REALI­DAD RE­GIO­NAL

Ultima Hora - Vida - - Puntos... -

ij

i

bj

ij

Ma­dre d dA de Ara­ce­li, li acom­pa­ñó ó a su es­po­so en su pa­so por Eu­ro­pa. De­di­car­se a las ta­reas del ho­gar no le im­pi­dió vol­ver a la fa­cul­tad pa­ra se­guir una maes­tría en Te­le­vi­sión.

El na­ci­mien­to de Joa­quín coin­ci­dió con el tiem­po en el que es­ta­ba pre­pa­ran­do la te­si­na, por lo que pu­do de­di­car­le la ma­yor par­te de su tiem­po a su rol de ma­dre, pues ya no de­bía cum­plir un ho­ra­rio en la fa­cul­tad.

A su vuel­ta al país, con­si­guió otro de sus ob­je­ti­vos: tra­ba­jar en te­le­vi­sión. Un ca­nal abier­to la con­tra­tó y to­do mar­cha­ba en l la di­rec­ción desea­da, has­ta que que­dó de nue­vo em­ba­ra­za­da de Mar­tín, quien se­ría su ter­cer hi­jo.

En ese mo­men­to se pro­du­jo el se­gun­do cor­te en su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, ya que, a la vuel­ta de su per­mi­so de ma­ter­ni­dad, le co­mu­ni­ca­ron que pres­cin­dían de sus ser­vi­cios. “Fue una ayu­da pa­ra ani­mar­me a de­jar de tra­ba­jar”, confiesa Ro­drí­guez.

Des­de en­ton­ces es la ad­mi­nis­tra­do­ra del ho­gar, lo que in­clu­ye te­ner en or­den las cuen­tas de la ca­sa y los re­gis­tros pa­ra cum­plir con las obli­ga­cio­nes im­po­si­ti­vas de su ma­ri­do. A Mar­yam tam­bién le que­dó tiem­po pa­ra un cuar­to vás­ta­go, Ben­ja­mín.

Hoy, con el me­nor de sus hi­jos ya en edad prees­co­lar, Ro­drí­guez si­gue con­si­de­ran­do que su me­jor in­ver­sión es que­dar­se en ca­sa y es­tar cer­ca de sus ni­ños, si­guien­do su for­ma­ción y cre­ci­mien­to a cor­ta dis­tan­cia.

“Siem­pre, en el fon­do, es­tá la in­ten­ción de vol­ver a tra­ba­jar, pe­ro tam­bién veo los be­ne­fi­cios de ha­ber­me que­da­do en ca­sa con los chi­cos. Y aun­que di­go que voy a vol­ver, me aco­bar­dan los ho­ra­rios la­bo­ra­les, que son muy ex­ten­sos”, confiesa. La ma­yor in­ser­ción la­bo­ral de las mu­je­res ha te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia una ex­ten­sión dra­má­ti­ca de su tiem­po de tra­ba­jo, de­bi­do a que ellas man­tie­nen sus res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, mien­tras que los hom­bres se de­di­can ex­clu­si­va­men­te al tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do, se­gún el bo­le­tín del Ob­ser­va­to­rio de Igual­dad de Gé­ne­ro de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be de la Ce­pal, de abril de 2001. Las en­cues­tas so­bre uso del tiem­po más re­cien­tes lle­va­das a ca­bo en la re­gión con­fir­man la exis­ten­cia de un pa­trón co­mún, más allá de los pro­ble­mas de com­pa­ra­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal. El círcu­lo vicioso de la desigualdad, ge­ne­ra­da por la obli­ga­to­rie­dad so­cial del tra­ba­jo do­més­ti­co, ex­pli­ca en gran me­di­da la au­sen­cia de las mu­je­res en la po­lí­ti­ca y en la to­ma de de­ci­sio­nes en ge­ne­ral.

Patricia Fi­gue­re­do. Tra­ba­ja­do­ra mul­ti­ac­ti­va, mez­cla en do­sis va­ria­bles sus ac­ti­vi­da­des co­mo co­mu­ni­ca­do­ra, ar­te­sa­na, ma­dre y ama de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.