Ma­rie Cu­rie: Bien­he­cho­ra de la hu­ma­ni­dad

Ultima Hora - Revista Escolar - - BIOGRAFIA -

Una po­la­ca es­tu­dio­sa

Na­ció en Po­lo­nia el 7 de no­viem­bre de 1867. Sus pa­dres fue­ron pro­fe­so­res, en su ca­sa hu­bo siem­pre un am­bien­te de es­tu­dios y de aus­te­ri­dad por la si­tua­ción de su país en esa épo­ca. Cuan­do fue se­ño­ri­ta pu­do via­jar a Pa­rís, don­de in­gre­só en la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na. Sus com­pa­ñe­ros la veían co­mo una chi­ca tímida, obs­ti­na­da, de ca­be­lle­ra co­lor ce­ni­za, her­mo­sa pe­ro con ape­lli­do di­fí­cil de pro­nun­ciar. Ella se sen­ta­ba en la pri­me­ra fi­la y te­nía po­cos ami­gos. Du­ran­te sus es­tu­dios, so­lo le in­tere­sa­ban los li­bros. Su nom­bre era Man­ya Sklo­dows­ka. Des­de ado­les­cen­te tu­vo que tra­ba­jar pa­ra pa­gar sus es­tu­dios y los de sus her­ma­nos. Cuan­do pu­do, en me­dio de sus sa­cri­fi­cios, qui­so lle­var ade­lan­te uno de sus idea­les y abrió una es­cue­li­ta pa­ra hi­jos de obre­ros po­bres en Po­lo­nia, pues co­no­cía lo di­fí­cil que re­sul­ta­ba en­viar a la es­cue­la a los ni­ños del cam­po. Por los mu­chos sa­cri­fi­cios que hi­zo pa­ra estudiar y man­te­ner­se, a los 20 años ya ma­ni­fes­ta­ba una cier­ta amar­gu­ra en su vi­da, as­pec­to que con el tiem­po in­ten­tó su­pe­rar de a po­co.

A Pa­rís con amor

Los fru­tos de su es­fuer­zo no tar­da­ron en ma­ni­fes­tar­se. Su her­ma­na ma­yor, a quien ella ha­bía ayu­da­do a pa­gar sus es­tu­dios, la in­vi­tó a ir a Pa­rís, pues aho­ra era su her­ma­na la que que­ría ayu­dar a Man­ya, pa­ra que pu­die­ra pro­se­guir sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Así lle­gó a la uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na.

En 1894 co­no­ció a Pie­rre Cu­rie, quien in­ves­ti­ga­ba y tra­ba­ja­ba en la fa­cul­tad con su her­mano. En esa épo­ca ya se ha­cía lla­mar Ma­rie. Unos años des­pués de co­no­cer­lo, asis­tió a la de­fen­sa doc­to­ral de Pie­rre y ella que­dó muy im­pre­sio­na­da con él. Po­co des­pués se ca­sa­ron.

La pri­me­ra doc­to­ra

Des­pués de que na­ció su pri­me­ra hi­ja, Ma­rie de­ci­dió pre­sen­tar su te­sis doc­to­ral. ¡La pri­me­ra de una mu­jer en la his­to­ria uni­ver­si­ta­ria!, ya que so­lo los hom­bres eran doc­to­res has­ta en­ton­ces. Así ini­ció sus es­tu­dios so­bre la ra­diac­ti­vi­dad; con ayu­da de su es­po­so, in­ves­ti­gó so­bre aque­lla ener­gía que irra­dia­ba el ura­nio.

El Pre­mio No­bel

El ma­tri­mo­nio Cu­rie des­cu­brió el ele­men­to de la na­tu­ra­le­za que lla­ma­ron ra­dio, ele­men­to ra­diac­ti­vo, por lo que re­ci­bie­ron en 1903 el Pre­mio No­bel en Fí­si­ca. Cuan­do mu­rió Pie­rre, quien te­nía una cá­te­dra es­pe­cial en La Sor­bo­na pa­ra en­se­ñar so­bre el ra­dio, lo re­em­pla­zó Ma­rie. ¡Fue la pri­me­ra mu­jer en ejer­cer la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria en Fran­cia! Gra­cias a sus des­cu­bri­mien­tos con la ra­diac­ti­vi­dad, mu­chas vi­das se sal­va­ron du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Una mu­jer so­li­da­ria

Ma­rie Cu­rie acom­pa­ñó has­ta el fren­te de ba­ta­lla a va­rios mé­di­cos pa­ra ex­pli­car­les có­mo usa­rían los ra­yos X pa­ra ver dón­de se lo­ca­li­za­ban ba­las o es­quir­las de ame­tra­lla­do­ra y así sal­var vi­das. Or­ga­ni­zó va­rios equi­pos mó­vi­les de am­bu­lan­cias con apa­ra­tos ra­dio­grá­fi­cos pa­ra en­viar a la gue­rra, por lo que se la con­si­de­ró co­mo bien­he­cho­ra de la hu­ma­ni­dad.

Ra­diac­ti­vi­dad da­ñi­na

Po­co a po­co, la ra­diac­ti­vi­dad em­pe­zó a ha­cer­le da­ño a Ma­rie. Sus ma­nos es­ta­ban que­ma­das. En ese en­ton­ces, aún no se co­no­cían los da­ños que pro­du­cía. Con el tiem­po ad­qui­rió ca­ta­ra­tas en los ojos y que­dó ca­si cie­ga, lue­go en­fer­mó de leu­ce­mia, lo que la lle­vó a la tum­ba.

De nue­vo el Pre­mio No­bel

En 1911 ha­bía re­ci­bi­do su se­gun­do Pre­mio No­bel en Quí­mi­ca por sus des­cu­bri­mien­tos. Era fa­mo­sa y fue in­vi­ta­da a di­ri­gir va­rios cen­tros de in­ves­ti­ga­ción en Fran­cia y en Po­lo­nia.

He­ren­cia de una ge­nia

Sus hi­jas la ayu­da­ron en sus in­ves­ti­ga­cio­nes y a lle­var ade­lan­te sus pro­yec­tos de es­tu­dios. Ire­ne, una de sus hi­jas, ga­nó un Pre­mio No­bel en Quí­mi­ca por des­cu­brir con su es­po­so la ra­diac­ti­vi­dad ar­ti­fi­cial, en 1935. Ma­rie Cu­rie ya no pu­do asis­tir a la en­tre­ga del pre­mio a su hi­ja, fa­lle­ció un año an­tes, en 1934. Eins­tein, quien co­no­ció y va­lo­ró sus apor­tes a la cien­cia, di­jo de ella: “Es la úni­ca quien co­noz­co que la glo­ria no le ha mo­di­fi­ca­do su per­so­na”.

Pla­ca de ra­yos X

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.