Tu­ning a dos rue­das

No so­lo se mo­di­fi­can las par­tes de los au­tos. Tam­bién las mo­to­ci­cle­tas es­tán ga­nan­do un no­ta­ble es­pa­cio en el mun­do del tu­ning, que se evi­den­cia a tra­vés de even­tos y fa­ná­ti­cos. Vi­da ha­bla con tres re­fe­ren­tes.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Más de una vez ha­brá es­cu­cha­do la pa­la­bra tu­near; por lo ge­ne­ral, re­la­cio­na­da con la mo­di­fi­ca­ción del ren­di­mien­to y la apa­rien­cia de un au­to­mó­vil. El tér­mino pro­vie­ne del in­glés tu­ning, que se re­fie­re a “ajus­tar”. El au­ge de es­te fe­nó­meno es mu­cho más an­ti­guo de lo que se cree, ya en la dé­ca­da de los 60 y los 70, en dis­tin­tos pun­tos del pla­ne­ta, gru­pos de fa­ná­ti­cos mo­di­fi­ca­ban sus vehícu­los. En el 2001, el ro­tun­do éxi­to de la pe­lí­cu­la Rá­pi­dos y fu­rio­sos hi­zo vi­si­ble el tu­ning y lo pu­so de mo­da.

En­ton­ces, no es ra­ro que los vehícu­los de dos rue­das tam­bién se su­men a es­ta ten­den­cia mun­dial. Apro­xi­ma­da­men­te ha­ce dos años, la mo­di­fi­ca­ción de mo­to­ci­cle­tas co­men­zó a po­pu­la­ri­zar­se en el país, y en el úl­ti­mo cre­ció aún más. El tu­ning de mo­tos se vol­vió ex­tre­mo, y si­gue con­quis­tan­do es­pa­cios y fa­ná­ti­cos.

PA­SIÓN POR LA CA­RRE­TE­RA

Tie­ne tren­zas pe­ga­das al cue­ro ca­be­llu­do, ce­jas po­bla­das y vis­te un par de bo­tas, jeans y una ca­mi­se­ta ne­gra que evi­den­cia un lo­go que di­ce Ka­mi­ka­ze (así lla­ma­ban a los pi­lo­tos ja­po­ne­ses, du­ran­te la Se­gun­da Gue- rra Mun­dial, que se lan­za­ban con­tra sus ob­je­ti­vos, sui­ci­dán­do­se). Se tra­ta de Elías Mar­quez An­tú­nez (40), re­pre­sen­tan­te del gru­po Ka­mi­ka­ze Mo­to Club. Al pre­gun­tár­se­le si el nom­bre del gru­po se de­be a la ma­ne­ra de con­du­cir, au­to­má­ti­ca­men­te ríe y nie­ga con la ca­be­za.

“No tie­ne na­da que ver. Sim­ple­men­te nos gus­tó el nom­bre y lo usa­mos. So­mos muy cal­mos. Pa­ra mí, hay una di­fe­ren­cia en­tre el mo­to­ci­clis­ta y el mo­to­quei­ro. El pri­me­ro es el que via­ja y dis­fru­ta los pa­seos en mo­tos; al otro, le gus­ta ju­gar ca­rre­ra y ha­cer bo­chin­che. Des­de ha­ce tiem­po em­pe­cé con los pa­seos y via­jes. Pe­ro co­men­cé a mo­di­fi­car mi mo­to ha­ce cin­co años”, cuen­ta Elías.

Apren­dió a an­dar en mo­to de 50 ci­lin­da­dra­das cuan­do te­nía 13 años. Al re­cor­dar­lo ríe por­que se tra­ta­ba de un vehícu­lo muy len­to, y él mis­mo lo com­pa­ra con una bi­ci­cle­ta. Re­co­rría su ba­rrio, Vi­lla Eli­sa, con ami­gos y no se atre­vían a sa­lir a la ru­ta. Cuan­do al­can­za­ron la ma­yo­ría de edad, em­pe­za­ron a via­jar. Aho­ra son un gru­po de 30 in­te­gran­tes.

Y la mo­to que con­du­ce tie­ne un mo­tor de 1.200 cc, con lo que lle­gó a al­can­zar en una opor­tu­ni­dad la ve­lo­ci­dad de 240 km/h. Es una Hon­da mo­de­lo 84, to­tal­men­te mo­di­fi­ca­da, ca­si en un 100%, con sus pro­pias ma­nos –ex­cep­to la ae­ro­gra­fía–, pues­to que Elías se de­di­ca a la me­ta­lur­gia.

“Mi mo­to es to­tal­men­te per­so­na­li­za­da. So­la­men­te se usó el cha­sis; des­pués, to­do se hi­zo apar­te. Las llan­tas, el tan­que, el asien­to, el ma­nu­brio, los guardabarros y los ra­yos. To­do es fa­bri­ca­do, ca­se­ro y la ma­yo­ría de las par­tes las hi­ce yo”, ex­pli­ca.

