LA OTRA CA­RA

Ultima Hora - Vida - - Sarita Benítez -

“El úni­co mo­men­to en el que me sen­tía fe­liz era cuan­do es­ta­ba co­mien­do. Con­su­mía de to­do, asa­do de chan­cho con man­dio­ca, cua­tro pla­tos de ta­lla­ri­nes de mi ma­má. Te­nía un pro­ble­ma, por­que al ter­mi­nar es­ta­ba fe­liz, pe­ro des­pués me acos­ta­ba y ahí em­pe­za­ba mi ago­nía. Que­ría dor­mir, pe­ro no po­día por la in­di­ges­tión. Me sen­tía mal por no ha­cer na­da, muy cul­pa­ble, pe­ro igual es­pe­ra­ba con an­sias vol­ver a co­mer”, re­me­mo­ra Fer­nan­do, quien tam­bién tra­tó de se­guir va­rias die­tas; siem­pre em­pe­za­ba un lu­nes, pe­ro dos días des­pués la aban­do­na­ba.

En uno de sus in­ten­tos por ba­jar de pe­so, re­cu­rrió a un re­co­no­ci­do mé­di­co nu­tri­cio­nis­ta del am­bien­te, pe­ro su ex­pe­rien­cia no fue muy sa­tis­fac­to­ria. “Aun con tra­ba­jo me cos­ta­ba pa­gar un tra­ta­mien­to, así que fui jun­to a es­te doc­tor y al en­trar a su con­sul­to­rio me di­jo: ‘¡Uf! Es­tás so­bre­pa­sa­do. Ve­ní, yo sé lo que te pa­sa. Tenés que to­mar es­to (pre­pa­ra­do de pas­ti­llas) y en 30 días vol­vés’. Al prin­ci­pio, pen­sé que me iba a to­mar el pul­so o al­go, pe­ro so­lo me dio las re­ce­tas de unas pas­ti­llas in­hi­bi­do­ras del ape­ti­to y tam­bién me re­co­men­dó que sus­pen­da to­do lo que no de­bo co­mer, y yo sa­bía eso por­que era in­te­li­gen­te. Y los com­pri­mi­dos me pu­sie­ron me­dio loco y me cos­ta­ron ca­si 500.000 gua­ra­níes. De­jé de to­mar­los por­que me ha­cían mal. Sé que otras per­so­nas ba­ja­ron de pe­so con el mis­mo es­pe­cia­lis­ta”, re­cuer­da.

Otra ex­pe­rien­cia que le to­có vi­vir y que aún

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.