Pa­co y Lo­la

Ultima Hora - Revista Escolar - - PASAJE A LA AVENTURA - Ra­fael Fran­co

Eran dos ra­ton­ci­tos re­gor­de­tes que vi­vían en un bo­de­gón con vis­ta al mar, en la Es­pa­ña de gran­de­zas y de glo­rio­sa flo­ta que sur­ca­ba ma­res y des­cu­bría mun­dos con ad­mi­ra­da repu­tación. Acos­tum­bra­dos a su­bir al pri­mer bar­co que los lle­va­ra a se­gu­ros puer­tos don­de que­so, pan y mu­chas otras delicias po­dían traer y ven­der a tan nu­me­ro­sa fa­mi­lia. Se los es­pe­ra­ba siem­pre al son del ta­blao y gri­tan­do “¡oo­lé!”. Pa­co era su nom­bre y cuan­do jo­ven, torero de cu­ca­ra­chas era en su pue­bli­to na­tal, muy va­lien­te el tío, mas aho­ra se de­di­ca a via­jar. Ella, su ra­ton­ci­ta ama­da, que tan enamo­ra­da le con­fe­só que ni sie­te ma­res la ha­brían de ale­jar de él… Siem­pre que un que­si­to hu­bie­ra pa­ra mas­ti­car… Una tar­de cuan­do una ca­ra­be­la apres­ta­ba sus ve­las pa­ra perderse en el azul sin fin, co­rrien­do, Pa­co in­cre­pa­ba a Lo­la di­cién­do­le: –Va­mos, mu­jer, que de­be­mos par­tir, pues nos es­pe­ran que­sos de la Ita­lia, pa­nes de cen­teno de nues­tros ve­ci­nos de Por­tu­gal y cuan­to puer­to del Me­di­te­rrá­neo lo­gre­mos re­co­rrer. Aba­ni­co en mano, are­tes re­don­dos y fla­men­ca per­so­na­li­dad, la muy fé­mi­na ra­ton­ci­ta, apu­ró sus pa­si­tos y por la cuer­da subie­ron a bor­do y al fon­do mis­mo del bar­co fue­ron a es­pe­rar el des­tino fi­nal.

Así Pa­co y Lo­la, pen­san­do que lle­ga­rían a al­gún puer­to co­no­ci­do, se em­bar­ca­ron, pe­ro es­ta ca­ra­be­la cru­zó un océano tan gran­de que llegaron a tie­rras ex­tra­ñas. Al ba­jar, nues­tros an­da­lu­ces ami­gui­tos ca­si des­ma­ya­ron por no ha­ber es­pe­ra­do en­con­trar tan­ta sel­va ves­ti­da de tal ma­jes­tad. –¡Guár­de­me, Vir­gen de la Ma­ca­re­na! ¿Qué be­bió ano­che el ti­mo­nel, pa­ra errar un puer­to ci­vi­li­zao?, lo que ha­ya si­do lo be­bió so­li­to, ¡to­do un tonel! Ba­ja­ron con te­mor, ca­mi­na­ron con cui­da­do, ma­ra­vi­lla­dos por aves de co­lo­res vi­vos, pal­me­ras al­tas y jo­ro­ba­das co­mo la to­rre de pi­za, aun­que na­da de eu­ro­peo ha­bía en ese reino ver­de y tro­pi­cal. De vuel­ta al bo­de­gón, la exi­to­sa pa­re­ja, un po­co más tos­ta­di­tos por el sol del Ca­ri­be, fue­ron recibidos por blan­cos pa­ñue­los que des­de un hueco del ma­de­ro en un mue­lle bai­lo­tea­ban co­mo fan­tas­mi­tas que ape­nas se de­ja­ban no­tar. Ya en la gran me­sa, ro­dea­dos de hi­jos, fa­mi­lia­res y pa­rro­quia­nos cu­rio­sos, Pa­co na­rró to­do lo que vio al otro la­do del mar. –Ju­ro, co­mo me lla­mo Pa­co, que aque­lla gen­te se­ca­ba una ho­ja enor­me, la que­ma­ba y se la me­tían en la bo­ca y vol­vían a ti­rar, se lla­ma ta­ba­co, en Amé­ri­ca su ori­gen es­tá. Y es­ta co­sa tan fea, con piel du­ra con pun­tas pa­re­ci­das a es­pi­nas, que pa­re­ce que ni al dia­blo ha­ya de ser­vir, es una fru­ta tan dul­ce y ri­ca, que por ella me vuel­vo ve­ge­ta­riano. Pi­ña es su nom­bre, so­lo te­néis que pe­lar­la y ju­go y pul­pa pre­mia­rán al pa­la­dar más no­ble. Lo­la apren­dió que una fru­ta ro­ja co­mo la man­za­na, po­día a su sal­sa me­jo­rar, lle­vó una mues­tra y les con­tó a sus ami­gas que en Amé­ri­ca cre­cía el to­ma­te. Pa­co y Lo­la les hablaron de la pa­pa, del ca­fé, el ca­cao, y de me­lo­dio­sas len­guas que otros roe­do­res de aque­lla par­te del mun­do ha­bla­ban. Así en el bo­de­gón con­ti­nuó la fies­ta, mien­tras Pa­co se arre­gló la bar­ba e in­vi­tó a su pe­que­ña ma­ja pa bai­lar, muy enamo­rao él, pe­ro ella irri­ta­da pues so­bre su co­la a ca­da ra­to, él muy en­tu­sias­ma­do le da­ba por za­pa­teo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.