Ca­ta­cum­bas ro­ma­nas: Jo­yas del ar­te cris­tiano

Eran lu­ga­res pa­ra en­te­rrar a los muer­tos, na­da te­nían de ex­tra­or­di­na­rio. Los pri­me­ros cris­tia­nos les die­ron otros usos y de­ja­ron le­ga­dos de fe y pin­tu­ras de un gran va­lor. ¿Por qué ahí? Enterate.

Ultima Hora - Revista Escolar - - CURIOSIDADES -

Ro­ma y sus cos­tum­bres

En el si­glo II an­tes de Cris­to se vol­vió cos­tum­bre en­te­rrar a los muer­tos en el Im­pe­rio Ro­mano, ya que an­tes los que­ma­ban y co­lo­ca­ban sus ce­ni­zas en al­gún lu­gar de la ca­sa. Se cons­tru­ye­ron así unos tú­ne­les am­plios, don­de se co­lo­ca­ban a los muer­tos en pe­que­ños es­pa­cios ca­va­dos en las pa­re­des del tú­nel. Así los pa­si­llos es­ta­ban lle­nos de tum­bas de per­so­nas co­no­ci­das, no­bles, mi­li­ta­res ro­ma­nos y otros ciu­da­da­nos.

Ce­men­te­rio y al­go más

Cuan­do se ini­cia­ron las per­se­cu­cio­nes a los pri­me­ros cris­tia­nos en Ro­ma, ellos se ocul­ta­ron y va­rias ce­le­bra­cio­nes las rea­li­za­ban en es­tas ca­ta­cum­bas. Fue­ron los pri­me­ros cris­tia­nos quie­nes uti­li­za­ron de ma­ne­ra ma­si­va las ca­ta­cum­bas, pues su cer­te­za de que los muer­tos re­su­ci­ta­rían les lle­vó a en­te­rrar con dig­ni­dad a sus muer­tos en lu­ga­res de­co­ra­dos con cua­dros sig­ni­fi­ca­ti­vos. Eu­ca­ris­tías, vi­gi­lias pas­cua­les, ve­lo­rios y otras ac­ti­vi­da­des re­li­gio­sas se hi­cie­ron en las ca­ta­cum­bas has­ta en­ton­ces ol­vi­da­das.

Ce­men­te­rio ba­jo tie­rra

Las ca­ta­cum­bas ro­ma­nas es­tán ba­jo im­por­tan­tes ave­ni­das de Ro­ma co­mo la Vía Apia, la Vía Sa­la­ria, etc. Las ca­ta­cum­bas son ex­ten­sas y cuan­do se in­gre­sa a ellas pa­re­cen ver­da­de­ros la­be­rin­tos.

De re­nom­bre

Las ca­ta­cum­bas lle­va­ban el nom­bre de al­guien im­por­tan­te, so­lían ser de ciu­da­da­nos ro­ma­nos. Una de las más co­no­ci­das es la de San Calixto, que abar­ca unas quin­ce hec­tá­reas ba­jo tie­rra y tie­ne vein­te me­tros de pro­fun­di­dad. Calixto fue el ad­mi­nis­tra­dor de es­ta ca­ta­cum­ba, don­de fue­ron en­te­rra­dos más de quin­ce pa­pas. Fue la ca­ta­cum­ba ofi­cial de la Igle­sia Ro­ma­na. La ca­ta­cum­ba de Pris­ci­la con­tie­ne en su in­te­rior la pin­tu­ra más an­ti­gua de la Vir­gen Ma­ría en uno de los es­pa­cios cen­tra­les del tú­nel uti­li­za­do pa­ra ce­le­bra­cio­nes im­por­tan­tes. Da­ta de la mi­tad del si­glo II de nues­tra era. Ade­más fue­ron en­te­rra­dos va­rios pa­pas, cien­tos de már­ti­res y san­tos co­no­ci­dos co­mo San Fe­li­pe y San Fé­lix, en­tre otros. Las ca­ta­cum­bas es­tán con­si­de­ra­das co­mo pa­tri­mo­nios del mun­do, ade­más son una ri­ca he­ren­cia de ar­te y fe de la tra­di­ción cris­tia­na. Mi­les de peregrinos o sim­ples tu­ris­tas vi­si­tan las ca­ta­cum­bas don­de ele­van ora­cio­nes en ese lu­gar car­ga­do de es­pi­ri­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.