AN­TES DE FIR­MAR EL CON­TRA­TO

Ultima Hora - Vida - - Puntos De Encuentro -

Co­mo fa­se pre­via a la mu­dan­za, hay al­gu­nos pun­tos a te­ner en cuen­ta: “Lue­go del aná­li­sis de los cos­tos, del en­gan­che, de to­mar la de­ci­sión de co­no­cer un po­qui­to al que va a ser tu nue­vo com­pa­ñe­ro de ca­sa, se tra­ta por so­bre to­do de te­ner am­pli­tud y to­le­ran­cia. Sa­ber que so­mos dis­tin­tos y que no to­do nos de­be gus­tar, pe­ro res­pe­tar, en ba­se a nues­tros va­lo­res y creen­cias, al otro y lo que él cree. Fi­nal­men­te, es­tas per­so­nas tie­nen afi­ni­dad con uno, por ello son tus ami­gos y vi­vís con ellos”, men­cio­na Car­los. Florencia, su com­pa­ñe­ra de pi­so, con­ti­núa: “Vi­vien­do so­lo, uno ha­ce lo que quie­re, in­clu­si­ve pue­de no ha­cer na­da. El vi­vir con al­guien más im­pli­ca res­pe­to por so­bre to­das las co­sas, en­ten­der los lí­mi­tes del yo. Lo que acon­se­jo en reali­dad, que no im­por­ta con quién, ni tam­po­co de­ma­sia­do dón­de, es el con­vi­vir con otras per­so­nas fue­ra de la ca­sa fa­mi­liar, ya que siem­pre im­pli­ca apren­der y cre­cer. Por lo tan­to, es una ex­pe­rien­cia que hay que ha­cer”. Por al­gu­nas cues­tio­nes más prác­ti­cas, Regina acon­se­ja: “Se­ría in­tere­san­te em­pe­zar a pa­sar más tiem­po con la per­so­na con la que es­tás con­si­de­ran­do vi­vir. De­já que el otro vea ese la­do des­cui­da­do u ob­se­si­vo por la lim­pie­za que lle­vás aden­tro, ve si la música va a ser un pro­ble­ma o si el he­cho de que ten­gas no­vio o no­via va a im­por­tu­nar cuan­do es­té de vi­si­ta; co­sas así tam­bién in­flu­yen en una bue­na con­vi­ven­cia. Y por su­pues­to, sé con­si­de­ra­do con as­pec­tos que sa­bés que a tu roo­mie (del in­glés room­ma­te: com­pa­ñe­ro de cuar­to) le im­por­tan”. días”, ex­pre­sa Florencia, par­te de la co­mu­ni­dad cén­tri­ca. “A ve­ces, po­dés lle­gar a la ca­sa y en­con­trar­te con un mi­ni­con­cier­to, una pe­lí­cu­la pro­yec­tán­do­se en el pa­tio, una dis­cu­sión po­lí­ti­ca apa­sio­na­da en­tre 10 per­so­nas o con una se­sión de es­ti­ra­mien­to o de ñem­bo psi­co­te­ra­pia gru­pal… Los in­tere­ses y áni­mos se con­tra­po­nen mu­chas ve­ces. Jus­ta­men­te, lo que te ha­ce cre­cer es sa­ber re­nun­ciar, ce­der, y más que na­da com­pren­der, y por su­pues­to, acom­pa­ñar al res­to”, afir­ma la di­se­ña­do­ra grá­fi­ca.

“La co­mu­ni­ca­ción pa­re­ce una re­ce­ta re­pe­ti­da, pe­ro no es na­da fá­cil de­cir-es­cu­char al­gu­nas co­sas y a la par cuidar el víncu­lo, los afectos, ver más allá de lo que te pi­cha o enoja”, ad­mi­te Be­lén. Men­cio­na que la con­vi­ven­cia es una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer­se me­jor a uno mis­mo en las di­fe­ren­cias con los otros, “y a ve­ces no es muy agra­da­ble, por­que nos en­con­tra­mos con as­pec­tos que cam­biar, que to­dos te­ne­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.