La vi­lla del ce­rri­to

Ultima Hora - Revista Escolar - - PASAJE A LA AVENTURA -

Lle­ga­mos a la ter­mi­nal del pue­bli­to al caer la tar­de, un ran­cho de adobe que que­da­ba en el fi­nal del ca­mino. Era el úni­co óm­ni­bus que lle­ga­ba ca­da se­ma­na al le­jano pue­bli­to en­cla­va­do en la punta del ce­rri­to, eso sí, lle­ga­ba siem­pre que no llo­vie­ra, que no hu­bie­ra ne­bli­na, frío, mu­cho ca­lor, et­cé­te­ra. Tío Ce­fe­rino ba­jó del can­sa­do ca­mión que ex­pe­día ca­lor por to­dos la­dos: rue­das, mo­tor, va­li­je­ra, et­cé­te­ra. Ba­jó mi ma­le­ta, mi­ró su ho­ra y me in­vi­tó a sen­tar­nos a la som­bra de un in­gá, mien­tras ve­nían a bus­car­nos pa­ra lle­gar a su ca­sa que dis­ta­ba a unos 5 km del pa­ra­dor di­se­ña­do a lo yma. Fui a pa­sar las vacaciones en ca­sa de mis tíos, me po­nían muy cu­rio­so las co­sas que con­ta­ban que pa­sa­ba en las fies­tas de San Juan. Pa­ra­do so­bre una gran pie­dra, tío Ce­fe­rino me mos­tró a lo le­jos, allá aba­jo, el úl­ti­mo pue­bli­to an­tes de su­bir al ce­rro. Se re­du­cía a un ma­no­jo de lu­ces que bri­lla­ban tí­mi­da­men­te, pa­re­cía que las es­tre­llas arri­ba es­ta­ban más cer­ca de no­so­tros que ese pue­bli­to en el va­lle. Esa no­che el ce­rri­to se con­vir­tió en una to­rre lu­mi­no­sa y bu­lli­cio­sa en me­dio de la sel­va, las fo­ga­tas, las ho­gue­ras de­co­ra­ban la fies­ta de San Juan, en Vi­lla Ce­rri­to. La vi­lla com­ple­ta asis­tió a la pla­ci­ta cen­tral pa­ra la fies­ta del san­to. Una fo­ga­ta enor­me se ele­va­ba desafian­te e in­quie­ta, unas ta­cua­ras lar­gas mar­ca­ban los es­pa­cios de ca­da jue­go don­de pe­lo­to­nes de ni­ños re­co­rrían en­tre­cru­zán­do­se, en ida y vuel­ta. Yo es­ta­ba con Eu­ge­nio, un em­plea­do de tío que lo ayu­da­ba en la cha­cra, te­nía 17 años y su piel cur­ti­da. Su pre­ma­tu­ra ne­ce­si­dad de ma­du­rar, pues era el ma­yor de seis her­ma­nos, le da­ba el as­pec­to de un jo­ven de 25 años. –Fi­ja­te bien en la ca­ra del Ju­das kái, cuen­tan que cuan­do na­die le mira, apro­ve­cha y ha­ce un gui­ño de ojo al pri­me­ro que le ob­ser­ve –me ex­pli­có Eu­ge­nio, que pa­re­cía hip­no­ti­za­do por la fo­ga­ta que bai­lo­tea­ba in­di­fe­ren­te a to­dos. –Una vez me con­tó mi abue­lo que to­dos ro­dea­ban al kam­ba que apa­re­ció co­rrien­do, da­ba sal­tos y gi­ros en­lo­que­ci­dos, per­se­guía a los ni­ños. Pri­me­ro pa­re­cía jue­go, lue­go ya da­ba es­pan­to, los ros­tros pa­sa­ron de las car­ca­ja­das a sos­pe­cho­sa y preo­cu­pa­da aten­ción. Lucía una ves­ti­men­ta muy exó­ti­ca pa­re­ci­da a la de

un sol­da­do de la tro­pa bra­si­le­ña que in­va­dió Pa­ra­guay du­ran­te la Gue­rra del 70… –Eu­ge­nio le dio la úl­ti­ma mor­di­da a su mbe­ju, un pe­rri­to sin pe­na ni glo­ria ol­fa­tea­ba y co­mía los res­tos de co­mi­da caí­dos al sue­lo, mien­tras el jo­ven se su­mer­gió de nue­vo en la le­yen­da del kam­ba de Vi­lla Ce­rri­to. –Abue­lo re­cor­da­ba esa úni­ca vez que apa­re­ció ese kam­ba, un se­ñor del pue­blo dis­fra­za­do a quien nun­ca na­die su­po iden­ti­fi­car, pues siem­pre eran los mis­mos los que se ves­tían y dis­fra­za­ban de kam­ba; pe­ro esa no­che él apa­re­ció so­lo, su mi­ra­da ex­tra­ña que per­te­ne­cía a otra épo­ca, otra vi­da, lle­na­ba de mis­te­rio y te­mor su an­dar con pi­rue­tas y co­rri­das de­li­ran­tes. To­mó una le­ña en­cen­di­da y em­pe­zó a dar gi­ros co­mo bai­lan­do un vals. El kam­ba era el úni­co que pu­do abra­zar el fue­go sin que­mar­se, y lue­go de tan im­pre­sio­nan­te es­pec­tácu­lo, co­rrió a lo más pro­fun­do del bos­que en­tre aplau­sos, sil­bi­dos y du­das que de­ja­ron cu­rio­sos a to­dos. Las mi­ra­das ex­pec­tan­tes se con­cen­tra­ron en ese sen­de­ro por don­de hu­yó el kam­ba pa­ra des­cu­brir quién era real­men­te aquel ser que de­jó ese ai­re de te­mor y mis­te­rio. Lo cier­to es que nun­ca na­die lo vol­vió a ver par­ti­ci­par en la fies­ta. El anó­ni­mo kam­ba des­apa­re­ció en la no­che lle­ván­do­se una le­ña en­cen­di­da. Eu­ge­nio sus­pi­ró y me mi­ró. Yo es­ta­ba tem­blan­do por el frío y por tan fan­tás­ti­ca na­rra­ción. Por las du­das, ni de reojo me ani­ma­ba a fi­jar la vis­ta en el Ju­das kái.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.