­ra­do por las avis­pas… Era una mi­sión obli­ga­da que me die­ron en aque­lla tar­de de fútbol y la cum­plí a ca­ba­li­dad.

Ra­fael Fran­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.