CÓ­MO CUI­DAR­LOS

Ultima Hora - Vida - - Puntos De Encuentro -

SU LU­GAR. La dis­mi­nu­ción de la mo­vi­li­dad –así co­mo la pér­di­da de cier­tas ca­pa­ci­da­des o sen­ti­dos (vis­ta, oí­do, et­cé­te­ra)– ha­rá que al­gu­nas co­sas que an­tes eran nor­ma­les en el en­torno de la mas­co­ta aho­ra se con­vier­tan en un obs­tácu­lo. Por eso hay que evi­tar to­do aque­llo que pue­da con­ver­tir­se en una in­co­mo­di­dad pa­ra el animal (es­ca­le­ras, mo­bi­lia­rio pe­li­gro­so, et­cé­te­ra). Se sen­ti­rá me­jor si se le pro­por­cio­na un lu­gar de des­can­so ade­cua­do, más blan­di­to, con una man­ta o con al­gu­na te­la acol­cha­da (una su­per­fi­cie du­ra pue­de cau­sar ca­llo­si­da­des y úl­ce­ras). OÍ­DO Y VIS­TA. Sen­ti­dos co­mo la vis­ta y el oí­do son me­nos efi­cien­tes en un pe­rro an­ciano. Es por eso que a ve­ces el animal pue­de pa­re­cer des­orien­ta­do cuan­do lo lla­ma­mos, tar­dan­do más en reac­cio- nar. Es im­por­tan­te vi­gi­lar­lo cuan­do sal­ga a la ca­lle y no de­jar­lo so­lo, por­que po­dría per­der­se. ALI­MEN­TA­CIÓN. El pe­rro adul­to ma­yor no ne­ce­si­ta tan­ta ener­gía co­mo el pe­rro jo­ven (sus ne­ce­si­da­des ca­ló­ri­cas dis­mi­nu­yen en­tre un 30 a 40%) y, si co­me de­ma­sia­do, pue­de vol­ver­se obe­so, al­go que hay que evi­tar, por las en­fer­me­da­des que aca­rrea. Es re­co­men­da­ble cam­biar el há­bi­to de dar­le de co­mer una so­la vez al día, por el de ali­men­tar­lo más ve­ces pe­ro en me­nor can­ti­dad. ES­TÉ­TI­CA. Un buen ce­pi­lla­do ac­ti­va­rá la cir­cu­la­ción san­guí­nea de su mas­co­ta an­cia­na y le de­ja­rá el pe­lo me­nos en­re­da­do y más bri­llan­te. Es­te cui­da­do ayu­da­rá, ade­más, a dar­se cuen­ta de la exis­ten­cia de sín­to­mas de alo­pe­cia (caí­da de pe­lo), der­ma­ti­tis o in­clu­so ha­llar bul­tos que ne- ce­si­ten diag­nos­ti­car­se. TRAN­QUI­LI­DAD. En la ve­jez, los pe­rros ne­ce­si­tan mu­cha calma y tran­qui­li­dad, por lo cual los mo­vi­mien­tos rá­pi­dos y la ener­gía de los ni­ños pue­den mo­les­tar­le. Se re­co­mien­da en­se­ñar a los chi­cos de la ca­sa y a los oca­sio­na­les vi­si­tan­tes que no mo­les­ten al pe­rro, so­bre to­do cuan­do es­tá dur­mien­do. AFEC­TO. Los pe­rros an­cia­nos mues­tran sig­nos de de­bi­li­dad se­nil que se de­ben com­pren­der y to­le­rar. Pue­de que pi­dan más aten­ción o que quie­ran es­tar más cer­ca de sus due­ños. Tam­bién pue­de que no les ha­gan ca­so y que no so­por­ten de­ma­sia­do al­gu­nas ór­de­nes o cam­bios. No que­da otra que ser com­pren­si­vo con ellos y dar­les mues­tras de afec­to pa­ra que se sien­tan con­te­ni­dos y se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.