El re­sul­ta­do de te­ner una mo­to a su pro­pio gus­to tie­ne pre­cio. Mar­quez cal­cu­la que in­vir­tió unos USD 10.000 en su pre­cia­da mo­to­ci­cle­ta. Acla­ra que el tu­nea­do no lo hi­zo de una so­la vez, sino po­co a po­co. Ade­más, la re­ser­va so­la­men­te pa­ra los en­cuen­tros de mo­to­ci­clis­tas, even­tos de tu­ning y via­jes.

Con res­pec­to a los tu­nings, Elías no com­pi­te, por­que allí so­lo pue­den con­cur­sar mo­tos na­cio­na­les. Aun así, siem­pre es­tá pre­sen­te. Hoy po­drá ver­se el se­gun­do Mo­to En­cuen­tro Internacional, que con­vo­ca a mo­to­ci­clis­tas de Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Uru­guay.

SIM­PLE­MEN­TE EL ME­JOR

Ro­lan­do Ja­vier Sa­lo­món (24), apo­da­do

Ro­lo, pue­de jac­tar­se de te­ner la me­jor mo­to tu­nea­da en la ca­te­go­ría Sport del país, tí­tu­lo que ga­nó en di­ver­sas oca­sio­nes. Su má­qui­na ro­ja tie­ne sus­pen­sión a ai­re a con­trol re­mo­to, llan­tas de acrí­li­co y has­ta lan­za lla­mas por el tu­bo de es­ca­pe. El cam­bio ex­tre­mo em­pe­zó en 2008, pe­ro aún no ter­mi­na. Pla­ni­fi­ca más mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra man­te­ner­se in­vic­to. Ade­más de ser re­co­no­ci­do por te­ner la me­jor mo­to­ci­cle­ta tu­nea­da, tam­bién lo iden­ti­fi­can por su gru­po, Pi­ra­ñas del As­fal­to, que tie­ne al­re­de­dor de 15 in­te­gran­tes que com­par­ten la mis­ma pa­sión por las mo­tos.

Su ju­gue­te es­car­la­ta bri­lla co­mo si aca­ba­ra de sa­lir de la fá­bri­ca; ni una so­la man­cha ni ras­tros de uso. Era de es­pe­rar­se. “Con ella no ha­go via­jes lar­gos –tie­ne otra mo­to apar­te pa­ra mo­vi­li­zar­se–, pe­ro se pa­sea so­bre un ca­rri­to atrás del au­to”, ad­mi­te rien­do.

A pe­sar de su cor­ta edad, Ro­lo ya es un me­cá­ni­co de mo­tos re­co­no­ci­do, es­pe­cial­men­te por tu­near es­tos vehícu­los, esa es su es­pe­cia­li­dad. El jo­ven he­re­dó par­te de sus co­no­ci­mien­tos de su pa­dre, que es me­cá­ni­co y te­nía un ta­ller. De pe­que­ño, Ro­lo pa­só un buen tiem­po ob­ser­van­do el tra­ba­jo de su pro­ge­ni­tor y de a po­co apren­dió to­do lo que se re­fie­re a mo­tos.

El gus­to por mo­di­fi­car y me­jo­rar las má­qui­nas siem­pre lo tu­vo, pe­ro tam­bién con­fie­sa qué lo ins­pi­ró de verdad. “Cuan­do vi la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Rá­pi­dosy­fu

rio­sos me­dio que me trau­mé –di­ce en tono de bro­ma–, y qui­se ha­cer lo mis­mo, pe­ro en mo­tos. An­tes te­nía una ti­po co­bra­do­ra, y esa em­pe­cé a tu­near más o me­nos. Le cam­bié pie­zas, le ins­ta­lé repuestos más lin­dos y a las llan­tas les pu­se mag­ne­sio cro­ma­do. La vi­da de un mo­to­ci­clis­ta es de­di­car­se a su mo­to”.

Y así co­mo se de­di­ca a la su­ya, tam­bién da su tiem­po a la per­so­na­li­za­ción de las mo­tos de sus clien­tes, los cua­les au­men­ta­ron des­de ha­ce un año. “Al prin­ci­pio pe­dían pe­que­ños cam­bios. Aho­ra lo pri­me­ro que desean es que se mo­di­fi­quen las llan­tas, las quie­ren de mag­ne­sio. Tam­bién, cam­biar el co­lor, pe­ro sin du­das la fie­bre ac­tual es la sus­pen­sión a ai­re. In­clu­so los chi­cos, que no pue­den te­ner una mo­to, tu­nean sus bi­ci­cle­tas al po­ner­les sus­pen­sión tra­se­ra y de­lan­te­ra o fa­ros”, agre­ga Ro­lo, que fi­nal­men­te con­fie­sa: “Le­gal­men­te, es­te te­ma de mo­to­ci­clis­tas es pa­ra ha­cer ami­gos no­más”.

En un en­cuen­tro de tu­ning se en­cuen­tran mo­tos con sus­pen­sión a ai­re, con pie­zas ni­que­la­das y cro­ma­das y ae­ro­gra­fías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.