To­man­do ai­re

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

“El pre­cio del gym es ele­va­do, pe­ro es­to es ac­ce­si­ble pa­ra gen­te de cual­quier cla­se so­cial. Acá es más di­ver­ti­do, co­no­cés per­so­nas, es al ai­re li­bre y es una bue­na ma­ne­ra de deses­tre­sar­se; te mo­vés, te des­pe­jás, no es­tás en­ce­rra­da. Hay gen­te a la que le so­fo­ca un lu­gar ce­rra­do”. (Mer­ce­des Sul­ca) cla­ses; en­ton­ces, las ma­dres pue­den su­per­vi­sar a sus hi­jos, y si el ni­ño o la ni­ña no quie­ren bai­lar, es­tá el par­que. Ahí pue­den es­tar ba­jo la aten­ta mi­ra­da de otros y pue­den ir con la fa­mi­lia o con los pa­dres, que van a mi­rar las cla­ses de sus fa­mi­lia­res”, in­di­ca Diana.

Las mu­je­res de la pla­za 29 de Ju­nio pa­gan G. 5.000 la ho­ra de zum­ba. Una de las da­mas de la co­mi­sión se en­car­ga de lle­var el agua, y pa­ra la mú­si­ca cuen­tan con un equi­po por­tá­til, con el que no es ne­ce­sa­rio usar ener­gía eléc­tri­ca.

Pe­ro qui­zás el as­pec­to más im­por­tan­te de es­ta ten­den­cia es que la re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos por par­te de los ve­ci­nos de un ba­rrio pa­ra una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ade­más de ser un fac­tor de cohe­sión co­mu­ni­ta­ria, ex­ten­dió una prác­ti­ca sa­lu­da­ble a una fran­ja de la po­bla­ción que usual­men­te no te­nía ac­ce­so a ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.