EL AL­QUI­MIS­TA DE LAS PA­LA­BRAS

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tra­duc­ción: Die­go Cho­zas. Pau­lo Coel­ho www.pau­lo­coel­ho­blog.com

Frag­men­tos de un dia­rio inexis­ten­te - V

NO PUE­DO EN­TRAR

Cer­ca de Oli­te, en España, exis­te un cas­ti­llo en rui­nas. De­ci­do vi­si­tar­lo, y cuan­do ya es­toy en fren­te de él, un se­ñor en la puer­ta me di­ce: —No pue­de en­trar. Mi in­tui­ción me di­ce que el se­ñor me es­tá prohi­bien­do el pa­so ape­nas por el pla­cer de prohi­bir. Le ex­pli­co que ven­go de le­jos, in­ten­to dar­le una pro­pi­na, ser sim­pá­ti­co, di­go que aque­llo es un cas­ti­llo en rui­nas; de re­pen­te, en­trar en aquel cas­ti­llo se ha con­ver­ti­do en al­go muy im­por­tan­te para mí. —No pue­de en­trar —re­pi­te el se­ñor. Me res­ta ape­nas una al­ter­na­ti­va: avan­zar y ver si me im­pi­de el pa­so ha­cien­do uso de la fuer­za fí­si­ca. Me di­ri­jo a la puer­ta. Él me mi­ra, pe­ro no ha­ce na­da.

Cuan­do sal­go, dos tu­ris­tas se apro­xi­man y en­tran. El vie­jo no in­ten­ta im­pe­dír­se­lo. Sien­to que, gra­cias a mi re­sis­ten­cia, el se­ñor ha de­ci­di­do de­jar de crear re­glas ab­sur­das. A ve­ces, el mundo nos pi­de que lu­che­mos por co­sas que no co­no­ce­mos, por mo­ti­vos que ja­más va­mos a des­cu­brir.

ALAS Y RAÍ­CES

“Ben­di­to aquel que con­si­gue dar a sus hi­jos alas y raí­ces”, di­ce un pro­ver­bio.

Ne­ce­si­ta­mos las raí­ces: hay un lu­gar en el mundo don­de ve­ni­mos a na­cer, apren­de­mos una len­gua y des­cu­bri­mos có­mo nues­tros an­te­pa­sa­dos su­pe­ra­ban sus pro­ble­mas. En un mo­men­to da­do, pa­sa­mos a ser res­pon­sa­bles de lo que le ocu­rra a este lu­gar.

Ne­ce­si­ta­mos las alas. Ellas nos mues­tran los ho­ri­zon­tes sin fin de la ima­gi­na­ción, nos lle­van has­ta nues­tros sue­ños, nos con­du­cen a lu­ga­res dis­tan­tes. Son las alas las que nos per­mi­ten co­no­cer las raí­ces de nues­tros se­me­jan­tes, y apren­der con ellos.

Ben­di­to quien tie­ne alas y raí­ces; y po­bre de quien tie­ne ape­nas unas u otras.

EL DIÁ­LO­GO EGOÍS­TA

Una co­sa es es­cu­char nues­tro co­ra­zón, y otra que­dar­nos cons­tan­te­men­te con­ver­san­do con nues­tro Yo in­te­rior, sin pres­tar aten­ción a los de­más.

Este diá­lo­go egoís­ta mu­chas ve­ces no nos de­ja dor­mir du­ran­te la no­che y nos arre­ba­ta el pla­cer de mo­men­tos im­por­tan­tes del día. Nos que­ja­mos en si­len­cio de personas que no ac­tua­ron co­rrec­ta­men­te, de co­sas que no ocu­rrie­ron co­mo que­ría­mos, de ac­ti­tu­des equi­vo­ca­das que adop­ta­mos.

Den­tro de ca­da uno de no­so­tros exis­ten un án­gel y un de­mo­nio, y sus vo­ces son muy pa­re­ci­das. El de­mo­nio ali­men­ta es­ta con­ver­sa­ción, pro­cu­ran­do mos­trar­nos lo dé­bi­les e in­jus­ta­men­te tra­ta­dos que so­mos. El án­gel nos ha­ce re­fle­xio­nar so­bre nues­tras ac­ti­tu­des, pe­ro, ge­ne­ral­men­te, es­tá in­ten­tan­do si­len­ciar es­ta voz in­ter­na.

Él sa­be que, para des­cu­brir nues­tro ver­da­de­ro ca­mino, te­ne­mos que con­ver­sar con el pró­ji­mo. Nues­tro án­gel sue­le usar a me­nu­do la voz de otras personas para dar­nos sus re­ca­dos.

CUAN­DO EL DIS­CÍ­PU­LO ES­TÁ LIS­TO

Di­ce un vie­jo pro­ver­bio má­gi­co: “Cuan­do el dis­cí­pu­lo es­tá lis­to, el maes­tro apa­re­ce”.

Pen­san­do en es­to, mu­chas personas se pa­san la vi­da en­te­ra pre­pa­rán­do­se para este en­cuen­tro. Cuan­do se cru­zan con el maes­tro, se en­tre­gan com­ple­ta­men­te du­ran­te días, meses o años. Pe­ro aca­ban des­cu­brien­do que el maes­tro no es el ser per­fec­to que habían ima­gi­na­do, sino un hom­bre co­mo los de­más, cu­ya úni­ca fun­ción es com­par­tir aque­llo que apren­dió.

Al ver­se fren­te a una per­so­na con sus pro­pios de­fec­tos, el dis­cí­pu­lo se sien­te es­ta­fa­do. Lle­gan en­ton­ces la de­ses­pe­ra­ción y el de­seo de aban­do­nar la bús­que­da, cuan­do, en reali­dad, es así co­mo tie­ne que ser, es jus­ta­men­te el cam­bio de maes­tros lo que nos ha­ce li­bres para crear nues­tro pro­pio ca­mino.

A Ede­nil­ton Lam­pião se le ocu­rrió una ver­sión mu­cho me­jor para di­cho pro­ver­bio má­gi­co: “Cuan­do el dis­cí­pu­lo es­tá lis­to, el maes­tro des­apa­re­ce”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.