Dos his­to­rias reales en la puer­ta de una igle­sia

Ultima Hora - Vida - - El Alquimista De Las Palabras - Tra­duc­ción: Diego Cho­zas. Pau­lo Coel­ho www.pau­lo­coel­ho­blog.com

EN­CUEN­TRO EN LA 5.ª AVE­NI­DA

Es­ta­ba sa­lien­do de la igle­sia de Saint Pa­trick, en Nue­va York, cuan­do un mu­cha­cho bra­si­le­ño se me apro­xi­mó.

—¡Qué bien que lo en­cuen­tro aquí! —di­jo, son­rien­do—. Me ha­cía mu­cha fal­ta ha­blar con us­ted.

A mí tam­bién me gus­tó ese en­cuen­tro con un des­co­no­ci­do. Lo in­vi­té a to­mar un ca­fé, le con­té lo abu­rri­do que ha­bía si­do mi via­je a Den­ver y le su­ge­rí que fue­se a Har­lem el domingo pa­ra pre­sen­ciar cier­to ser­vi­cio re­li­gio­so.

El mu­cha­cho, que de­bía te­ner po­co más de 20 años, me es­cu­cha­ba sin de­cir pa­la­bra.

Yo con­ti­nué ha­blan­do. Di­je que aca­ba­ba de leer un li­bro de fic­ción so­bre un gru­po te­rro­ris­ta que to­ma por asal­to la igle­sia de Saint Pa­trick, y el escritor des­cri­bía tan bien el es­ce­na­rio, que me lla­mó la aten­ción so­bre mu­chas co­sas que ja­más ha­bía vis­to en mis vi­si­tas al lo­cal. Era por esa ra­zón que ha­bía de­ci­di­do pa­sar por allí aque­lla mañana.

Es­tu­vi­mos ca­si una ho­ra jun­tos, to­ma­mos dos ca­fés y yo guié la con­ver­sa­ción to­do el tiem­po. Al fi­nal, nos des­pe­di­mos, y yo le deseé al mu­cha­cho un es­tu­pen­do via­je. —Gra­cias —me di­jo, ale­ján­do­se. Fue en­ton­ces cuan­do me di cuen­ta de que sus ojos es­ta­ban tris­tes; algo ha­bía sa­li­do mal, y yo no sa­bía exac­ta­men­te qué. So­lo des­pués de ca­mi­nar al­gu­nas man­za­nas lo des­cu­brí: el jo­ven se ha­bía acer­ca­do a mí di­cien­do que te­nía mu­cha ne­ce­si­dad de ha­blar con­mi­go.

Du­ran­te el tiem­po que pa­sa­mos jun­tos, yo asu­mí el con­trol de la si­tua­ción.

En nin­gún mo­men­to lle­gué a pre­gun­tar­le qué que­ría; con la in­ten­ción de re­sul­tar sim­pá­ti­co, ocu­pé to­dos los es­pa­cios, no per­mi­tí nin­gún mo­men­to de si­len­cio, a par­tir del cual el chi­co po­dría fi­nal­men­te ha­ber trans­for­ma­do el mo­nó­lo­go en un diá­lo­go.

Tal vez tu­vie­se algo muy im­por­tan­te que com­par­tir con­mi­go. Tal vez, si en aquel mo­men­to yo es­tu­vie­se real­men­te abier­to a la vi­da, yo tam­bién ten­dría algo que dar­le al mu­cha­cho. Tal vez, tan­to mi vi­da co­mo la de aquel jo­ven ha­brían cam­bia­do ra­di­cal­men­te des­pués de aquel en­cuen­tro. Nun­ca lo sabré, y no voy a tor­tu­rar­me has­ta el fin de los tiem­pos por el he­cho de que no su­pe apro­ve­char el mo­men­to má­gi­co de aquel día. Es nor­mal equi­vo­car­se.

Pe­ro, des­de en­ton­ces, pro­cu­ro man­te­ner vi­va en la me­mo­ria la es­ce­na de mi des­pe­di­da, y los ojos tris­tes del mu­cha­cho; co­mo no su­pe re­ci­bir lo que me es­ta­ba des­ti­na­do, tam­po­co con­se­guí, a pe­sar de mi es­fuer­zo, dar lo que yo que­ría.

EN­CUEN­TRO EN EL PUES­TO SEIS

El pa­dre José Ro­ber­to, de la Igle­sia de la Re­su­rrec­ción, en Río de Ja­nei­ro, sa­lía cier­ta mañana bien tem­prano, cuan­do su co­che se vio ro­dea­do por tres ado­les­cen­tes.

—Nos he­mos pa­sa­do to­da la no­che des­pier­tos —di­jo uno, con tono desafian­te—. ¿Se pue­de ima­gi­nar dón­de he­mos es­ta­do?

Co­mo cual­quier ser hu­mano nor­mal, José Ro­ber­to pre­fi­rió no res­pon­der.

Se ima­gi­nó lo que quie­re de­cir pa­sar una no­che des­pier­to a aque­lla edad, sin­tió mie­do por los ries­gos que los chi­cos de­bían ha­ber co­rri­do, pen­só en la preo­cu­pa­ción de sus pa­dres. El ado­les­cen­te que ha­bía ini­cia­do la con­ver­sa­ción aca­bó res­pon­dien­do a su pro­pia pre­gun­ta: —Nos que­da­mos en la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de Co­pa­ca­ba­na, ado­ran­do a la Vir­gen. Sa­li­mos de allí tan eu­fó­ri­cos, que vi­ni­mos caminando has­ta aquí (apro­xi­ma­da­men­te tres ki­ló­me­tros), cantando al­to, rien­do, ha­blan­do con to­do el mun­do. Al me­nos una de las per­so­nas nos pre­gun­tó: “¿Có­mo no os da ver­güen­za es­tar bo­rra­chos a es­tas ho­ras de la mañana, con lo jó­ve­nes que sois?”.

El pa­dre José Ro­ber­to arran­có su co­che y se di­ri­gió ha­cia su com­pro­mi­so. Por el ca­mino, se pre­gun­tó mu­chas ve­ces: “Yo tam­bién me he de­ja­do lle­var por las apa­rien­cias y he co­me­ti­do una in­jus­ti­cia en mi co­ra­zón. ¿Aca­so al­gún ser hu­mano aca­ba­rá com­pren­dien­do la fra­se de Je­sús: No juz­gues si no quie­res ser

juz­ga­do?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.