El ar­te de la re­ti­ra­da

Ultima Hora - Vida - - El Alquimista De Las Palabras - Pau­lo Coel­ho www.pau­lo­coel­ho­blog.com

Un gue­rre­ro de la luz que con­fía de­ma­sia­do en su in­te­li­gen­cia, aca­ba por sub­es­ti­mar el po­der del ad­ver­sa­rio. No lo ol­vi­de­mos: hay mo­men­tos en los que la fuer­za es más efi­cien­te que la sa­ga­ci­dad. Y cuan­do nos en­con­tra­mos fren­te a de­ter­mi­na­do ti­po de vio­len­cia, no hay bri­llo, ar­gu­men­to, in­te­li­gen­cia o en­can­to que lo­gre evi­tar la tra­ge­dia.

Por eso, el gue­rre­ro nun­ca sub­es­ti­ma la fuer­za bru­ta: cuan­do la agre­si­vi­dad de es­ta lle­ga a lo irra­cio­nal, él se re­ti­ra del cam­po de ba­ta­lla, has­ta que el enemi­go des­gas­te su ener­gía.

De to­das for­mas, es bueno de­jar bien cla­ro lo si­guien­te: un gue­rre­ro de la luz nun­ca se aco­bar­da. La fu­ga pue­de ser una ex­ce­len­te tác­ti­ca de de­fen­sa, pe­ro no pue­de usar­se cuan­do el mie­do es gran­de.

An­te la du­da, el gue­rre­ro pre­fie­re en­fren­tar la de­rro­ta y des­pués cu­rar sus he­ri­das. Y es que sa­be que, si hu­ye, le es­tá dan­do a su agre­sor un po­der ma­yor del que se me­re­ce.

Él pue­de lle­gar a sa­nar del su­fri­mien­to fí­si­co, pe­ro se­rá eter­na­men­te per­se­gui­do por su de­bi­li­dad de es­pí­ri­tu. De­lan­te de al­gu­nos mo­men­tos di­fí­ci­les y do­lo­ro­sos, el gue­rre­ro en­ca­ra la si­tua­ción de des­ven­ta­ja con he­roís­mo, re­sig­na­ción y co­ra­je.

Pa­ra al­can­zar el es­ta­do de es­pí­ri­tu ne­ce­sa­rio (co­mo es­tá en­ta­blan­do una lu­cha en des­ven­ta­ja, es pro­ba­ble que su­fra mu­cho), el gue­rre­ro ha de co­no­cer exac­ta­men­te qué es lo que pue­de da­ñar­lo. Oka­ku­ra Ka­ku­so co­men­ta en su li­bro so­bre el ri­tual ja­po­nés del té:

“No­so­tros ve­mos la mal­dad en los otros, por­que co­no­ce­mos la mal­dad a tra­vés de nues­tro com­por­ta­mien­to. No­so­tros nun­ca per­do­na­mos a los que nos hie­ren, por­que nos pa­re­ce que ja­más se­ría­mos per­do­na­dos. No­so­tros le de­ci­mos la do­lo­ro­sa ver­dad al pró­ji­mo, por­que que­re­mos es­con­der­la de no­so­tros mis­mos. No­so­tros mos­tra­mos nues­tra fuer­za, pa­ra que na­die pue­da ver nues­tra fra­gi­li­dad.

“Por eso, siem­pre que juz­gues a un her­mano, ten cons­cien­cia de que eres tú quien es­tá en el tri­bu­nal”.

A ve­ces, es­ta cons­cien­cia pue­de evi­tar una lu­cha que so­lo trae­rá des­ven­ta­jas. Otras ve­ces, sin em­bar­go, no exis­te más sa­li­da que el com­ba­te de­si­gual.

Sa­be­mos que va­mos a per­der, pe­ro el enemi­go, la vio­len­cia, no nos de­jó otra op­ción –a no ser la co­bar­día, y eso no nos in­tere­sa–. En es­te mo­men­to, es ne­ce­sa­rio acep­tar el des­tino, pro­cu­ran­do te­ner en men­te el si­guien­te tex­to del fa­mo­so Bra­ga­vad Gi­ta (Ca­pí­tu­lo II, 16-26):

“El hom­bre no na­ce, y tam­po­co muere nun­ca. Pues­to que exis­te, nun­ca de­ja­rá de ha­cer­lo, por­que es eterno y per­ma­nen­te.

“Al igual que un hom­bre de­se­cha las ro­pas usa­das y em­pie­za a usar nue­vas ves­ti­men­tas, el al­ma de­se­cha el cuer­po vie­jo y asu­me otro nue­vo.

“Pe­ro el al­ma es in­des­truc­ti­ble: las es­pa­das no pue­den ta­jar­la ni el fuego que­mar­la; el agua no la mo­ja y el vien­to ja­más la re­se­ca. Es­tá más allá de la in­fluen­cia de to­das es­tas co­sas. “Co­mo el hom­bre es in­des­truc­ti­ble, él sale siem­pre vic­to­rio­so (in­clu­so en sus de­rro­tas), y por eso no

de­be la­men­tar­se ja­más”.

Y YA QUE HA­BLA­MOS DE RE­TI­RA­DA...

“La se­ma­na que vie­ne no ten­go tiem­po pa­ra cri­sis: mi agen­da ya es­tá lle­na” (Henry Kis­sin­ger). “Una fra­se gen­til acom­pa­ña­da de un re­vól­ver da más re­sul­ta­do que una sim­ple fra­se gen­til” (Al Ca­po­ne).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.