HI­TO.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

ori­gen del pro­ble­ma de la tie­rra. Es­ta si­tua­ción na­ció cuan­do el Go­bierno pa­ra­gua­yo de­bió ven­der mi­les de hec­tá­reas pa­ra cu­brir la deu­da im­pues­ta por los alia­dos lue­go de la Gue­rra con­tra la Tri­ple Alian­za. La pro­pie­dad pú­bli­ca pa­só a ma­nos pri­va­das y apa­re­ció el dra­ma so­cial que se arras­tra has­ta hoy: Los cam­pe­si­nos sin tie­rra.

En la dé­ca­da del 50 po­bla­do­res or­ga­ni­za­dos crean los cam­pos co­mu­na­les. Es­tos pre­dios co­lec­ti­vi­za­dos eran uti­li­za­dos por los ve­ci­nos, don­de al­gu­nos lle­va­ban sus ani­ma­les a pas­tar y otros vi­vían ahí. Así ocu­rrió en San Juan Ru­guá (Mi­sio­nes), un lu­gar que be­ne­fi­cia­ba a unas 400 fa­mi­lias.

A DESALAM­BRAR

Un día, los ve­ci­nos vie­ron que el cam­po co­mu­nal es­ta­ba sien­do alam­bra­do, in­clu­so con res­guar­do po­li­cial. Es­ta ac­ción era ava­la­da por la sub­sec­cio­nal de la lo­ca­li­dad y, se­gún di­je­ron, con anuen­cia del pro­pio pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Bie­nes­tar Ru­ral (IBR, ac­tual In­dert), Gil­ber­to Li­chi.

Al­gu­nos pro­pu­sie­ron uti­li­zar la fuer­za pa­ra ex­pul­sar a los usur­pa­do­res, mien­tras que otros plan­tea­ron lle­gar has­ta las au­to­ri­da­des pa­ra en­con­trar una so­lu­ción. Se pu­sie­ron en con­tac­to con el co­man­dan­te de la III Di­vi­sión de San Juan Bau­tis­ta, Al­ci­bia­des Ibá­ñez Ro­jas. El mi­li­tar, ex­com­ba­tien­te de la Gue­rra del Cha­co, ha­bía te­ni­do en sus fi­las a va­rios de los ve­ci­nos que usa­ban ese cam­po ve­ci­nal. Ro­jas se co­mu­ni­có con Li­chi, quien ne­gó ha­ber or­de­na­do di­chos tra­ba­jos y fi­nal­men­te dis­pu­so que se des­mon­ta­ra to­do lo he­cho.

El tes­ti­mo­nio del di­ri­gen­te cam­pe­sino Cons­tan­tino Co­ro­nel, quien par­ti­ci­pó de la ex­pe­rien­cia de San Juan y las pro­pias LAC, es uti­li­za­do por la au­to­ra de es­te tra­ba­jo. Ade­más de Co­ro­nel, ha­bló con otras víc­ti­mas, pe­rio­dis­tas e his­to­ria­do­res. Se­gún le ex­pli­có Co­ro­nel, la or­ga­ni­za­ción na­ció de­bi­do a la ne­ce­si­dad de los po­bla­do­res de ha­cer fren­te a las con­di­cio­nes de vi­da que les im­po­nía el sis­te­ma, que los con­de­na­ba a ser­vir de peo­nes en las es­tan­cias. “Esa gen­te es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do en car­ne pro­pia su reali­dad, se sen­tía ca­da vez más as­fi­xia­da y lu­cha­ba por so­bre­vi­vir”, na­rra.

EL FRU­TO

El epi­so­dio de San Juan Ru­guá fue una de las si­mien­tes pa­ra la for­ma­ción de las Li­gas Agra­rias en 1960. “Ahí los po­bla­do­res se die­ron cuen­ta de que so­lo uni­dos cam­bia­rían esa reali­dad”, re­sal­ta la au­to­ra de la te­sis. En 1964 se for­mó la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Li­gas Agra­rias Cris­tia­nas (Fe­ne­lac), que te­nían su mo­de­lo de pro­duc­ción en un sis­te­ma coope­ra­ti­vo ba­sa­do en la fe en Cris­to y el amor ha­cia el pró­ji­mo.

“Re­cuer­do un ejem­plo de don Cons­tan­tino —cuen­ta Va­nes­sa— que ilus­tra có­mo trans­cu­rría su vi­da an­tes de que se or­ga­ni­za­ran. Eran co­mo un ca­ba­llo que tra­ba­ja­ba en la ole­ría, se lo usa­ba to­do el día, lue­go iba a dor­mir y al día si­guien­te ocu­rría lo mis­mo. Así era siem­pre, has­ta que, cuan­do era vie­jo y ya no ser­vía, se des­ha­cían de él. En­ton­ces ellos se vie­ron co­mo per­so­nas e hi­jos de Dios que me­re­cían al­go me­jor”.

