El la­go Ypa­ca­raí: Be­lle­za y tris­te­za

El la­go Ypa­ca­raí tie­ne uno de los pai­sa­jes más bo­ni­tos de nues­tra eco­lo­gía, en to­do el mun­do es co­no­ci­do y apre­cia­do. Hoy es­tá muy con­ta­mi­na­do, se con­vir­tió en un gran pro­ble­ma. Enterate.

Ultima Hora - Revista Escolar - - ECOLOGIA -

Ac­ti­tu­des que con­ta­mi­nan

El de­sin­te­rés, la irres­pon­sa­bi­li­dad, la pe­re­za y el egoís­mo son las ac­ti­tu­des que pro­vo­can los de­sas­tres eco­ló­gi­cos; pues la con­ta­mi­na­ción so­la no ven­drá a ins­ta­lar­se por­que le dé la ga­na en los eco­sis­te­mas. Co­mo si no bas­ta­ran to­dos los pro­ble­mas que sur­gen en el mun­do a cau­sa de la con­ta­mi­na­ción, en nues­tro país ve­mos ca­si con im­po­ten­cia el da­ño cau­sa­do al her­mo­so la­go de Ypa­ca­raí. ¡Va­rias ciu­da­des ale­da­ñas re­ci­ben el im­pac­to de su con­ta­mi­na­ción!

Des­equi­li­brio eco­ló­gi­co

El la­go Ypa­ca­raí su­frió un des­equi­li­brio a cau­sa de la con­ta­mi­na­ción de sus aguas. El la­go se ali­men­ta de va­rios arro­yos que vie­nen de la cor­di­lle­ra; pa­ra man­te­ner su ni­vel y que no se inun­den to­das las pla­yas, el agua vuel­ve a sa­lir por el río Sa­la­do que lle­va el agua has­ta el río Pa­ra­guay. He aquí el pro­ble­ma: el ex­ce­so de ba­su­ra que ta­po­nó la sa­li­da de agua (ba­su­ras co­mo bo­te­lli­tas, po­li­eti­le­nos, se­di­men­tos ve­ge­ta­les, re­si­duos de in­dus­trias, etc.) y el cri­mi­nal ver­ti­do de re­si­duos quí­mi­cos que con el tiem­po con­ta­mi­nó to­do el la­go, hoy es un cria­de­ro de in­sec­tos y plan­tas tó­xi­cas.

A tra­ba­jar en­tre to­dos

Es una ta­rea de to­dos, sin ex­cep­ción, lim­piar y man­te­ner el la­go y to­da nues­tra na­tu­ra­le­za li­bre de con­ta­mi­na­ción. ¿Có­mo? Pues una ba­su­ra que ti­res en la ca­lle va a los al­can­ta­ri­lla­dos, es­tos al río o arro­yos, es­tos ta­po­nan los cau­ces, pro­du­cen mos­cas, mos­qui­tos, olo­res y mil con­se­cuen­cias más. Quie­nes con­ta­mi­nan con gran­des desechos son res­pon­sa­bles de la ca­tás­tro­fe eco­ló­gi­ca, pe­ro aun­que sea so­lo una bo­te­lli­ta o pa­pe­li­to su­cio el que ti­res, vos tam­bién sos res­pon­sa­ble de la con­ta­mi­na­ción. ¡Sí, así de sim­ple! ¡Vos po­dés ayu­dar a re­cu­pe­rar las aguas con­ta­mi­na­das evi­tan­do ti­rar ba­su­ras al sue­lo! Por ello, ti­ra­las en el ba­su­re­ro.

¡La na­tu­ra­le­za te ne­ce­si­ta!

Vos sos ese ser vi­vo que te­nés la ca­pa­ci­dad de leer, pen­sar y de­ci­dir qué ha­rás con tu am­bien­te. Es un re­ga­lo de Dios, por eso pen­sá có­mo po­drías res­ca­tar­la y pro­te­ger­la. Ella te re­ga­la ai­re pu­ro, un sol es­plén­di­do, lagos, ríos, bos­ques, ani­ma­li­tos, pa­ja­ri­tos que can­tan, etc. No per­mi­tas que mue­ran, tra­ba­je­mos pa­ra cuidar su me­dio na­tu­ral.

Efec­tos de la con­ta­mi­na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.