TEM­PLE

Ultima Hora - Vida - - Puntos... -

Una de las cla­ves pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te en la mo­da es con­tar con la in­for­ma­ción pre­ci­sa y rea­li­zar lo que uno sa­be, de la ma­ne­ra más dig­na, con­si­de­ra Ja­vier Saiach. “Al­gu­nas clien­tas pre­gun­tan por qué uno es tan ca­ro. No va­lo­ran la ca­li­dad. Pre­fie­ren al­go mal he­cho pa­ra pre­sen­tar­se en un lu­gar. O vie­nen con mar­cas ar­gen­ti­nas por las que pa­ga­ron una for­tu­na y pre­ten­den que su ves­ti­do sal­ga me­nos de lo que cues­ta su re­me­ri­ta. Uno se pre­ser­va te­nien­do éti­ca y sien­do cohe­ren­te con lo que ven­de. Nun­ca me pros­ti­tuí en na­da ni hi­ce una co­lec­ción por­que me con­ve­nía o por­que le gus­ta­ba a una mu­jer en­ton­ces. Ha­go lo que se me can­ta e im­pon­go mi ten­den­cia. Me res­pe­to co­mo di­se­ña­dor y siem­pre ha­go que las co­sas pro­gre­sen de a po­co, que me sir­van tan­to a mí co­mo a las per­so­nas que es­tán mi al­re­de­dor”, ex­pre­sa con­ven­ci­do.

- La per­so­na que tie­ne buen gus­to es siem­pre lim­pia. Mi ma­má me en­se­ñó una co­sa: la gen­te que es asea­da es la que vi­ve en un ran­chi­to y su pi­so de ba­rro es­tá lim­pi­to, su sa­ba­ni­ta tam­bién, co­me en un lu­gar digno y su ba­ño es­tá bien aci­ca­la­do. Es una cues­tión de ac­ti­tud y de cons­tan­te tra­ba­jo. Y de­man­da una ener­gía pa­ra po­der sos­te­ner­lo, na­da se man­tie­ne si no lo cui­dás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.