El bien y el mal se en­fren­tan

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

M i nue­vo li­bro, El de­mo-nio y la se­ño­ri­ta Prym, tra­ta de un te­ma que nos vie­ne ator­men­tan­do des­de la no­che de los tiem­pos: al fin de cuen­tas, ¿nues­tra na­tu­ra­le­za es bue­na o ma­la? Pa­ra es­cri­bir so­bre eso in­ves­ti­gué va­rias es­cue­las, le­yen­das y es­tu­dios fi­lo­só­fi­cos. Dos de es­tas teo­rías me lla­ma­ron la aten­ción, jus­ta­men­te por ser muy an­ti­guas y mos­trar po­si­cio­nes di­fe­ren­tes.

PER­SIA: EL HOMBRE CO­MO ALIA­DO DEL BIEN

La pri­me­ra his­to­ria de que se tie­ne no­ti­cia so­bre la di­vi­sión en­tre el Bien y el Mal na­ce en la an­ti­gua Per­sia: el dios del tiem­po, des­pués de ha­ber crea­do el uni­ver­so, se da cuen­ta de la ar­mo­nía que le ro­dea, pe­ro sien­te que le fal­ta al­go muy im­por­tan­te: una com­pa­ñía con quien dis­fru­tar de aque­lla be­lle­za.

Du­ran­te 1.000 años, él re­za pa­ra con­se­guir te­ner un hi­jo. La his­to­ria no di­ce a quién se lo pi­de, ya que es to­do­po­de­ro­so, se­ñor úni­co y su­pre­mo. Aún así, él re­za y ter­mi­na ge­ne­ran­do un hi­jo en su in­te­rior.

Al per­ci­bir que con­si­guió lo que que­ría, el dios del tiem­po se arre­pien­te, cons­cien­te de que el equi­li­brio de las co­sas era muy frá­gil.

Pe­ro es de­ma­sia­do tar­de, su hi­jo ya es­tá en ca­mino. To­do lo que él con­si­gue con su llan­to es ha­cer que el hi­jo que traía en el vien­tre se di­vi­da en dos.

Cuen­ta la le­yen­da que de la ora­ción del dios del tiem­po na­ce el Bien (Or­muz), y de su arre­pen­ti­mien­to na­ce el Mal (Ari­mán), her­ma­nos ge­me­los. Preo­cu­pa­do, él arre­gla to­do pa­ra que Or­muz sal­ga pri­me­ro de su vien­tre, con­tro­lan­do a su her­mano y evi­tan­do que Ari­mán cau­se pro­ble­mas al uni­ver­so. No obs­tan­te, co­mo el Mal es as­tu­to y ca­paz, con­si­gue em­pu­jar a Or­muz en el mo­men­to del par­to, y na­ce pri­me­ro.

De­sola­do, el dios del tiem­po re­suel­ve crear com­pa­ñe­ros pa­ra Or­muz: ha­ce na­cer la ra­za hu­ma­na, que lu­cha­rá con él pa­ra do­mi­nar a Ari­mán y evi­tar que el Mal se ha­ga due­ño de la si­tua­ción.

En la le­yen­da per­sa, pues, la ra­za hu­ma­na na­ce co­mo alia­da del Bien y, se­gún la tra­di­ción, ven­ce­rá al fi­nal. Otra his­to­ria so­bre la Di­vi­sión, no obs­tan­te, sur­ge mu­chos si­glos des­pués, es­ta vez con una ver­sión opues­ta: el hombre co­mo ins­tru­men­to del Mal.

LA BI­BLIA: LA DI­VI­SIÓN TRAE DOLORY SU­FRI­MIEN­TO

Pien­so que la ma­yo­ría de los lec­to­res sa­be a lo que me re­fie­ro: un hombre y una mu­jer es­tán en el Jar­dín del Pa­raí­so, go­zan­do de to­das las de­li­cias ima­gi­na­bles. So­lo exis­te una úni­ca prohi­bi­ción: la pa­re­ja ja­más pue­de co­no­cer lo que sig­ni­fi­can el Bien y el Mal. Di­ce el Se­ñor

To­do­po­de­ro­so (Gé­ne­sis, 17): “Del ár­bol del co­no­ci­mien­to del Bien y el Mal no co­me­rás”. Y un buen día sur­ge la ser­pien­te, ase­gu­ran­do que es­te co­no­ci­mien­to era más im­por­tan­te que el pro­pio Pa­raí­so, y que ellos de­bían po­seer­lo. La mu­jer se nie­ga, di­cien­do que Dios la ame­na­zó con la muerte, pe­ro la ser­pien­te le ga­ran­ti­za que no le su­ce­de­rá na­da de eso: por el con­tra­rio, el día en que co­noz­can lo que es el Bien y el Mal, se­rán igua­les a Dios.

Con­ven­ci­da, Eva co­me el fru­to prohi­bi­do y da par­te de él a Adán. A par­tir de ahí, el equi­li­brio ori­gi­nal del Pa­raí­so se des­ha­ce, y los dos son ex­pul­sa­dos y mal­de­ci­dos. Pe­ro exis­te una fra­se enig­má­ti­ca, pro­nun­cia­da por Dios, que da to­da la ra­zón a la ser­pien­te: “He aquí que el hombre se hi­zo se­me­jan­te a uno de no­so­tros, co­no­ce­dor del Bien y del Mal”.

Tam­bién en es­te ca­so (igual al del dios del tiem­po, que re­za pi­dien­do al­go aun cuan­do sea se­ñor ab­so­lu­to) la Bi­blia no ex­pli­ca con quién es­tá ha­blan­do el Dios úni­co, ni tam­po­co si él es úni­co, por­que es­tá re­fi­rién­do­se a “uno de no­so­tros”.

Sea co­mo fue­re, des­de sus orí­ge­nes la ra­za hu­ma­na es­tá con­de­na­da a mo­ver­se en la eter­na Di­vi­sión en­tre los dos opues­tos. Y aquí es­ta­mos no­so­tros, con las mis­mas du­das que nues­tros an­te­pa­sa­dos, y sin nin­gu­na res­pues­ta más ori­gi­nal al res­pec­to.

Tra­duc­ción: Mon­tse­rrat Mira.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.