UN NUE­VO AMA­NE­CER

Pa­ra cam­biar es­ta reali­dad, los po­bla­do­res or­ga­ni­za­dos lle­va­ron ade­lan­te las es­cue­li­tas cam­pe­si­nas, ba­sa­das en uan edu­ca­ción di­fe­ren­te de la ofi­cial y que in­te­gra­ba a to­da la fa­mi­lia. “Su ma­ne­ra de en­se­ñar —des­cri­be la co­mu­ni­ca­do­ra— no se ba­sa­ba en me­mo­ri­zar los te­mas, sino que des­per­ta­ba la con­cien­cia de la gen­te. Bus­ca­ba que ca­da uno in­ter­pre­ta­ra su reali­dad pa­ra po­der ver más allá”.

El sis­te­ma de tra­ba­jo se dis­tri­buía en min­gas y jo­pói. De es­ta ma­ne­ra com­par­tían los pro­duc­tos y con lo re­cau­da­do ad­qui­rían pro­duc­tos. Es­tos ví­ve­res eran ven­di­dos a me­nor pre­cio en­tre los ha­bi­tua­les en los al­ma­ce­nes de con­su­mo de las co­mu­ni­da­des.

CAE LA NO­CHE

To­do el sis­te­ma educativo, de con­vi­ven­cia y tra­ba­jo em­pe­za­ba a ge­ne­rar mo­les­tias, a los co­mer­cian­tes y al ré­gi­men. Por eso, se plan­tea­ron la ta­rea de arran­car de raíz es­ta ex­pe­rien­cia.

Va­rios miem­bros de las li­gas tam­bién te­nían con­tac­tos en­tre la gen­te de Asun­ción y miem­bros de la Or­ga­ni­za­ción Po­lí­ti­co-Mi­li­tar (OPM), que pro­po­nía la lu­cha ar­ma­da pa­ra de­rro­car al ré­gi­men.

A ini­cios de abril de 1976 fue de­te­ni­do Car­los Bra­ñas, miem­bro de la OPM, lue­go de cru­zar el río Pa­ra­ná de Ar­gen­ti­na a En­car­na­ción. Lle­va­ba con­si­go va­rios do­cu­men­tos im­por­tan­tes, en­tre ellos, nom­bres de los di­ri­gen­tes de las LAC. An­tes de que él ca­ye­ra, la Policía ni si­quie­ra es­ta­ba en­te­ra­da de la exis­ten­cia de la agru­pa­ción de Bra­ñas, se­gún cuen­ta Va­nes­sa. “Cons­tan­tino Co­ro­nel me di­jo que Bra­ñas fue in­dis­ci­pli­na­do, que le ha­bía di­cho que no fue­ra por una par­te del río, pe­ro él le hi­zo ca­so a otra per­so­na y ahí la Policía lo aga­rró”, re­la­ta.

LLE­GA LA MUERTE

El Go­bierno aso­ció di­rec­ta­men­te a la LAC con la OPM. Con­tin­gen­tes de mi­li­ta­res y po­li­cías, en­tre ellos el tor­tu­ra­dor Ca­mi­lo Al­ma­da Mo­rel, se des­pla­za­ron has­ta Mi­sio­nes. Alla­na­mien­tos, apre­sa­mien­tos, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes, ase­si­na­tos, sa­queos de los al­ma­ce­nes mar­ca­ron aque­lla Se­ma­na San­ta del año 76. La cár­cel de Abraham Cué, de San Juan Bau­tis­ta, sir­vió de cen­tro de ope­ra­cio­nes de los cha­ca­les del ré­gi­men.

“In­clu­so al­gu­nos ve­ci­nos tu­vie­ron pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, se­gún me co­men­ta­ron. To­dos los días, des­de las 23.00, es­cu­cha­ban los la­men­tos y los gri­tos des­ga­rra­do­res, a pe­sar de que los tor­tu­ra­do­res po­nían la mú­si­ca a to­do vo­lu­men. Tan­to hom­bres co­mo mu­je­res fue­ron mal­tra­ta­dos. En el ca­so de ellas, fue­ron abu­sa­das se­xual­men­te”, se­ña­la Ro­drí­guez.

Los días pos­te­rio­res a esa gran re­pre­sión, en el am­bien­te so­lo rei­na­ban la tris­te­za, el do­lor y, so­bre to­do, el mie­do. “La gen­te

Pla­cas ubi­ca­das en el lu­gar don­de ma­ta­ron al di­ri­gen­te cam­pe­sino du­ran­te la Pas­cua Do­lo­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.