L

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Su­ce­sos del 2014, es­ti­lo cal­do ava os miem­bros de la ban­da del pa­go de im­pues­tos, si des­de to­das las es­fe­má­gi­ca EPP (si­guen en­ras gu­ber­na­men­ta­les se si­gue mal­gas­tan­do de con­tran­do bos­ques en los las for­mas más crea­ti­vas el di­ne­ro pú­bli­co. Y cua­les re­fu­giar­se) li­be­rano ha­blo so­lo de los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios ron a Ar­lan Fick, no sin es­ta­ta­les, sino, por ejem­plo, de la vie­ja es­tra­ta­com­pro­me­ter du­ra­men­te ge­ma de ne­go­ciar de­man­das con­tra en­tes del a su pa­dre a re­par­tir 100 Es­ta­do con los de­man­dan­tes, per­der los ca­sos ca­nas­tas (es un de­cir) na­vi­de­ñas en­tre los poy re­par­tir los be­ne­fi­cios. En 2014, el to­tal bir­la­bla­do­res de cier­tas zo­nas de­ter­mi­na­das. Los do a los fon­dos pú­bli­cos fue de 30.000 mi­llo­nes de­lin­cuen­tes au­to­de­no­mi­na­dos gue­rri­lle­ros de gua­ra­níes. Un po­co más de seis mi­llo­nes de creen, po­si­ble­men­te, que el se­ñor Ál­ci­do Fick dó­la­res, sin ba­ru­llo y sin que na­die más que la dis­po­ne de una for­tu­na pa­re­ci­da a la de Bill pren­sa lo ha­ya no­ta­do. Ga­tes, cuan­do en la reali­dad, el hombre es un ¿Otro ejem­plo? Los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­ci­bie­tra­ba­ja­dor sa­cri­fi­ca­do que hu­bo de en­deu­dar­se ron en el año 2014, 50.000 mi­llo­nes de gua­ra­níes. has­ta las ve­ri­jas pa­ra cum­plir con la exi­gen­cia Ya sé que se tra­ta de de­mo­ne­ta­ria de la ban­da. fen­der uno de los me­ca

Des­de el Go­bierno, al­guien se atri­bu­yó gran nis­mos más im­por­tan­tes par­te del mé­ri­to de que Ar­lan Fick ha­ya reapa­re­de la li­ber­tad y la de­mo­ci­do vi­vo, me­dian­te la pre­sión sos­te­ni­da que las cra­cia ciu­da­da­na. Pe­ro Fuer­zas de Ta­reas Con­jun­tas ve­nían ejer­cien­do ocu­rre que eso no ocu­rre, so­bre los ma­lean­tes. El vo­ce­ro oca­sio­nal ol­vi­dó com­pa­ñe­ro. Ese di­ne­ro es men­tar el tra­ba­jo me­tó­di­co y sin pau­sa con que re­par­ti­do ale­gre­men­te uno de los mi­nis­tros Fi­liz­zo­la los ato­si­gó, pien­tre cua­tro com­pin­ches, sán­do­les los ta­lo­nes sin pie­dad du­ran­te va­rios y que a la de­mo­cra­cia la me­ses y mu­chos ki­ló­me­tros. Ima­gi­ne us­ted lo cui­de su abue­li­ta. Hay que de­be ser ca­mi­nar por la sel­va, por ra­lea­da ne­ce­si­da­des pú­bli­cas que sea es­ta, te­nien­do gen­te ca­mi­nan­do so­bre mu­cho más acu­cian­tes sus ta­lo­nes. ¡Tie­ne que ser al­go in­so­por­ta­ble! y más des­aten­di­das. Y Yo creo que eso con­tri­bu­yó en gran me­di­da a la vien­do es­tas gro­se­ras des­mo­ra­li­za­ción de esa gen­te. con­tra­dic­cio­nes, las ga

De po­co ser­vi­rá afi­lar las pun­tas de los lá­pi­ces nas de pa­gar im­pues­tos y ela­bo­rar se­duc­to­ras cam­pa­ñas de mo­ti­va­ción se eva­po­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.