EL LA­DO CLA­RO DE LA VI­DA

La dis­ca­pa­ci­dad vi­sual no es una ba­rre­ra pa­ra Ra­fael Fran­co. Desafian­do la os­cu­ri­dad, él es­tu­dió una ca­rre­ra, tra­ba­ja en dos lu­ga­res y uti­li­za la tec­no­lo­gía.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La dis­ca­pa­ci­dad vi­sual no es una ba­rre­ra pa­ra Ra­fael Fran­co. Desafian­do la os­cu­ri­dad, él es­tu­dió una ca­rre­ra, tra­ba­ja en dos lu­ga­res, es­cri­be en compu­tado­ras y en­vía y re­ci­be men­sa­jes de tex­to.

Allá vie­ne él. Desafian­do al ca­lor es­ti­val, Ra­fael Fran­co (41) se aven­tu­ra con sa­co y cor­ba­ta en el mi­cro­cen­tro asun­ceno. Aca­ba de ba­jar­se del co­lec­ti­vo que lo tra­jo des­de Lam­ba­ré. Ca­be­llos bien pei­na­dos, ca­be­za er­gui­da, pi­sa­das fir­mes. Ele­gan­te por don­de se lo mi­re, el hombre se abre pa­so en­tre la gen­te que cir­cu­la apu­ra­da por las des­or­de­na­das ca­lles ca­pi­ta­li­nas.

To­da una ha­za­ña, si te­ne­mos en cuen­ta que, ba­jo sus len­tes os­cu­ros, los ojos de Ra­fael no pue­den ver el ca­mino, aun­que sí es ca­paz de re­cor­dar­lo en al­gu­nos tra­mos y de adi­vi­nar­lo en otros. En oca­sio­nes, in­clu­so, son su ol­fa­to y sus oí­dos los que le sir­ven de brú­ju­la, ade­más de su in­se­pa­ra­ble bas­tón blan­co. Es por to­do es­to que, pe­se a ser una per­so­na in­vi­den­te, pue­de mo­ver­se por la ciu­dad prác­ti­ca­men­te sin ayu­da.

RE-CO­NO­CER EL MUN­DO

Ha­ce ya más de dos dé­ca­das que Ra­fael de­jó de per­ci­bir la vi­da a tra­vés de los ojos, pa­ra em­pe­zar a ha­cer­lo me­dian­te el tac­to, el oí­do y el ol­fa­to. Es­te cam­bio fue ocu­rrien­do de ma­ne­ra gra­dual, a par­tir de los 20 años, por un pro­ble­ma en la cór­nea. “A par­tir de en­ton­ces tu­ve la ex­pe­rien­cia de co­no­cer las ne­ce­si­da­des y la reali­dad del mun­do de la dis­ca­pa­ci­dad”, re­ve­la.

¿Có­mo afron­tó es­ta si­tua­ción? “Co­mo to­da pér­di­da”, ex­pli­ca. “Tie­ne una eta­pa de due­lo. Al prin­ci­pio mo­les­ta, preo­cu­pa, te lle­na de in­cer­ti­dum­bre. Pe­ro con el tiem­po uno se va adap­tan­do a la li­mi­ta­ción”.

El pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción fue muy im­por­tan­te pa­ra él y con­sis­tió en apren­der a uti­li­zar el bas­tón blan­co, co­no­cer otras for­mas de lle­var ade­lan­te la vi­da dia­ria y, prin­ci­pal­men­te, es­cu­char y co­no­cer a otras per­so­nas que pa­sa­ron por lo mis­mo. “Una bue­na reha­bi­li­ta­ción ayu­da bas­tan­te a te­ner au­to­no­mía y rea­li­zar­se co­mo pro­fe­sio­nal, co­mo pa­pá, co­mo com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, co­mo ve­cino. Eso te va dan­do cier­ta es­pe­ran­za y áni­mo pa­ra con­ti­nuar la vi­da con las he­rra­mien­tas que se pue­da, e ir acep­tan­do”.

De he­cho, per­der la vis­ta no im­pli­có pa­ra él in­te­rrum­pir su vi­da ni ais­lar­se en su ca­sa. Al con­tra­rio, es­tu­dió una ca­rre­ra (es li­cen­cia­do en Fi­lo­so­fía y Éti­ca Ciu­da­da­na), for­mó una fa­mi­lia (tie­ne tres hi­jos, de 17, 15 y 7 años), tra­ba­ja en dos lu­ga­res y es miem­bro del Co­ro Po­li­fó­ni­co de la Aso­cia­ción de Cie­gos del Pa­ra­guay.

Hoy, Ra­fael con­vi­ve con es­ta dis­ca­pa­ci­dad con to­da normalidad y has­ta se ríe de sí mis­mo. “Voy a sa­lir un ra­to afue­ra a dar un ‘vis­ta­zo’”, lan­za en al­gún mo­men­to, di­ver­ti­do.

TEC­NO­LO­GÍA A FA­VOR

To­dos los días, a las 7.00 de la ma­ña­na, Fran­co lle­ga a su lu­gar de tra­ba­jo, en el Con­gre­so Na­cio­nal, y sa­lu­da a ca­da uno por su nom­bre (los re­co­no­ce por la voz). Has­ta se to­ma la li­ber­tad de gas­tar al­gu­nas bro­mas. Él se mue­ve en­tre los pa­si­llos de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res co­mo Pe­dro por su ca­sa. De 7.00 a 15.00, se desem­pe­ña en el de­par­ta­men­to de Co­rrec­cio­nes y Des­gra­ba­cio­nes del Dia­rio de Se­sio­nes. Lo que le que­da de la tar­de lo de­di­ca a ela­bo­rar con­te­ni­dos pa­ra los su­ple­men­tos es­co­la­res del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra. Co­la­bo­ra des­de ha­ce cua­tro años en va­rias sec­cio­nes, co­mo Fau­na y Flo­ra, Bio­gra­fías, El Mun­do Aquí, Fe­chas Es­pe­cia­les, Curiosidades y Sa­lud. Ade­más, es­cri­be cuen­tos cor­tos pa­ra ni­ños. In­clu­so pi­dió y con­si­guió que se crea­ra una nue­va sec­ción lla­ma­da Edu­ca­ción Es­pe­cial, en la que desa­rro­lla con­te­ni­dos so­bre dis­ca­pa­ci­dad.

“Per­mi­so”, so­li­ci­ta y acer­ca su te­lé­fono ce­lu­lar al oí­do. “Per­dón, es que te­nía que ‘leer’ un men­sa­je de tex­to”, ex­pli­ca ri­sue­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.