Un hé­roe cul­to

Lo co­no­ce­mos co­mo hé­roe de gue­rra, pe­ro el ma­ris­cal Ló­pez tam­bién se dis­tin­guió por su ele­va­do ni­vel cul­tu­ral.

Ultima Hora - Revista Escolar - - MISCELANEAS DE LA HISTORIA -

He­ren­cia bé­li­ca

Al fa­lle­cer su pa­dre, don Car­los An­to­nio Ló­pez, a me­dia­dos de 1862, Fran­cis­co So­lano fue pro­cla­ma­do pre­si­den­te en oc­tu­bre de ese año, he­re­dan­do con­flic­tos por la fal­ta de de­fi­ni­ción de sus fron­te­ras y de la na­ve­ga­ción del río Pa­ra­guay, con Bra­sil y Ar­gen­ti­na, he­cho que pos­te­rior­men­te lle­va­rían a la Gue­rra Gran­de.

De al­ta so­cie­dad

En esa épo­ca, la vi­da so­cial en Asun­ción era muy ac­ti­va y tam­bién con mu­cho bri­llo. Apar­te de los tra­di­cio­na­les há­bi­tos de las vi­si­tas fa­mi­lia­res y las ter­tu­lias, se rea­li­za­ban gran­des fies­tas en el Club Na­cio­nal, al­gu­nas de dis­fra­ces y otras pa­ra con­me­mo­rar fe­chas na­cio­na­les o per­so­na­les, co­mo el cum­plea­ños del pre­si­den­te o el aniver­sa­rio de su asun­ción al man­do. A ellas acu­dían las fa­mi­lias más pro­mi­nen­tes de la ciu­dad, pe­ro por so­bre to­do su com­pa­ñe­ra, Eli­sa Lynch.

Tras las hue­llas de su pa­dre

Fran­cis­co So­lano Ló­pez con­ti­nuó las ta­reas de aten­ción a la edu­ca­ción y a la cul­tu­ra ini­cia­da por su pa­dre, aun­que en for­ma li­mi­ta­da; así, dio con­ti­nui­dad al Tea­tro Nue­vo, sue­ño de don Car­los An­to­nio, pe­ro in­te­rrum­pi­do en 1863. Fue­ron cons­trui­dos el ac­tual Pa­la­cio de Go­bierno, di­se­ña­do pa­ra su re­si­den­cia, y el Ora­to­rio de la Vir­gen de la Asun­ción, hoy Pan­teón de los Hé­roes.

Pe­rio­dis­mo de gue­rra

En los pri­me­ros años de su go­bierno, atendió la pren­sa na­cio­nal, muy va­lo­ra­da por su pa­dre; or­de­nó re­es­truc­tu­rar el lo­cal y po­ner en con­di­cio­nes la im­pren­ta, pe­ro las pu­bli­ca­cio­nes es­ta­ban li­mi­ta­das a El Se­ma­na­rio; so­lo du­ran­te la gue­rra apa­re­cen otros pe­rió­di­cos, en­tre 1866 y 1868, co­mo El Cen­ti­ne­la, Ca­bi­chuí –ela­bo­ra­do en el Cam­pa­men­to de Pa­so Pu­cú–; y lue­go, Ca­ci­que

Lam­ba­ré y La Es­tre­lla. To­dos es­tos pe­rió­di­cos te­nían co­mo ba­se edi­to­rial las aren­gas al sol­da­do pa­ra­gua­yo, que en ese en­ton­ces pe­lea­ba la Gue­rra Gran­de.

Ma­ris­cal de los ejér­ci­tos

El 7 de mar­zo de 1865, en el an­ti­guo Pa­la­cio de Go­bierno de Asun­ción, en­vió al Con­gre­so un men­sa­je en el que acep­ta­ba el ran­go de Ma­ris­cal de los Ejér­ci­tos del Pa­ra­guay, re­cha­za­ba el suel­do es­ti­pu­la­do de 60.000 pe­sos, que ce­dió a fa­vor del Es­ta­do, y lo fun­da­men­tó de la si­guien­te ma­ne­ra: “Mi for­tu­na par­ti­cu­lar me per­mi­te con­ser­var sin men­gua la dig­ni­dad de mi al­ta po­si­ción y con­tri­buir con ella al ser­vi­cio de la Pa­tria”.

Fuen­te: An­to­lo­gía de la Ora­to­ria Pa­ra­gua­ya. Juan I. Li­vie­res Ar­ga­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.