Por la vi­da

Vino des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra cum­plir un sue­ño: co­no­cer el Cha­co, pe­ro co­rrien­do. La aven­tu­ra bus­ca unir el co­ra­zón de la Re­gión Oc­ci­den­tal con el ex­tre­mo sur del país en 20 días. Es­ta es la tra­ve­sía de Guillermo Isaías González Aquino (23), cu­ya me­ta lo

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

L a sen­sa­ción tér­mi­ca ex­ce­de lar­ga­men­te los cua­ren­ta gra­dos Cel­sius y el vien­to nor­te so­pla len­guas de fue­go, vir­tua­les por­que no se ven, pe­ro que se sien­ten co­mo lla­ma­ra­das que se­can la piel y la gar­gan­ta. Guillermo Yi­mo González es­tá co­no­cien­do el Cha­co, co­mo que­ría, pe­ro con la na­tu­ra­le­za co­mo do­cen­te im­pla­ca­ble.

“Mi sue­ño era vi­si­tar el Cha­co”, cuen­ta en un cas­te­llano con el inocul­ta­ble acen­to de quien es­tá ha­bi­tua­do a co­mu­ni­car­se en in­glés. Por eso pien­sa las pa­la­bras an­tes de pro­nun­ciar­las, lo que ade­más le per­mi­te dar res­pues­tas pre­ci­sas.

Na­ci­do en Ca­ra­gua­tay el 30 de ju­lio de 1991, de­jó el país cuan­do so­lo te­nía 10 años pa­ra ra­di­car­se en Ber­nards­vi­lle, Nue­va Jer­sey, Es­ta­dos Uni­dos, con sus tres her­ma­nos ma­yo­res y su ma­dre, Ela­dia Aquino.

Los años de for­ma­ción le­jos de su país na­tal lo obli­ga­ron a ab­sor­ber cos­tum­bres y un idio­ma que no eran los su­yos. Es que el gua­ra­ní era la len­gua que do­mi­na­ba y usa­ba en sus jue­gos in­fan­ti­les y la que más es­cu­cha­ba en el seno fa­mi­liar, en ese rin­cón de Cor­di­lle­ra don­de na­ció. Y fue el ca­ble que lo man­tu­vo en con­tac­to con sus raí­ces.

Ha­ber aban­do­na­do Pa­ra­guay sien­do un ni­ño le pri­vó de co­no­cer otros rin­co­nes del país e hi­zo cre­cer en él el pro­pó­si­to de, al­gún día, re­co­rrer­lo de la ma­ne­ra más au­tén­ti­ca po­si­ble, con sus pies pi­san­do tie­rra na­ti­va y es­cu­chan­do a la gen­te más sim­ple, la gen­te de pue­blo, alen­tán­do­lo en gua­ra­ní.

Su afi­ción por el fút­bol y su ha­bi­li­dad pa­ra es­te de­por­te le au­gu­ra­ban un des­tino li­ga­do a la prác­ti­ca del ba­lom­pié, pe­ro el ha­ber su­fri­do va­rias le­sio­nes ju­gan­do le hi­zo cam­biar de dis­ci­pli­na y op­tar por el atle­tis­mo. Des­de ha­ce cin­co años su pa­sión es co­rrer y co­rrien­do es­tá lle­van­do ade­lan­te su am­bi­ción.

APO­YO MO­RAL

La idea no era nue­va, pe­ro tras ob­te­ner una li­cen­cia­tu­ra en Cien­cias Políticas y una es­pe­cia­li­za­ción en Ma­ne­jo de Re­cur­sos Hu­ma­nos en la es­ta­tal Rut­gers Uni­ver­sity de Nue­va Jer­sey en ma­yo pa­sa­do, la in­ten­ción se vol­vió po­si­ble de rea­li­zar.

El atle­ta com­pa­trio­ta par­ti­ci­pó con éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos en prue­bas de atle­tis­mo, com­pe­ten­cias de triatlón (na- ta­ción, ciclismo y ca­rre­ra) y ma­ra­to­nes. En ellas ha de­mos­tra­do una ex­ce­len­te re­sis­ten­cia y al­to ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad, in­for­ma la pá­gi­na de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de De­por­tes (SND). En ma­yo de es­te año co­rrió en­tre los es­ta­dos de New Jer­sey y Ohio, es­ta­ble­cien­do una mar­ca per­so­nal de 954 ki­ló­me­tros. Un da­to im­por­tan­te, por­que de­mues­tra que el de­por­tis­ta pa­ra­gua­yo con­cre­tó con éxi­to una ex­pe­rien­cia si­mi­lar. Es­to sig­ni­fi­ca que su ob­je­ti­vo es po­si­ble de al­can­zar, ya que la dis­tan­cia que va a re­co­rrer cru­zan­do el país es de 960 ki­ló­me­tros en to­tal.

El 28 de se­tiem­bre, Yi­mo lle­gó al país pa­ra con­cre­tar su an­he­lo. De­ci­dió que su tra­ve­sía se desa­rro­lle ba­jo el le­ma De­por­te por la vi­da y la paz, pues quie­re que su es­fuer­zo sea un gri­to en con­tra de la vio­len­cia y a fa­vor de la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y de la pre­ser­va­ción del me­dioam­bien­te.

Guillermo, sus fa­mi­lia­res y ami­gos son quie­nes fi­nan­cian es­ta em­pre­sa, pues no han re­ci­bi­do ni re­ci­bi­rán di­ne­ro por rea­li­zar­la. Pe­ro su ini­cia­ti­va sí ha des­per­ta­do in­te­rés de or­ga­nis­mos ofi­cia­les, co­mo la SND, cu­yo ti­tu­lar, Víc­tor Pec­ci, la ha apo­ya­do pú­bli­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.